Málaga

La nueva Alameda entra en la fase decisiva pendiente de la Junta

  • Sigue sin aclarar si reurbanizará todo el lateral norte

  • Urbanismo quiere iniciar en una semana la obra en el lado sur, que incluirá el traslado de las paradas de la EMT

Trabajos de reurbanización en el eje central de la Alameda Principal. Trabajos de reurbanización en el eje central de la Alameda Principal.

Trabajos de reurbanización en el eje central de la Alameda Principal. / s. s.

El proyecto de transformación de la Alameda Principal de Málaga sigue avanzando sin que la Junta de Andalucía aclare, de momento, si asumirá en primera persona la reurbanización del lateral norte del eje, el afectado por los trabajos de construcción del Metro, o, como se apunta desde hace meses, optará por solicitar al Ayuntamiento que asuma parcialmente esta fase de la operación. La dilación con la que la Administración regional sigue afrontando esta etapa de la intervención sorprende más aún cuando en el plano técnico la resolución había sido objeto de conversaciones entre las dos administraciones hace varios meses, estando pendiente la decisión definitiva de una solicitud formal por parte de la Consejería de Fomento.

A la espera de que esta cuestión quede definitivamente solventada, la pretensión de la Gerencia de Urbanismo es que la semana que viene ya sea visible la puesta en funcionamiento de la tercera de las fases de reurbanización en las que ha quedado dividida la Alameda y que afecta al lateral sur de la avenida. Al respecto, fuentes próximas al proyecto indicaron que, una vez sea firmada el acta de replanteo, se podrá arrancar la obra, que vendrá a sumarse a los trabajos que desde mediados del pasado mes de mayo se acometen en el parte central de esta céntrica calle.

Uno de los detalles que en la actualidad está siendo objeto de conversación en el plano municipal es el relativo al paso de los autobuses de la EMT y el mantenimiento de las cabeceras en ese lateral sur. La intención, apostillaron las fuentes, es que desde el momento en que se avance en la obra en ese ala de la Alameda el paso de los autobuses quede suprimido. Ello obligará a que el tránsito de los mismos se desplace, abriéndose la puerta al cambio de ubicación de las paradas hacia la Plaza de la Marina y junto al edificio de Correos, donde se prevén los emplazamientos definitivos de las mismas una vez quede culminada la semipeatonalización de la avenida. Frente a esta tesis, que se maneja en el seno de Urbanismo, no parecen que en la EMT estén del todo convencidos, al punto de que creen complicado que esa medida pueda acometerse la semana próxima.

La intervención programada en el lateral sur es la más costosa, con un presupuesto de adjudicación de 3,7 euros (5,2 millones era el importe de licitación), con una superficie afectada de unos 11.500 metros cuadrados. Todos ellos de carácter peatonal. La intervención fue adjudicada a finales de julio a una filial de la empresa Eiffage. La firma difiere de la que en la actualidad interviene en la parte central, Verosa, lo que va a obligar a una mayor labor de coordinación entre los muchos actores implicados en la intervención.

El plazo que inicialmente se maneja para acometer esta parte de la intervención es de seis meses, lo que, a priori, llevaría el calendario de terminación al mes de marzo. Sin embargo, el propio comportamiento de los trabajos en la parte central, donde la necesidad de instalar un nuevo colector y la existencia de restos arqueológicos ha alterado los plazos iniciales, hace pensar que los trabajos se demorarán algo más en el tiempo. Sea como fuere, la configuración definitiva y, en especial, el cronograma final de la nueva Alameda sigue a expensas de la decisión última de la Junta de Andalucía.

El escollo principal con el que se topa Fomento a la hora de abordar la peatonalización del lateral norte es el previsible modificado económico que ello supondría, dado que se antoja como muy posible que las constructoras Acciona y Sando, adjudicatarias de la obra del ferrocarril urbano, reclamasen una variación presupuestaria por lo cambios que se introducen en el modelo de reposición de la calle que fue objeto del concurso en el que resultaron ganadores. Con la fórmula manejada y pendiente de confirmar la Junta costearía la parte correspondiente a la sombra del túnel, entre el Guadalmedina y la calle Puerta del Mar, mientras el Ayuntamiento daría continuidad al trazado desde Puerta del Mar hasta la entrada de Larios.

Sin embargo, esta variación en el esquema inicialmente pactado por las dos administraciones necesitará de un trámite administrativo por parte del Consistorio, que habría de aprobar un proyecto complementario con el fin de que Verosa incorpore la reurbanización del tramo entre Puerta del Mar y la calle Larios a los trabajos ya en marcha en la parte central. Un procedimiento que requeriría de una nueva aportación económica y cuya culminación podría necesitar de varias semanas o meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios