Málaga

Los dos presuntos parricidas siguen bajo custodia policial en Comisaría de Málaga y el hospital

  • La investigación de ambos crímenes sigue, aunque la subdelegada avanza que parecen “claros” parricidios

Bloque de viviendas en La Unión en el que tuvieron lugar los hechos. Bloque de viviendas en La Unión en el que tuvieron lugar los hechos.

Bloque de viviendas en La Unión en el que tuvieron lugar los hechos. / Javier Albiñana

La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, calificó este miércoles de “hechos desgraciadísimos” las dos muertes de dos hombres a manos de sus hijos en Málaga capital. Gámez indicó que no tienen conexión y que la investigación, en sendos casos, responde a unos hechos en los que, en principio, “parecen claros” y se trataría de presuntos parricidios. No obstante, añadió que las pesquisas continúan su curso “y lo que toca ahora es procedimiento judicial”.

Gámez señaló que “ambos casos pueden responder, por los datos que tenemos en este momento, a desórdenes mentales [de los presuntos agresores] y, por lo tanto, en ese punto está la investigación”.

La subdelegada insistió en que prosigue la investigación y detalló que “la principal diferencia de estos dos hechos tan desgraciadísimos es que en el primero de los casos la mujer está detenida, y en el segundo caso, también está detenido, pero todavía no está en dependencias policiales, ya que se encuentra hospitalizado”.

En el primero de los casos, agentes de la Policía Nacional detuvieron el martes a una mujer de 45 años por presuntamente matar a su padre en la zona de la calle La Unión de Málaga. Los hechos se produjeron en la madrugada del lunes al martes en la vivienda de las víctimas y fueron los hijos de la arrestada quienes avisaron a otros familiares a primera hora de la mañana al percatarse de los hechos. Esta mujer está arrestada, bajo custodia en la Comisaría provincial y pendiente de pasar a disposición judicial.

El otro caso sucedió este martes por la tarde en la zona de El Limonar, también en la capital, cuando un joven de 24 años con enfermedad mental presuntamente mató a su padre a puñaladas en su vivienda y, después, cogió un autobús público para desplazarse al centro de Málaga. Allí, en un hotel en el que se acababa de hospedar, fue detenido por la Policía Local, haciéndose cargo de la investigación la Policía Nacional. El joven también está detenido, bajo la custodia de la Policía Nacional, pero permanece ingresado en el área de Psiquiatría del Clínico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios