Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Facultad de Medicina de la UMA La fiesta de los casi médicos

  • Unos 160 alumnos de sexto de Medicina celebran que han acabado todas las asignaturas

  • Les queda el trabajo de fin de grado, las prácticas y el temido MIR

Los alumnos de sexto fueron clase por clase compartiendo su alegría. Los alumnos de sexto fueron clase por clase compartiendo su alegría.

Los alumnos de sexto fueron clase por clase compartiendo su alegría. / L. G.

Envidiablemente jóvenes y merecidamente felices. Eran los alumnos de sexto de Medicina de la Universidad de Málaga. Este jueves celebraban que han aprobado ya todas las asignaturas de la carrera y, por lo tanto, son casi médicos. Les queda el trabajo de fin de grado (TFG) y las prácticas para enfrentarse luego al temido MIR.

Con una charanga, disfraces y mucha alegría festejaban lo logrado. Iban clase por clase haciéndose oír, compartiendo la felicidad de estar a punto de acabar la carrera más dura. Botaban, gritaban, cantaban. Y daban ganas de saltar con ellos. Estos veinteañeros quizás nos atiendan en nuestra vejez.

Vídeo de los alumnos de Medicina de Málaga celebrando el fin de las clases / M. H.

Pero aún les queda camino por recorrer. Este año tienen que prepararse para el examen MIR a fin de poder empezar una especialidad. Luego, deberán hincar los codos entre cuatro y cinco años más.

Paloma Ortiz explicaba las razones del sonoro festejo: “Estamos celebrando lo que hemos terminado y lo que nos queda por empezar”. Ella dice que la carrera ha sido exigente, pero que se saca: “Es como te lo tomes, si te gusta no es duro. Si le pones pasión, se puede. Tienes que renunciar a muchas cosas, pero merece la pena”. No sabe aún que especialidad elegirá, pero tiene claro que no será Cirugía.

Alumnos con un muñeco como paciente. Alumnos con un muñeco como paciente.

Alumnos con un muñeco como paciente. / L. G.

Ignacio Rico y otros compañeros han transformado un carrito de la compra en una camilla. Encima llevan un muñeco como si fuera un paciente. Cuando acabó el Bachillerato estudió Enfermería. Luego, cuando ya la estaba terminando, descubrió que también quería ser médico. Así que es enfermero y en junio, cuando acabe el TFG y las prácticas, también será médico. “Esta fiesta es una forma de decirle a los estudiantes de los demás cursos que de Medicina también se sale”, cuenta.

Los alumnos de sexto iban clase por clase exhibiendo su alegría. Los borregos –como les llaman a los de los cursos inferiores– se sumaban a la fiesta con palmas y cánticos. Pero tras algunos minutos, la pachanga estudiantil se iba, nunca mejor dicho, con la música a otra parte.

Piden más plazas de especialidades y alertan de la “sobreproducción” de universidades privadas

María del Carmen Gutiérrez aconsejaba a los que estén pensando en la Selectividad para estudiar Medicina que se dejen la piel para conseguirlo. “Porque una vez que entren se lo van a pasar fenomenal. Merece la pena”, comentaba entre bote y bote. Quiere especializarse en Urología o Traumatología. Lo tiene claro: “Donde haya que abrir”. Dice que afronta el MIR “con miedo, pero con alegría”. Con la satisfacción de haber superado ya buena parte de los peldaños que la separan del ejercicio de una especialidad y con el inminente desafío de las prácticas.

Sahil también festejaba. “Estamos cansados. Llevamos seis años estudiando, pero se ha pasado muy rápido. Al final, estudiando, todo se saca”. Van disfrazados. Unos de ganglio centinela, otros de esqueletos y algunos de vaya a saber qué. Pero todos comparten el mismo uniforme interior: el de querer curar a los demás.

Alumnos de sexto de la Facultad de Medicina de Málaga. Alumnos de sexto de la Facultad de Medicina de Málaga.

Alumnos de sexto de la Facultad de Medicina de Málaga. / L. G.

Inés Tejada, entre cántico y cántico, pone el dedo en la llaga: el del exceso de facultativos por la proliferación de universidades privadas y, paradójicamente, la falta de plazas MIR para capacitarse en una especialidad. “Queremos más plazas [de residencia] para poder seguir formándonos y no irnos al paro por la sobreproducción [de facultativos] de universidades privadas”.

Luego explica que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), España es el tercer país de la Unión Europea con una ratio más alta de médicos por habitante. Pero sin embargo, luego hay un cuello de botella porque no hay suficientes plazas para cursar las especialidades. De modo que habiendo muchos médicos, faltan especialistas.

Los alumnos de sexto tienen por delante un año difícil y apasionante. Con el examen MIR en el horizonte, no pueden perder mucho tiempo en festejos. Pero un día es un día y este jueves tocaba celebrarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios