Marítimas Málaga El puerto de Málaga empieza el año con números al alza pese a la pandemia

  • Con un incremento de mercancías del 14,7% con respecto a los primeros tres meses de 2020, el movimiento de portacontenedores destaca sobre el resto

Carga de hueso de aceituna molida.

Carga de hueso de aceituna molida. / Juan Carlos Cilveti

A principios de esta semana, el Puerto presentaba las estadísticas sobre las mercancías movilizadas durante el primer trimestre de 2021. Con unos números al alza en comparación con los obtenidos, este mismo periodo de tiempo, en 2020, los muelles malacitanos han sido protagonistas de las carga y descargas de 857.813 toneladas; unas cifras que significan un incremento del 14,7% al respecto a los datos del año anterior.

Particularizando por tráficos, las operativas de buques portacontenedores se han convertido en las más destacadas de los primeros 90 días de 2021. Apuntando desde el inicio del año a esta circunstancia, en las cuatro primeras jornadas de enero atracaron tres portacontenedores, las entradas y salidas de este tipo de barcos han significado 372.790 toneladas; unos guarismos en los que habría que destacar un significativo incremento de los contenedores llenos en tránsito.

El portacontenedores 'MSC Deila' en el muelle número 9. El portacontenedores 'MSC Deila' en el muelle número 9.

El portacontenedores 'MSC Deila' en el muelle número 9. / Juan Carlos Cilveti

Atendiendo a unas estadísticas que muchas veces no se reflejan oficialmente, el primer trimestre de 2021 ha traído a la terminal del muelle número nueve a 30 portacontenedores que, en su totalidad, han cumplimentado 41 escalas. Mantenidas las líneas regulares de Wec Lines-MSC, una ruta mediterránea semanal en activo desde 2009 y la Mediterranean Gulf Express de Hapag-Lloyd entre Europa, Centroamérica y Golfo de Méjico que arrancaba en octubre de 2020, esta zona de atraque también ha recibido escalas semanales de buques de MSC, además de las contingencias de Maersk Line y CMA CGM que han traído al puerto malagueño barcos de algunas de sus diferentes líneas.

Teniendo como escalas destacadas, por ser los buques de mayor eslora entrados en la terminal, los gemelos de 365 metros: MSC Deila entrado en enero y MSC Katie atracado en marzo, el muelle número nueve, en este exitoso trimestre, también ha visto la sustitución del buque Mistral que desde abril de 2019 realizaba las visitas semanales en la ruta regular de Wec Lines.

También gestionadas las operaciones en el muelle número nueve, la importación de coches ha experimentado un descenso en los primeros tres meses de 2021. Movilizadas, según datos de la Autoridad Portuaria, 7.840 unidades, este tráfico dibuja una disminución del 21,7% con respecto al mismo periodo de tiempo en 2020; un tráfico que entre enero y marzo ha traído a aguas malacitanas a cinco buques diferentes en un total de 10 escalas.

El ‘Octupus’ y dos grandes yates atracados en el muelle número 2. El ‘Octupus’ y dos grandes yates atracados en el muelle número 2.

El ‘Octupus’ y dos grandes yates atracados en el muelle número 2. / Juan Carlos Cilveti

Al respecto del movimiento de graneles, la gran baza del puerto de Málaga en los últimos años, el primer trimestre de 2021 ha dibujado unas cifras a la baja; unos números que de forma global ha apuntado a una disminución del 13% en comparación con los resultados obtenidos entre enero y marzo en el pasado ejercicio.

Gestionadas las habituales mercancías dentro de este tipo de tráficos, los muelles malagueños han visto desde altramuces a dolomita, pasando por hueso de aceituna molida o maíz y terminando por neumáticos triturados entre otros muchos productos. De las 312.557 toneladas operadas en los primeros 90 días del presente año, más de la mitad de esta cifra ha caído en la balanza de los graneles minerales, mientras que el agroalimentario ha supuesto 122.642 toneladas de las cifras totales; unos números a los que habría que agregar los referentes a los graneles líquidos que han caído un 40% en comparación con el primer trimestre de 2020.

El 'August Oldendorff' cargando clíncker para exportación. El 'August Oldendorff' cargando clíncker para exportación.

El 'August Oldendorff' cargando clíncker para exportación. / Juan Carlos Cilveti

Realizadas 67 escalas por 42 buques diferentes, dos operativas destacan entre las efectuadas durante este periodo de tiempo. Atracado el 23 de febrero en el muelle número seis, el Tanais Flyer descargaba 27.800 toneladas de maíz, mientras que dos días más tarde, en el muelle número siete, el August Oldendorff cargaba 40.000 toneladas de clínker. Y aunque las escalas de estos dos graneleros dibujan las mayores cifras operadas en los primeros 90 días del presente ejercicio, también, dentro de este tipo de cargas, habría que destacar dos tráficos que ya muestran una trayectoria en los muelles malagueños.

El buque ‘Belfri’ atracando para desembarcar a un fallecido. El buque ‘Belfri’ atracando para desembarcar a un fallecido.

El buque ‘Belfri’ atracando para desembarcar a un fallecido. / Juan Carlos Cilveti

Cumplimentados seis atraques realizados por tres buques diferentes, la exportación de nitrato amónico supera con nota en primer trimestre de 2021; un tráfico algunas veces no mencionado y que tras iniciarse en marzo de 2020 parece que, en un principio, se mantendrá en activo hasta el próximo mes de julio. También poco atractivo aunque ya con un recorrido que se iniciaba en 2017, el tráfico de buques ganaderos para cargar alimento animal se ha estrenado en 2021. El domingo 21 de marzo, el muelle número seis albergó al Bader III, uno de los barcos establo más grandes del mundo que cargó 3.430 toneladas de pienso a granel además de 600 sacos del mismo producto.

Convertido desde hace años en un destacado activo de la vida portuaria malagueña, las reparaciones navales también han tenido su protagonismo en el arranque de 2021. Ejecutados tres trabajos a flote, el dique Andalucía se estrenaba en marzo con la entrada de dos significativos buques. En seco el 9 de marzo, el Vos Partner realizaba labores de mantenimiento mientras mostraba la muy peculiar forma de su proa invertida; un diseño que lo incluye en el grupo de los denominados coloquialmente como barcos huevo y qué además lo convertía en el primer buque de estas características que entraba en las aguas del puerto. Finalizada esta varada, pocas jornadas después se posicionaba en el dique flotante el mercante de bandera holandesa Volgaborg. Este buque de 142 metros de eslora realizaba una rápida estancia de dos días.

El ‘Bader III’ cargando pienso para animales. El ‘Bader III’ cargando pienso para animales.

El ‘Bader III’ cargando pienso para animales. / Juan Carlos Cilveti

Ejecutando atraques bajo el epígrafe de escalas técnicas, entre enero y marzo los muelles malacitanos han visto diferentes operativas de avituallamiento y cambio de tripulaciones. Desde la llegada el 5 de enero de la draga Terra Plana o las dos visitas del buque oceanográfico Ramón Margalef, la primera de ellas en la misma jornada en la que amarraba la draga chipriota, la más significativa escala técnica se cumplimentaba el domingo 28 de febrero durante un periodo de 24 horas. Atracado en el muelle norte de la estación marítima de cruceros, el buque cablero francés Raymond Croze ejecutaba la sustitución de 51 de sus tripulantes mientras descargaba basura, hacía aguada y recibía 7.000 kilos de provisiones.

Y frente a un trimestre en el que no ha existido ningún tipo de actividad crucerística (desde el 19 de marzo de 2020 no atraca ningún buque de crucero con turistas), la cuota de pasajeros movilizados en el puerto Málaga ha recaído sobre los ferris que navegan a Melilla. Afectadas muy significativamente durante gran parte del pasado ejercicio las dos conexiones marítimas con la ciudad autónoma, entre enero y marzo de este año 23.681 pasajeros han usado esta conexión; una cifra que dibuja una disminución del 80% frente a los mismos números de 2020.

Navegando por parte de Baleària el ferry Bahama Mama, Armas Trasmediterránea, durante estos 90 días, ha usado a los buques Ciudad Autónoma Melilla y Ciudad de Granada; dos gemelos bastante conocidos tanto en las aguas malagueñas como en las melillenses.

Y aunque la caótica situación de horarios y viajes que ha acompañado a estos tráficos en el último año ya, en los primeros tres meses de 2021 se había empezado a normalizar, la publicación a principios de febrero de los contratos estatales que regulan, desde el 1 de abril, las líneas regulares con Melilla, parece que finalmente dará estabilidad a estas navegaciones. Adjudicada la ruta desde Málaga a Trasmediterránea, Baleària, en libre competencia posicionaba para estas navegaciones a su buque Hypatia de Alejandría; un barco que realizaba su primera entrada en el puerto de Málaga el viernes 26 de marzo.

Y aunque los grandes yates tomarán su protagonismo a principios de 2022, en el primer trimestre de 2021, el puerto malacitano ha recibido a una variada representación de estos significativos barcos de recreo privado. Con la presencia durante gran parte del trimestre del Octopus, que salía el 25 de marzo para volver días después, las aguas malagueñas han visto llegar a cinco grandes yates; unos buques a los que habría que añadir al Prince Abdulaziz, el barco real de Arabia Saudí.

Un trimestre con unos números al alza. Un aumento en comparación con las cifras de los primeros tres meses de 2020 que dibuja una lenta vuelta a la normalidad de la actividad portuaria malacitana; una vida a pie de muelle en la que se echan mucho en falta los buques de turistas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios