Málaga

La pasarela peatonal del Guadalhorce vuelve a atraer a cientos de visitantes

  • Dos semanas después de su apertura oficial, mantiene su tirón como punto de encuentro en la ciudad

Decenas de personas cruzan la pasarela peatonal del Guadalhorce. Decenas de personas cruzan la pasarela peatonal del Guadalhorce.

Decenas de personas cruzan la pasarela peatonal del Guadalhorce. / Javier Albiñana

El efecto llamada de la nueva pasarela peatonal que sobrevuela el cauce del río Guadalhorce se mantiene intacto. Dos semanas después de que las autoridades hiciesen su particular paseíllo por la estructura, dándola por inaugurada, el puente de madera se ha convertido en un nuevo espacio a visitar. Y este atractivo, lejos de reducirse tras el siempre lógico tirón inicial, no parece decaer. 

Muestra de ello son las imágenes de este lunes festivo, en las que se pueden observar a cientos de paseantes y de ciclistas deambulando por la pasarela. Algo a lo que ayuda su emplazamiento en un paraje natural de fácil acceso, lo que lo convierte en un escenario ideal para el paseo de familias completas.

El éxito logrado hasta el momento llena de razones a quienes apostaron por impulsar la construcción de este elemento como parte de la conocida senda litoral, proyecto con el que la Diputación provincial quiere hacer posible caminar toda la costa malagueña. El recorrido completo tendrá, una vez finalizado, 180 kilómetros, de los que hasta el momento se han materializado 120.

No obstante, la masificación que se produce principalmente los fines de semana, con especial incidencia los domingos, hace casi imposible respetar las exigencias mínimas en el actual estado de pandemia. De hecho, en los extremos del puente hay colocadas señales informando de la necesidad de llevar mascarilla, por un lado, y de guardar una distancia de dos metros

A estas limitaciones se añaden las relativas a los ciclistas, que este tipo de jornadas se ven obligados a echar pie a tierra y avanzar el vehículo en la mano. En su caso, están obligados a respetar el carácter prioritario de los peatones y a no circular por encima de los 10 kilómetros por hora. 

La construcción de la pasarela se dilató algo más en el tiempo ante la necesidad de realizar refuerzos en su cimentación, dadas las características del suelo sobre el que se asienta. La misma ha supuesto una inversión de 1,6 millones (financiados por el Ayuntamiento de la capital y la Diputación), teniendo una longitud 270 metros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios