Málaga

El primer gran termómetro turístico confía en las reservas de última hora

  • Los hoteleros tienen menos reservas esta Semana Santa que el año pasado, aunque esperan un tirón en los días festivos si las condiciones meteorológicas son favorables

Un numeroso grupo de turistas junto a la Catedral de Málaga. Un numeroso grupo de turistas junto a la Catedral de Málaga.

Un numeroso grupo de turistas junto a la Catedral de Málaga. / javier albiñana

La Semana Santa es el primer termómetro turístico del año y, por ahora, el sector maneja un optimismo prudente ya que el hecho de que tenga lugar en marzo enfría muchas posibles reservas ante la duda del comportamiento del tiempo. Las previsiones meteorológicas no estiman, por ahora, riesgo de lluvia y eso anima a los turistas a liarse la manta a la cabeza y visitar la Costa del Sol, ya que la mayoría de los viajeros en esta festividad es española. Los días claves son el Jueves, Viernes y Sábado Santo, pues al ser festivos congregan a un mayor número de personas.

La Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos) estimó el pasado jueves que la ocupación caería dos puntos este año hasta un 80% de media, de forma que esa ocupación estaría en torno a un 75% entre el Domingo de Ramos y el Miércoles Santo y en un 86% del Jueves al Sábado Santo. En la capital sí se espera una ocupación mayor porque hay miles de turistas que vienen atraídos por las procesiones. Luis Callejón, presidente de Aehcos, mantenía ayer la incertidumbre pese a que ya estamos a Viernes de Dolores. "Estamos cuatro puntos por debajo de la ocupación del año pasado aunque también hay que señalar que en esta ocasión la Semana Santa tiene lugar un mes antes que la de 2017 y marzo es un mes malo porque no se sabe si va hacer frío o calor y los turistas no se motivan tanto", explica el máximo representante de los hoteleros malagueños, quien, no obstante, confía en que "a última hora podamos subir esos cuatro o cinco puntos de ocupación si el tiempo acompaña".

El consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, detalló ayer las previsiones turísticas andaluzas en el Parlamento y subrayó que, en el caso de Málaga, se estima una ocupación total para toda la Semana Santa del 70,2% y del 79,8% para los últimos días festivos. La Junta, por tanto, rebaja 10 puntos la previsión de los propios hoteleros para el conjunto de la semana. Según los datos barajados por la Consejería, Sevilla será la provincia andaluza con más reservas -con una ocupación media del 83,1% en toda la semana y un 88,3% en los festivos- y le seguirían prácticamente a la par Granada y Málaga. No obstante, hay que precisar que la mayor parte de la oferta hotelera sevillana se concentra en la capital mientras que en Málaga está la doble vertiente del turismo de sol y playa -que en marzo no tiene tanto empuje- y del turismo urbano en la capital, que sí estará en niveles de ocupación como los de Sevilla o incluso superiores. En líneas generales el consejero de Turismo apuntó ayer que los datos de la región representan "una buena ocupación porque reflejan un reparto equilibrado entre el interior y la costa", destacó la incorporación del mes de marzo a la temporada alta como reto para que haya turistas durante todo el año y reducir la famosa estacionalidad, y recordó que para motivar a los turistas que están indecisos la Junta de Andalucía está desarrollando desde el pasado 1 de marzo una campaña de promoción específica enfocada en la Semana Santa andaluza. Esta campaña de televisión, prensa, radio y redes sociales se está enfocando principalmente hacia la propia Andalucía -el mejor cliente de la región- Madrid, Castilla La Mancha y Castilla León.

Las reservas hoteleras son importantes, pero no son las únicas. Las viviendas de uso turístico también prevén una alta ocupación en la capital en los días festivos y hay además miles de españoles y extranjeros que aprovechan la Semana Santa para descansar unos días en viviendas de su propiedad o de amigos en la costa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios