Málaga

Las multas de la 'madame'

  • Prostitutas explotadas por una red debían pagar sanciones que llegaban hasta los 150 euros por llegar tarde o no trabajar un día festivo · Tres arrestados por la Policía

Veinte euros por llegar tarde al club y 150 si no acudían un día festivo. Éstas son una muestra de las sanciones que debían abonar las prostitutas de un local de alterne de la capital que eran explotadas sexualmente por un grupo organizado que les imponía horarios de trabajo de 12 horas diarias y que llevaba un férreo control de sus movimientos. La Policía Nacional, gracias a las declaraciones de algunas de las víctimas, ha permitido desarticular la red en una operación que se prolongó hasta altas horas de la madrugada de ayer y que se saldó con tres detenidos, entre ellos la madame que llevaba la contabilidad de los servicios de las mujeres y les imponía las multas.

Fuentes policiales señalaron que la intervención se centró en el club de alterne, ubicado en el polígono Santa Bárbara de la capital. Efectivos del Grupo de Estupefacientes de la Udev y de la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedades (Ucryf) irrumpieron en el mismo sobre las 20:30 del jueves y el operativo se dio por concluido en torno a las 4:00 de ayer.

Dos de los arrestados, un español y una colombiana, han sido detenidos como responsables de delitos relativos a la prostitución y contra el derecho de los trabajadores, mientras que un tercero, una mujer de la República Dominicana, como autora de un delito contra la salud pública, según informó ayer la Comisaría Provincial.

Fuentes policiales explicaron que esta última mujer hacia las veces de camello dentro del local, en cuyas habitaciones se hallaron bandejas con restos de cocaína.

Según las pesquisas policiales llevadas a cabo en el marco de las operaciones Tiket y Aorta -nombre puesto en relación al nombre del establecimiento-, las 35 mujeres que trabajaban en el club de alterne lo hacían sin ningún tipo de contrato laboral ni estaban dadas de alta en la seguridad social.

Estas mujeres trabajaban entre once y doce horas diarias, la dirección del local les tenía impuestas unas sanciones económicas preestablecidas en caso de incumplimiento del horario laboral por cualquier motivo y además estaban obligadas a pagar diariamente una cantidad fija de dinero por desarrollar su trabajo en el club.

Los miembros de la organización llevaban un control exhaustivo de las meretrices. La ciudadana colombiana arrestada era la que realizaba esta función. Las citadas fuentes relataron que las prostitutas que llegaban tarde al club debían abonar a ésta un mínimo de 20 euros, cantidad que se incrementaba en base al tiempo de retraso. La penalización era aún mayor, llegando a los 150 euros, cuando éstas no acudían un día festivo sin previo aviso o no comunicaban previamente su jornada de descanso. Además, todas las mujeres, tanto las que vivían en el local como a las que se les permitía ejercer la prostitución en su interior, debían desembolsar 50 euros diarios.

En la operación policial se intervinieron 31 dosis de cocaína de un gramo cada una, derivados de cannabis, efectos para la manipulación de sustancias estupefacientes, dinero en metálico, unos grilletes, una defensa policial y varias armas blancas.

Los detenidos son F. J. G. L., español de 44 años, encargado del local; N. B. M., colombiana de 42 años, que era la madame o mami; y la camello, V. T. R., de la República Dominicana y de 24 años de edad.

Las citadas fuentes señalaron que la Policía Nacional ha solicitado el cierre del club.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios