Patricia Navarro | Delegada de la Junta de Andalucía en Málaga “Mi papel institucional lo tengo clarísimo, no distingo colores ni ideologías”

  • Pone la educación, la sanidad y las comunicaciones en el centro de sus prioridades

  • Dice que ser secretaria general del PP es “una ventaja” para ejercer su cargo como delegada del Gobierno andaluz

La nueva delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Navarro. La nueva delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Navarro.

La nueva delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Navarro. / Javier Albiñana

–Usted es la primera delegada en Málaga de un Gobierno andaluz que no es del PSOE, ¿qué se ha encontrado al llegar?

–Lo primero que me he encontrado son puertas cerradas a los ciudadanos. Y sabía que era lo que me iba a encontrar, porque ya nos lo decían los colectivos y entidades, que llevan con problemas y demandas durante años y que siempre se han encontrado, ya no solo el ‘no’ por respuesta, porque es verdad que a los ciudadanos cuando una cosa no se puede hacer hay que decírselo, yo soy partidaria de que no hay que engañar a nadie, pero lo importante es que lo escuchen de tu propia boca y se lo puedas decir mirándolos a la cara. Durante mucho tiempo, al final no se les recibía, no se cogía el teléfono, si se mandaba a alguien a una reunión era a un funcionario... con todo mi respeto al trabajo de los funcionarios, pero hay cosas donde un político es insustituible.

–¿Cuáles son las prioridades que se marca?

–Las prioridades serán las de los malagueños. En Málaga nos demandan una mejor atención sanitaria, una mejora en la calidad educativa, y mejores infraestructuras de comunicación y viarias. En sanidad se está haciendo un análisis desde Sevilla, contando con los profesionales de todas las provincias, para ver cuáles son las necesidades reales de infraestructuras. Pero también es importante abordar las listas de espera, y estamos ahora mismo en un diagnóstico para saber la verdad de las listas de espera. Y en educación pasa exactamente igual; se está abordando desde la Consejería la mejora en los contenidos, el refuerzo en alguna materia para mejorar esa brecha que hay en la calidad educativa con respecto a otras comunidades, pero también hay que abordar la mejora de las infraestructuras. Y, sobre todo, ya no solo la mejora, sino que las infraestructuras lleguen a donde estaban previstas hace décadas. Eso ocurre aquí en Málaga, tenemos puntos negros en toda la provincia.

Patricia Navarro en uno de los balcones de la sede de la Delegación del Gobierno, con las obras del Metro al fondo. Patricia Navarro en uno de los balcones de la sede de la Delegación del Gobierno, con las obras del Metro al fondo.

Patricia Navarro en uno de los balcones de la sede de la Delegación del Gobierno, con las obras del Metro al fondo. / Javier Albiñana

–¿Alguno de esos equipamientos educativos se van a poner en marcha en el corto plazo?

–Lo primordial es que aquellos que están en marcha, pero que no llevan el ritmo que deberían haber llevado, tomen un impulso. Tenemos centros educativos tan importantes como el instituto de Teatinos o el de Torre de Benagalbón que están en marcha, que se prometieron hace más de diez años, que ya van con esa década de retraso y que sí o sí tienen que estar abiertos a principios del curso escolar. Luego habrá que ir viendo, y en eso me consta que está la Consejería, ese mapa de infraestructuras educativas estableciendo las prioridades en cuanto a la población presente y futura. Establecer un calendario, pero sobre todo tener planificación, que es de lo que ha adolecido el anterior Gobierno.

–¿Se compromete a que tanto el de Teatinos como el de Torre de Benagalbón abran a inicios de curso?

–Es un compromiso del Gobierno en su conjunto. Creo que las obras están ya bastante avanzadas y a no ser que haya algún impedimento de carácter técnico, que no debe de haberlo, no creo que haya ningún problema con que se abran las puertas el próximo curso.

–Usted sigue siendo la secretaria general del PP de Málaga. ¿Esa dualidad de cargos no le supone un problema?

–El único problema se lo plantea mi familia, que le dedico un poquito de menos tiempo que antes. Pero no, no tengo ningún problema, es perfectamente compatible tanto legalmente como estatutariamente por el partido y lo único que sí que hay que echarle más horas, sobre todo con lo que se nos avecina, que son varias elecciones. Al final, a mí lo que me permite un cargo y otro es tener un conocimiento muy profundo de nuestra provincia, de las necesidades que hay, conocimiento personal incluso de alcaldes, concejales e instituciones de Málaga. Y yo creo que eso es una ventaja para ejercer este cargo y también el otro.

–Lo digo porque alguien podría criticar que van ustedes a utilizar esta Delegación para hacer política de partido.

–No se hizo con el anterior Gobierno, que el secretario general del PSOE era también delegado del Gobierno de la Junta [José Luis Ruiz Espejo]. Mantuvo la dualidad y desde el PP no le afeamos nunca que hiciera eso, porque vimos que había una compatibilidad y complementariedad de sus labores. Con lo cual entiendo que ahora no tiene por qué haber ninguna crítica. No la he escuchado, y si la escuchara creo que tendría argumentos más que sobrados para poderlas rebatir.

"Estoy convencida de que en esta legislatura tenemos capacidad de avanzar en el proyecto de la autovía a Ronda”

–¿Va a tener la misma predisposición para recibir a un alcalde del PP que a uno del PSOE?

–Absolutamente. No solo eso, esta semana me he visto con la alcaldesa de Marbella [PSOE], y le acabamos de dar cita al alcalde de Cártama [PSOE] y el primero que me pidió una visita fue el alcalde de Almáchar [IU]. No tengo ningún problema. Yo el papel institucional lo tengo clarísimo, y ahí no distingo colores ni ideologías.

–La impresión unánime es que casi todos los nombres de ‘la nueva Junta’ son personas afines a Elías Bendodo, ¿es así?

Elías Bendodo es un dirigente político de Málaga, Andalucía y España del PP que conoce internamente muy bien el partido, y todos al final somos compañeros. Que existan buenas relaciones con la consejera de Cultura [Patricia del Pozo] o el de Hacienda [Alberto García Valera]... no es ninguna noticia, si somos compañeros de partido y hemos compartido labores todo este tiempo es lo normal. Pero por encima de afinidades y amistades, lo importante es que nadie puede poner un pero a la capacidad de gestión contrastada que tienen la mayoría de ellos. Ahora, si usted lo que me quiere preguntar es que hay mucho malagueño ahora mismo en la Junta…

–Bueno, esa es otra de las cosas que se ha dicho.

Este Gobierno, efectivamente, es muy malagueño, empezando por el presidente [Juanma Moreno], el consejero de Presidencia [Elías Bendodo], el de Educación [Javier Imbroda], la de Empleo[Rocío Blanco]... y después cargos intermedios de mucha responsabilidad que también son malagueños. Pero es que yo creo que hacía falta que en el Gobierno de la Junta hubiera no solo más malagueños, sino más andaluces de la Andalucía oriental. Es importante que Andalucía se vea desde otro prisma y creo que vista desde ojos de Málaga, Andalucía podrá ganar y tener ese impulso que no ha tenido estos últimos años.

–En campaña insistieron en que iban a desbloquear proyectos pendientes, ¿por dónde se va a empezar?

–Pues mira, acabamos de tener una comisión de urbanismo donde se ha aprobado PGOU de un municipio que es Macharaviaya, que llevaba 18 años de la ceca a la meca. Eso va a ser una prioridad, porque de los instrumentos de planeamiento depende el desarrollo, el progreso y el futuro de nuestros pueblos y ciudades. Y tener bloqueado durante ocho o diez años que es la media que se tarda en tramitar y aprobar de forma definitiva un PGOU en Andalucía, es tener asfixiadas las posibilidades de crecimiento y progreso que tienen esos pueblos.

Navarro, en un momento de la entrevista. Navarro, en un momento de la entrevista.

Navarro, en un momento de la entrevista. / Javier Albiñana

–¿Han empezado a trabajar en los estudios para llevar la autovía a Ronda?

–Me consta que la Consejería de Fomento ya ha pedido algún tipo de informe al respecto. Estoy convencida de que tendremos capacidad para avanzar en el proyecto en esta legislatura, que ya es un decir, porque se ha anunciado tantas veces y siempre se ha quedado ahí. Está entre los temas más inminentes a abordar.

–En la capital, una de las reivindicaciones históricas es actuar sobre el Guadalmedina. ¿Qué planteamiento tiene el nuevo Gobierno al respecto?

–Retomar los proyectos que hay encima de la mesa para tomar la decisión más oportuna. Ahora mismo hay un proyecto que está también parado y bloqueado, habrá que ver si ese es el proyecto que necesita y quiere la ciudad, si cuenta con el beneplácito absoluto del Ayuntamiento y si hay alternativas a él. Y en todo caso, lo importante para es que, por lo menos en esta legislatura, tengamos claro a dónde debe caminar el proyecto del Guadalmendina. Para nosotros es fundamental que haya una integración urbana lo más plena posible, porque son espacios de los malagueños y les hemos robado la oportunidad de disfrutarlos. Creo que el anterior Gobierno se ha excusado en cuestiones técnicas y normativas para enmascarar la falta de voluntad política que tenía de darle salida y luz verde a un proyecto que es fundamental para la ciudad.

–¿Que no se haya hecho hasta ahora es solo una cuestión política? ¿No hay razones técnicas?

–Yo no digo que no las haya. Digo que se han utilizado para tapar la falta de voluntad política que había. Creo que estamos en el siglo XXI y que alternativas a cualquier problemática de carácter técnico, para darle solución a esa integración urbana del río, pues debe de haberlas.

"Para nosotros es fundamental que haya una integración urbana lo más plena posible [con el Guadalmedina]”

–Sobre el Metro al Civil. Durante la campaña, Juanma Moreno dijo que se iba a llevar en soterrado, y ahora ya ni en soterrado ni en superficie. ¿A qué se debe ese cambio de criterio?

–El presidente dijo varias cosas sobre el Metro. Lo primero y más importante es que tenemos abierta la ciudad en canal por la mano del Gobierno anterior que ha mantenido estas obras durante más de diez años. Si habló un consejero del 11 del 11 del 2011 pues ya vamos, como mínimo, con ocho años de retraso. Esa va a ser la obsesión, que se finalicen cuanto antes las obras del metro en el centro de Málaga. Lo segundo que dijo el presidente es que no iba a llevar el Metro en superficie al Civil en contra del criterio y de la opinión de los vecinos, y eso no se va a hacer. Ahora habrá que ver si los vecinos ven una prioridad para su movilidad el que llegue soterrado o no. Ese proyecto en principio no tiene por qué abandonarse, es una cuestión de priorizar, y nosotros lo que sí hemos encontrado es una demanda importante para que el Metro llegue al PTA.

–¿Es más urgente llevarlo al PTA que al Hospital Civil?

–Desde nuestro punto de vista sí.

–¿Van a asumir el proyecto del tercer hospital tal y como se planteó por el anterior Gobierno?

–En un principio sí. Si los expertos y profesionales sanitarios que han hecho ese proyecto lo ven bien y creen que lo más oportuno y adecuado para Málaga es que esté ahí, nosotros no tenemos nada que decir. Otra cosa es que estamos en una fase muy incipiente, hay que pedir informes y todo eso puede tener ciertas modificaciones.

"Desde nuestro punto de vista es más urgente llevar el Metro al PTA que al Hospital Civil”

–¿Habrá recursos para poner al cien por cien los hospitales de Benalmádena y Guadalhorce?

–Eso está dentro de ese plan de infraestructuras sanitarias, la idea es que así se haga. Pero también es verdad que estamos en una fase de análisis, estudio y diagnóstico de dónde están las demandas y la prioridad con la que hay que atenderlas.

–La Diputación mantiene un embargo al edificio de Correos, propiedad de la Junta, por la deuda que esta tiene con los municipios malagueños. ¿Se va a renegociar ese embargo?

–Se pagó parte de esa deuda, pero el resto genera intereses de demora con lo cual va agrandando y eso es una prioridad, fundamentalmente por no deberle dinero a otra institución, pero también para darle salida a ese edificio que se está deteriorando. Pero sin la primera parte es imposible la segunda. Son cosas que se tienen que hablar.

"No creo que haya problema para que los institutos de Teatinos y Torre de Benagalbón abran el próximo curso”

–¿Se mantiene la idea de darle un uso hotelero?

–Está entre las muchas alternativas que hay, pero no sabría decirle si ahora mismo es la opción que más respaldo tiene.

–¿Carolina España va a encabezar la lista del PP por Málaga a las generales?

–Carolina es nuestra actual número uno y tiene muchas posibilidades de seguir siéndolo, es una gran política, tiene una trayectoria impecable y tiene muchas posibilidades de seguir siendo la número uno. Estamos en pleno inicio del proceso electoral, pero desde luego, por la parte del PP de Málaga, Carolina ha sido una magnífica numero uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios