Málaga

La integración ferroviaria, una asignatura pendiente

  • El director de la Oficina de Coordinación de Infraestructuras Básicas del Consistorio defiende que el Cercanías llegue al centro, como sí ocurre en otras ciudades

Comentarios 1

Qué mejor que aprovechar la apertura de un curso académico, en este caso el de la Academia Malagueña de Ciencias, para poner sobre la mesa una de las grandes asignaturas pendientes de Málaga: la integración ferroviaria. Eso es lo que debió pensar ayer el director de la Oficina de Coordinación de Infraestructuras Básicas del Ayuntamiento, Francisco Ruiz, quien aprovechó la conferencia que pronunció en tan señalado día para denunciar la ausencia de una planificación en esta materia y para insistir en la necesidad de aprovechar la construcción del Metro en la Alameda para prever una futurible prolongación de la línea del Cercanías hasta la Plaza de la Marina.

Ruiz se atrevió a calificar la situación actual en lo que a integración ferroviaria se trata como de "planificación desplanificada", dado que si bien existen numerosos documentos en los que se menciona el asunto, ninguno detalla ni decide "cómo y por dónde" han de pasar las infraestructuras. Como muestra de esta situación, aludió a que a día de hoy se ignora si la Junta y Ministerio de Fomento van a asumir la petición municipal para que "no se hipoteque el futuro" de la ciudad y se pongan las soluciones técnicas necesarias para que, si se entiende oportuno, se alargue la línea del tren hasta el centro.

"El tramo del Metro entre Guadalmedina y La Malagueta es muy importante, porque es el único que puede permitir la integración con el ferrocarril", comentó Ruiz, quien recordó que los datos de lo que dispone el Consistorio indican que el 50% de los usuarios de Cercanías Málaga-Fuengirola "procede o tiene como destino la zona este del Guadalmedina". "La gente donde quiere ir es al centro", apostilló.

Con ello, enfatizó su defensa de construir una estación de intercambio modal en la Plaza de la Marina, donde podrían confluir los usuarios del Metro, de los cercanías y de los autobuses, intervenciones que sí se ejecutan en otras ciudades, como Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao o Valencia con la colaboración de Fomento. "En Valencia, por ejemplo, Fomento aprobó un nuevo túnel ferroviario pasante de Valencia por más de 300 millones. Lo que aquí es faraónico en Valencia no lo es", apuntó.

Aunque no es ésta la única asignatura en la que Málaga ha de evolucionar. Ruiz puso de relieve durante su intervención el largo camino que le queda al transporte público en pos de igualarse como alternativa de movilidad al vehículo privado. Los datos manejados por el coordinador de grandes proyectos municipales subrayan cómo el coche privado supone el 65% de los movimientos mecánicos en la ciudad, dato que se eleva al 70% si se incluye todo el área metropolitana de la capital. Por el contrario, el peso del autobús es seis veces menor. "Es verdad que en los últimos años el transporte público ha ganado en número de viajeros, pero porcentualmente ha perdido con respecto al coche", incidió el conferenciante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios