Málaga

Los médicos de Málaga exigen una "profunda reforma" de la Atención Primaria

  • Los profesionales se sienten "frustrados, maltratados y esclavos" y piden más presupuesto para los centros de salud

  • Inician concentraciones para exigir plantillas acordes que acaben con las agendas masificadas

Concentración este miércoles ante el centro de salud de Puerta Blanca.

Concentración este miércoles ante el centro de salud de Puerta Blanca. / M. H.

"Frustrados, maltratados, esclavos..." Así se sienten los facultativos de los centros de salud. Por eso el Colegio de Médicos de Málaga, el Sindicato Médico y el colectivo ¡Basta Ya! han alzado este miércoles la voz para exigir que con urgencia se afronte "una profunda reforma" de la Atención Primaria. Ahora que se empieza a normalizar la asistencia, no quieren volver a lo de antes, con agendas sin final en las que, si no quedan huecos, se citan hasta cuatro pacientes a la misma hora. Advierten que la masificación era brutal antes de la pandemia y que el Covid la ha empeorada. De ahí que reivindiquen "agendas razonables" con un límite de "25 o 30 pacientes al día" y unos 10 minutos para atender a cada paciente en las citas presenciales.    

Reclaman, entre otras cosas, más presupuestos para la Atención Primaria, plantillas dimensionadas, contratos dignos, salarios adecuados y agendas sensatas; demandas por las que llevan clamando unos 20 años. Este miércoles han iniciado concentraciones ante los centros de salud para expresar su "malestar". Continuarán con otra movilización el próximo día 21 ante la Delegación del Gobierno de la Junta.  

"A la Atención Primaria se la quiere con recursos", ha dicho la presidenta de ¡Basta Ya!, Carmen González. Según los tres colectivos que representan a los facultativos, faltan médicos en "todos" los centros de salud, tanto de familia como pediatras. Este déficit provoca que, para responder a la demanda, se pongan los "bises" en las agendas, que son los pacientes duplicados a la misma hora. Recuerdan que además de los enfermos citados, deben hacer avisos domiciliarios y atender los programas. "No hay horas para hacer lo que quieren que hagamos. Los cupos están sobresaturados", criticó el delegado de Atención Primaria del Sindicato Médico, José Becerra.

Precisó que cada profesional debe tener unos 1.500 pacientes asignados y que hay cupos de hasta 1.900. Por ello, los médicos exigen que se renueven "todos los contratos" de esta categoría que acaban el 31 de octubre y que son unos 70 en la provincia

La representante de Atención Primaria del Colegio de Médicos, Silvia Rodríguez, defendió que ahora que se entra en la nueva normalidad, "es una oportunidad única para acometer los cambios que desde hace más de dos décadas" necesita este nivel asistencial. Desde la entidad colegial se demanda una mejora de las contrataciones y recursos, así como de las condiciones laborales para evitar la fuga de profesionales y garantizar la cobertura en zonas de difícil acceso. Estos destinos más desfavorables no sólo deben puntuar más el tiempo trabajado, sino tener un "incentivo económico", según argumentó Becerra. 

El representante del Sindicato Médico también reivindicó que para reducir listas de espera se aplique la continuidad asistencial -que es el trabajo más allá de la jornada ordinaria, de 15.00 a 20:00, para los que están en turno de mañana-. Esta modalidad se aplica desde 2007 en los hospitales, pero Becerra recordó que "han pasado 14 años y no se ha puesto en Atención Primaria". Continuidad asistencial que debe ser, aclaran, retribuida y voluntaria.   

A largo plazo exigen el aumento del número de alumnos en las facultades de Medicina y de plazas MIR. Pero advirtieron que esas decisiones no surtirán efecto hasta dentro de una década. De ahí que urjan a se tomen medidas ya. "Es insoportable. Nos sentimos maltratados de trabajar así un año tras otro. No podemos volver a la normalidad de antes porque es el caldo de cultivo para que sigamos perdiendo médicos", advirtió González. "Si no se renueva el 100% de los contratos esto va a explotar", añadió Becerra.  

Otras de las sempiternas demandas es que se les reduzca la carga burocrática y administrativa y que no sean la puerta de entrada para solucionar temas que no son médicos, ya que hay usuarios que al tener dificultades para contactar con el centro de salud piden una cita con su facultativo de cabecera. 

Están de acuerdo con aumentar las citas presenciales y que se compatibilicen con las telefónicas. Pero no con los porcentajes que marca la Administración. Entienden que las consultas telefónicas han demostrado ser útiles para determinadas circunstancias, pero sostienen que deben ser controladas por el facultativo

Advirtieron además que la sanidad rural se está "despoblando" y que a esas zonas no llega la privada. Por eso, exigieron condiciones laborales y económicas que incentiven esos destinos. Insistieron también en la implantación de la enfermera pediátrica en Atención Primaria y manifestaron que la demandada enfermera escolar no debe ser con cargo al presupuesto sanitario de los centros de salud -que representa el 18% del total destinado a sanidad cuando ellos reivindican que ese porcentaje llegue al 25%- sino de la Administración educativa.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios