Salud Mental

Familiares consideran “clamorosa” la falta de recursos en salud mental en Málaga

  • Listas de espera de más de dos años para ingresos hospitalarios tras el alta de una unidad de agudos

  • Critican que no se haya construido la casa hogar prometida para 2018

Mercadillo de artesanías hechas con pacientes de Salud Mental. Mercadillo de artesanías hechas con pacientes de Salud Mental.

Mercadillo de artesanías hechas con pacientes de Salud Mental. / M. H.

No es fácil lidiar con las enfermedades mentales, generalmente estigmatizadas e incomprendidas. No es fácil ni para los pacientes ni para los familiares. Para colmo, la falta de recursos –tanto sanitarios como sociales– complica la salida a situaciones que acaban enquistándose.

La Asociación de Familiares de con Enfermos de Esquizofrenia (Afenes) considera “clamoroso” el déficit de dispositivos para tratar las patologías mentales. “Hay familias que llegan a nuestra organización llorando porque no encuentran soluciones. Estamos muy mal, francamente mal”, resume Miguel Acosta, el presidente de Afenes, quien siempre se ha caracterizado por luchar con constancia y prudencia ante las administraciones por mejoras para el colectivo.

Pero Acosta decide sacar a la luz las carencias porque estima que “estamos cayendo en un pozo”. Asegura que hay listas de espera de “dos a tres años” para el ingreso prolongado en un hospital una vez que un paciente con enfermedad mental es dado de alta de una unidad de agudos.

Existe un concierto entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y San Juan de Dios para esa asistencia, pero desde Afenes se precisa que apenas son 50 plazas para toda Andalucía. El resultado son esas esperas que superan los dos años.

Por eso Acosta denuncia que entre el alta de agudos y el ingreso en ese centro concertado, están condenados a permanecer en sus casas sin un tratamiento específico o en la calle, si no tienen familia o existe una orden de alejamiento de su entorno.

Por enésima vez, el presidente de Afenes vuelve a clamar por recursos para tratar a los pacientes con trastornos psiquiátricos que a la vez tienen adicciones, sean a alcohol u otras drogas. La llamada patología dual. Estas personas lo tienen aún peor porque sufren dos problemas y una situación clínica muy difícil de manejar. Acosta insiste en reivindicar dispositivos que aborden la patología dual de manera integral, “como hay en otras comunidades autónomas”.

Afenes pide hospitales de día de salud mental en Marbela y Cártama y más recursos en Ronda

En Andalucía, el problema mental se trata por un lado y la adicción por otro. “La patología dual es como la historia de la gallina y el huevo. No se sabe qué es primero, pero hay que darle un tratamiento integral”, reclama.

En Málaga existe un Centro Provincial de Drogodependencias para tratar las adicciones. Pero la dificultad con estos pacientes es que en ese dispositivo el ingreso y la permanencia deben ser voluntarios. Algo difícil de conseguir cuando se trata de una persona con trastornos psiquiátricos.

En el sistema sanitario, por su parte, se aborda el brote que sufre ese paciente, pero no hay recursos específicos para tratar su adicción. Incluso Acosta asegura que si en este ámbito detectan una dependencia de alguna sustancia, los profesionales son reacios a ingresarlo “salvo que esté muy mal”. El presidente de Afenes añadió:“Yo no diría que se produce un peloteo, pero hay discrepancias en la forma de atajar la situación”. Y al no existir un dispositivo para el abordaje integral de la patología dual, el resultado es –en su opinión– el tratamiento inadecuado de esos cuadros. “En síntesis, no hay dispositivos específicos para el abordaje de la patología dual y los recursos que se utilizan para ello son insuficientes”, afirmó.

También recordó otras carencias históricas, como la falta de una Unidad de Agudos para pacientes graves en el Hospital Costa del Sol. El dispositivo está incluido en la ampliación de ese centro sanitario, que llevaba bloqueada ocho años. La Consejería de Salud liberó hace un par de semanas un crédito de 12 millones de euros para rescatar la concesión, retomar la obra y acabar el proyecto de todo el hospital. Cuando esté finalizado, existe el compromiso de dotarlo de esa unidad.

Acosta también reclamó un hospital de día de salud mental para el Costa del Sol y para el Chare del Guadalhorce, así como un incremento de los recursos del que existe en el comarcal de Ronda. Según el presidente de Afenes, éste sólo cuenta con dos profesionales cuando debería tener diez. Además, denunció la falta de plazas de comunidad terapéutica y de salud mental infanto-juvenil.

El déficit afecta también a los recursos sociales para las personas con trastornos psiquiátricos. Faltan casas-hogar, viviendas supervisadas y plazas de respiro familiar. En este apartado, Acosta lamentó que no se haya construido la casa-hogar comprometida por la Junta para 2018. Y concluyó: “Me preocupa la situación porque no se ven indicios de mejora pese a que el artículo 22.3 del Estatuto de Autonomía establece que la salud mental debe tratarse con carácter preferente y prioritario”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios