Plan de acción para la uva pasa Los retos de la uva pasa moscatel

  • Las administraciones tienen un compromiso con este cultivo tras conseguir el Sipam

  • El plan de acción incluye 64 medidas para su puesta en valor

Una plantación de uva pasa.

Una plantación de uva pasa.

La uva pasa moscatel dibuja el paisaje de la Axarquía. La fisonomía de sus pueblos. La forma de vida de sus habitantes. Sus fiestas y su gastronomía. La singularidad de este cultivo milenario mantenida por generaciones de agricultores y agricultoras fue muy buen entendida por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el pasado año cuando la declaró Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial, el único cultivo de Europa que tiene esta designación.

Pero este reconocimiento debe ser mucho más que un título y así se recogía en el programa Sipam-FAO que dirige el japonés Yoshihide Endo. Las administraciones tienen un compromiso con sus productores y con sus pueblos. "Estamos contentos por las gestiones que se han ido haciendo y porque cada vez hemos ido sumando más agentes que se han incorporado a la declaración Sipam. Hay una buena corriente de cooperación pero hay mucho que hacer del plan de acción trazado inicialmente", expuso Juan Gámez, uno de los impulsores de la declaración Sipam.

El programa recoge 64 medidas que hay que llevar a cabo en torno a la uva pasa porque la finalidad de ésta es el mantenimiento del cultivo y el desarrollo económico de los pueblos a través de diversas iniciativas. "Empezamos con una dinámica muy buena pero hay mucho por hacer. Estamos muy orgullosos con el nombramiento pero la gente del viñedo se pregunta, ¿a mí qué me ha llegado?, ¿puede tener ayudas para sustituir plantas?, ¿para automatizar toldos?”, expresó el también miembro de la Asociación Moscatel. "Cada administración que colabore dentro de sus competencias, pero que echen una mano", añadió.

El alcalde de Almáchar, Antonio Yuste (PSOE), coincidió con esta apreciación reconociendo que también son muchos los vecinas y vecinas que le hacen esas preguntas. "Nos implicamos todos en conseguir ese plan de acción del Sipam para la uva pasa moscatel, todas las administraciones apoyaron la declaración, pero no se puede quedar en una declaración de intenciones", incidió el regidor de uno de los pueblos con mayor superficie de viñedos.

El ámbito de actuación abarca a una veintena de pueblos aunque tienen mayor incidencia en los que conforman la Ruta de la Pasa, esto es, Almáchar, El Borge, Moclinejo e Iznate. "Hacen falta que se adopten medidas económicas que permitan por ejemplo automatizar los toldos gracias al prototipo que ya está diseñado. Eso facilitaría muchísimo la labor a los agricultores y agricultoras. También fue un compromiso de la Junta de Andalucía, la señalización de la zona Sipam que supondrían un impulso en la promoción turística de nuestros pueblos", señaló Yuste, quien añadió el compromiso de la Diputación Provincial de Málaga para adjudicar antes de final de año el Museo y Centro de Interpretación de la Uva Pasa.

Gámez continúo sumando demandas relacionadas con las ayudas económicas directas al cultivo. "Nos preocupa las informaciones que llega de la PAC, ya han desaparecido ayudas y lo que nosotros necesitamos para que la pasa tenga un mejor resultado es que tenga un singular apoyo como singular consideran el territorio", solicitó. Al tiempo, consideró que las ayudas a la reestructuración y reconversión del viñedo de la Junta de Andalucía "deben adaptarse a la orografía de la comarca, porque no son iguales los viñedos de la Axarquía que los de Mollina o Jerez".

"Necesitamos un decreto adaptable para que nuestras uvas den más rendimiento, y podamos sustituir nuestras plantas envejecidas que no producen lo mismo", expuso. "También quisiéramos que hubiese un plus para que a los jóvenes les fuese más fácil acceder a la plantación de nuevos viñedos", dijo, incidiendo en la necesidad de dar respuesta a una serie de peticiones comarcales "en tarea de promoción del producto al que hay que darle valor con el precio y del sitio".

Entre ellas, aludió a la señalización del el territorio Sipam. "Desde los pueblos, a las cooperativas, bodegas, paseros o lagares cuyos propietarios quieran", citó. "Pero también hay que promocionar las uvas pasas moscatel de Alejandría desde la Junta de Andalucía y desde el Gobierno Central. "La promoción es importantísima para nosotros", insistió, sumando al centro de interpretación de Almáchar, el de Estudios de las Pasas y el Vino de Moclinejo, y el de El Borge. "Estos centros son importantísimos porque muestran el territorio, la moscatel, y consiguen que el turismo se funda con el viñedo", concluyó Gámez quien también creen imprescindible la creación de un órgano de gestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios