Salud

Las menores oncológicas de toda Andalucía ya pueden preservar su fertilidad en Málaga

  • La extracción se llevará a cabo en el Hospital Materno Infantil para la posterior conservación en contenedores de nitrógeno líquido del Banco de Tejidos

Una técnico de laboratorio prepara el material del contenedor de nitrógeno líquido en el que se almacenarán las muestras Una técnico de laboratorio prepara el material del contenedor de nitrógeno líquido en el que se almacenarán las muestras

Una técnico de laboratorio prepara el material del contenedor de nitrógeno líquido en el que se almacenarán las muestras / M. H.

Málaga cuenta desde el pasado 14 de octubre con la autorización para albergar el primer banco de criopreservación de tejido ovárico de Andalucía. La extracción se llevará a cabo en el Hospital Materno Infantil, centro dependiente del Hospital Regional de Málaga, y la conservación se realizará en el Banco de Tejidos. Se calcula que cada año una docena de menores de la comunidad andaluza puedan preservar su fertilidad antes de someterse a un tratamiento oncológico.

La técnica consiste en la extracción de una porción de uno de los ovarios de las pacientes candidatas y posteriormente preservarla a bajas temperaturas para su futuro reimplante. La extracción se llevará a cabo en los quirófanos de pediatría del Hospital Materno Infantil y, posteriormente se criopreservará en el banco, ubicado en el Centro de Transfusiones, Tejidos y Células de Málaga (CTTC), que está emplazado en el Hospital Civil.

Un proyecto de más de cuatro años

Este proyecto, en el que se ha trabajado durante más de cuatro años, surgió tras la necesidad detectada por profesionales del Hospital Materno Infantil de implementar en Andalucía uno de estos bancos, puesto que una de las secuelas de los tratamientos oncológicos es la infertilidad.

Hasta la fecha, se ha ofertado la posibilidad de preservar la fertilidad en centros fuera de la comunidad andaluza, si bien pocas pacientes lo han hecho a consecuencia de los retrasos en el inicio de los tratamientos y el traslado fuera de la comunidad. Tras una reunión del Grupo Español de Cirugía Oncológica Pediátrica (GRECOP), el cirujano pediátrico del Hospital Materno Infantil de Málaga, Rafael Parrado, comenzó a trabajar con distintos profesionales para implementar este banco en la provincia , con el objeto de que fuera el referente para toda Andalucía.

El banco, que ya está disponible para acoger los primeros casos, se pondrá a disposición de las pacientes una vez que estas sean evaluadas por un comité que determinará su idoneidad y en el que estarán presentes profesionales de los servicios de Anatomía Patológica, de Cirugía Pediátrica, del CTTC, de Ginecología, de Hematología y Hemoterapia Pediátrica, de Oncología Pediátrica y de Radiología Pediátrica. "Las pacientes diana para este tipo de procedimientos son aquellas niñas prepúberes que requieran un tratamiento que implique un riesgo elevado de provocar un fallo ovárico precoz, esto significa que podrían presentar una menopausia precoz y por lo tanto se podrían ver limitadas su posibilidades de descendencia, así como alteraciones endocrinológicas derivadas de la misma", detalla Parrado.

Las afectadas de cáncer podrían presentar una menopausia precoz y por lo tanto se podrían ver limitadas su posibilidades de descendencia

Para ello, las pacientes con un diagnóstico oncológico declaradas idóneas por el comité, se someterán a una intervención mínimamente invasiva mediante laparoscopia en la que los cirujanos pediátricos extraerán una porción de tejido ovárico. "Intentaremos realizar esta intervención a la vez que otros procedimientos a los que deban someterse para el tratamiento de su enfermedad con la intención de reducir el impacto, minimizar las veces que acuda a quirófano y para el comienzo precoz de los tratamientos necesarios", agrega Parrado.

Según explica el facultativo, el cáncer puede dañar los ovarios por afectación directa, bien porque se desarrolle a partir del ovario o por cercanía, o bien por implantación de células cancerígenas que el tumor envía a través de la sangre. "No se conocen completamente los mecanismos que ocasionan la lesión de los ovarios tras un tratamiento quimioterápico en las niñas y existen muchos factores implicados, como el grado de toxicidad del fármaco, las dosis y la edad del paciente. La radioterapia, tanto ovárica como corporal, es un tratamiento que se asocia con un riesgo elevado de desarrollar infertilidad posteriormente", explica el cirujano.

Una vez se proceda a extraer el tejido ovárico en los quirófanos del Materno Infantil, este se trasladará en un contenedor isotérmico para ser procesado por parte de los profesionales de laboratorio del Banco de Tejido ovárico, que lo almacenará a bajas temperaturas en contenedores de nitrógeno líquido para su implante futuro.

En este sentido, la responsable de tejido ovárico del CTTC en Málaga, Laura Ponce, señala que, "una vez se añade la solución crioprotectora y se introduce en congelador biológico programable, obtenemos el tejido óptimo para almacenar en nitrógeno líquido a menos 196ºC. Con todo el proceso se consigue una viabilidad de manera indefinida", y comentó que al tiempo que apunta que, además del uso autólogo reproductivo, también puede obtenerse un uso endocrino como terapia hormonal sustitutiva, lo que ofrece más posibilidades asistenciales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios