Málaga

La negativa de dos dueños minoritarios lastra que La Equitativa sea hotel de lujo

  • El grupo inversor que posee el 60% del edificio defiende ese uso

  • La balanza se decanta en este momento por recuperarlo para la venta de pisos

La negativa de dos dueños minoritarios lastra que La Equitativa sea hotel de lujo La negativa de dos dueños minoritarios  lastra que La Equitativa sea hotel de lujo

La negativa de dos dueños minoritarios lastra que La Equitativa sea hotel de lujo

El destino final del emblemático edificio de La Equitativa está más cerca de mantener su uso residencial que de transformarse en un hotel de alto nivel. A pesar de que el deseo del nuevo propietario mayoritario, un grupo de inversión con sede en Miami, ha sido y es el de convertir el que es uno de los símbolos inmobiliarios de Málaga capital en un alojamiento hotelero de 5 estrellas, la negativa de dos de los dueños minoritarios está frenando la operación. Tanto es así que desde Key International confirmaron a este periódico que "hoy por hoy la realidad apunta más a la idea de apartamentos". Un concepto, en este caso, empleado para aludir a viviendas y no al modelo de alojamiento turístico tan en boga en los últimos años.

"Nuestra idea era haber hecho un hotel cinco estrellas, habíamos negociado con varias cadenas y así lo quería el Ayuntamiento, pero estamos teniendo muchas trabas con algunos de los propietarios del edificio", comentó Jaime Ardid, representante de Key Internacional, que a finales del pasado año se hizo con el 60% de la propiedad, hasta ese momento en manos de la firma Rubcapel. "Parece que vamos a hacer apartamentos, todavía no está decidido, pero a día de hoy nos estamos inclinando más por los apartamentos", insistió.

Y ello a pesar de que, informó, existían contactos "muy avanzados" con varios operadores hoteleros interesados en la gestión y explotación de un potencial hotel en La Equitativa. Esta línea de acción, al parecer compartida por la mercantil Ingomar (vinculada a Piscis), que tiene otro 30%, se topa, según indicaron desde este fondo, con la negativa de la dueña de una de las viviendas y de un local comercial situado en los bajos. "Las últimas negociaciones están siendo complicadas y queremos respetar a los propietarios que hay; juntos suman unos 200 metros sobre la totalidad", indicó Ardid.

La inversión manejada para intervenir sobre el edificio oscilará entre los 8 y los 14 millones de euros. En este sentido, los trabajos de renovación de las instalaciones para el mantemiento del uso residencial requeriría de unos 8 millones, cifra que se elevaría a al menos 14 millones en el supuesto de que la balanza acabe decantándose por el uso hotelero. El montante económico coincide con el manejado años atrás en una de las propuestas hoteleras fallidas para La Equitativa, que llegaba a plantear unas 170 habitaciones.

El planteamiento del propietario mayoritario está sobre la mesa desde que se hizo con la parte mayoritaria del pastel que, desde hace años, representa La Equitativa a ojos de potenciales inversores interesados en su adquisición. Ya a mediados de noviembre del pasado ejercicio, Málaga Hoy informó del deseo de la empresa por optar por el uso hotelero, cuestión que fue objeto de análisis en las primeras reuniones técnicas mantenidas con la Gerencia de Urbanismo.

Hasta la llegada de este grupo de inversión, por medio de la sociedad Key Continental, con sede en Madrid (fue constituida el 25 de octubre del año pasado), fueron muchas las firmas interesadas en hacerse con su propiedad, sin que ninguna llegase a cuajar. Si bien no ha trascendido oficialmente el coste de la compraventa, fuentes del sector apuntaron en su momento una cuantía próxima a los 20 millones de euros. Precisamente, uno de los escollos históricos que ha frenado su compra fue el reparto de la propiedad, así como el elevado precio que se demandaba por la misma. Sirva como ejemplo que hace un lustro se manejó una cuantía de unos 50 millones de euros. La cifra bajó a alrededor de 40 millones un par de años después, según fuentes consultadas, cuando un grupo alemán abrió negociaciones con el fin de convertirlo en hotel de lujo.

El bloque que hoy sigue recibiendo el nombre de La Equitativa fue obra de Manuel Cabanyes y Mata y Juan Jáuregui Briones, que culminaron su construcción en 1956. En la actualidad, acoge varios locales comerciales en sus bajos, algunos de los cuales están desocupados, así como 27 viviendas en su interior, la gran mayoría sin inquilinos. El edificio lleva el nombre de la empresa de seguros que en 1943 adquirió los terrenos donde antes se había levantado el palacio de la familia Larios. Está integrado en la base de datos de arquitectura contemporánea elaborada por la Junta de Andalucía, en el que se destaca cómo aprovecha su posición "privilegiada" para dotarse "del carácter emblemático que las compañías de seguros acostumbraban, utilizando recursos racionalistas y decorativos". Con una superficie construida de 4.125 metros cuadrados y una altura máxima de 42 metros, el inmueble se plantea como articulación del volumen del cuerpo menor, de ocho alturas y la torre, de 14, retranqueada en el plano de fachada hacia la Alameda Principal, y dispuesta asimétricamente en este frente para convertirse en el foco visual que preside la calle Larios desde la Plaza de la Constitución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios