Marítimas

El pienso para ganado vuelve al puerto de Málaga

  • Iniciado este tráfico en 2017, un protocolo para cargar sin olores podría aumentar las llegadas de barcos ganaderos para avituallarse

Buque ganadero ‘Ghena’ cargando pienso en el muelle número seis. Buque ganadero ‘Ghena’ cargando pienso en el muelle número seis.

Buque ganadero ‘Ghena’ cargando pienso en el muelle número seis. / J. C. Cilveti

La pasada semana el puerto de Málaga fue testigo de una muy significativa operativa de carga de pienso para animales que hoy finaliza. Atracado en el muelle número seis, el buque Ghena, un antiguo cochero de 190 metros reformado para el transporte de ganado, embarcó 4.500 toneladas; una cantidad repartida en cuatro diferentes modalidades de alimento para ovejas y vacas.

Gestionada toda esta operación por la agencia Cabeza Marítima, esta carga, al igual que las que se ejecuten en un futuro, participa de una novedosa iniciativa; un protocolo de actuación para el avituallamiento de barcos de ganado que, en un alto porcentaje evitará la emisión de malos olores durante el tiempo que se prolonguen las labores de este tipo de operativas.

Solventados así posibles problemas como los que se produjeron en julio de 2018 en unos trabajos similares, la opción de convertir al puerto malacitano en un punto estratégico para este tipo de cargas vuelve a estar sobre la mesa. Iniciado en febrero de 2017 el avituallamiento de los denominados livestock carriers que, sin animales a bordo, llegan a Málaga para cargar pienso y viajar a puertos sudamericanos donde se embarca el ganado con destino a países árabes, la gran oportunidad para fijar estos tráficos se centra en la proximidad de la factoría Forcam; una empresa ubicada en la localidad cordobesa de Santaella que elabora alimento para ganado en diferentes presentaciones.

Así pues, ante la facilidad de transportar por carretera estos productos que no está considerados como una mercancía al uso (en este caso se trata de una provisión para el consumo de los animales transportados), el suministro de los buques de ganado constituye una gran baza para puerto de Málaga; una opción que ahora, puesto en marcha un protocolo que minimizará los malos olores, podría incrementar la llegada de este tipo de barcos.

Y aunque la frecuencia de estas operativas dependen de la demanda del tráfico ganadero (en 2017 se realizaron en Málaga 14 operativas, mientras que en 2018 fueron 17 y sólo 5 el año pasado), la llegada del buque Ghena que ha cargado pienso a granel, ensacado y ensilado además de paja, reabre unos movimientos que se continuarán con otro barco que desde hace unos días espera en la bahía para cargar más pienso. Un tráfico de larga duración que ahora, sin malos olores, parece que sí se consolidará en los muelles malagueños.

Más información sobre marítimas en El blog de Juan Carlos Cilveti: La mar de historias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios