Málaga

Las dos mujeres halladas muertas en Coín no tienen signos de violencia

  • La autopsia revela que la víctima más joven murió de forma natural, su pareja se suicidó y no se ha podido concretar cómo falleció la suegra

Investigadores en la zona en que fueron encontrados los cadáveres. Investigadores en la zona en que fueron encontrados los cadáveres.

Investigadores en la zona en que fueron encontrados los cadáveres. / daniel pérez / efe

Las dos mujeres halladas muertas este pasado miércoles en una casa de Coín no presentan a priori signos de violencia, según informaron ayer fuentes de la investigación. En el caso del hombre, la autopsia que ayer se le practicó confirmó lo que desde un principio se había sospechado. Falleció ahorcado. La mujer, su pareja, murió por causas naturales como consecuencia de la enfermedad terminal que sufría. Sin embargo, los resultados no han sido determinantes en cuanto a cómo perdió la vida la progenitora, de 89 años, que apareció maniatada y sin signos externos de violencia, según informaron fuentes cercanas a la investigación, que concretaron que será necesario realizar otros estudios para tratar de esclarecer los hechos.

La Guardia Civil mantiene abierta una investigación tras el hallazgo de los cadáveres en una casa de campo de Coín. Las víctimas son un hombre de 62 años, que, al parecer, se había ahorcado, y su mujer, de 59 años, que sufría un cáncer. En otra habitación fue hallada otra mujer, la suegra del hombre, de 89 años. Todos eran de nacionalidad holandesa.

Ayer, el equipo de policía judicial de la Guardia Civil reanudó la inspección ocular en el inmueble para determinar las circunstancias de las muertes, ya que debido al número de cadáveres y la complejidad del escenario no pudieron terminar el miércoles y volvieron por la mañana para continuar con la investigación policial tutelada por la autoridad judicial y a la espera de los resultados forenses, que tampoco han sido concluyentes.

Los cuerpos fueron encontrados sobre las 13:45 en avanzado estado de descomposición, lo que dificulta la investigación. Fue el hijo del propietario de la casa, que estaba en régimen de alquiler, quien alertó al instituto armado del suceso. El alcalde de Coín, Fernando Fernández, señaló a Efe que la mencionada familia no era muy conocida en el pueblo, ya que vivían desde hacía varios años en un diseminado rural, a unos siete u ocho kilómetros de la ciudad, en el Partido Moreta, un lugar "apartado" de la localidad. Desconoce si mantenían alguna relación con los vecinos del municipio, que está "muy conmocionado" con la noticia. "Tenemos una zona rural donde se mezclan tanto las industrias ganaderas y agrícolas con las zonas residenciales, y en Coín es muy típico debido al clima que tenemos y a la huerta pues que haya familias de extranjeros de distintas nacionalidades que alquilan o adquieren viviendas en el ámbito rural y que llevan una vida muy apartada y muy anónima y que no se relacionan con la población", explicó.

Asimismo, el regidor detalló que se han puesto en contacto con las autoridades con el Consulado holandés y están intentando averiguar la documentación que haya en poder de ellos, que se haya encontrado en el domicilio. Están en contacto con la Embajada de Holanda para intentar localizar a alguien que se pueda hacer cargo de los cuerpos, naturalmente, apuntó el alcalde. "No hay ninguna hipótesis oficial, por lo tanto no me quiero arriesgar a decir nada de lo que luego me pueda arrepentir, porque además la prudencia me obliga a no manifestarme en ese sentido", aseguró, al tiempo que indicó que espera que no haya sido "una muerte violenta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios