Málaga

Le piden 19 años de prisión por asesinar de 18 puñaladas a un amigo y arrojarlo al paseo marítimo

  • Para su novia, que le ayudó presuntamente a deshacerse del cadáver, el fiscal solicita 12 años de cárcel

Ciudad de la Justicia Ciudad de la Justicia

Ciudad de la Justicia / Javier Albiñana

Un hombre se enfrenta a una petición fiscal de 19 años de prisión por asesinar a un amigo en la Navidad de 2018 tras asestarle 18 puñaladas por la espalda y luego, para deshacerse del cadáver, con ayuda de su novia, arrojó su cuerpo al paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso en Málaga.

Esta mañana estaba previsto una vista preliminar en la Ciudad de la Justicia antes de señalarse el juicio con jurado para la petición de la práctica de pruebas complementarias pero se ha suspendido por la renuncia de un abogado, según han informado a Efe fuentes judiciales.

El fiscal en su escrito acusatorio, al que ha tenido acceso Efe, también acusa a la novia del acusado y pide que sea condenada a doce años de prisión por ser presuntamente cómplice del delito de asesinato con alevosía.

El 30 de diciembre del 2018 la víctima estaba con unos amigos en la puerta de un local y sobre las 3:24 horas el acusado salió del establecimiento para fumar y al encontrarse ambos se saludaron "efusivamente", según la versión acusatoria.

El encausado se incorporó al grupo de conocidos y una hora más tarde abandonaron el local para intentar ir a otro bar, aunque estaban todos cerrados.

La víctima, el acusado y su novia fueron a comprar comida y bebida en una tienda nocturna y se dirigieron en coche a la playa de Sacaba.

Una vez en la playa, sobre las cinco de la madrugada, el procesado cogió un cuchillo y salió del vehículo junto con su amigo y "con intención de acabar con su vida, de forma sorpresiva y por la espalda" le asestó dieciocho puñaladas, nueve de ellas por la espalda y el resto en el cuello, costado, cabeza y el brazo izquierdo.

El fiscal mantiene que aunque las heridas en su mayoría eran idóneas para causar su muerte no falleció inmediatamente pero el acusado pidió a la novia, que había presenciado toda la agresión desde el vehículo, que le ayudara e introdujeron el cuerpo en el maletero donde murió desangrado.

Una vez en el vehículo, la novia se puso a conducir y el acusado mandó varios mensajes a un amigo para tratar de disimular que habían dejado a la víctima horas antes y así no ser descubierto y sobre las 6 de la madrugada dejaron el cuerpo en la calzada en la zona del Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso.

Con la intención de deshacerse de cualquier tipo de vestigio incriminatorio, el procesado prendió fuego al móvil de la víctima, a un chaquetón y al cuchillo, que quedó calcinado.

Ambos acusados pasaron semanas desaparecidos y cambiaban continuamente de ubicación para evitar ser descubiertos aunque la novia salió de su escondite y fue detenida el 24 de enero del 2019.

El procesado siguió fugado y se refugió en la barriada de las Tres Mil Viviendas de Sevilla donde fue detenido el 21 de marzo en un operativo especial en el que intervinieron agentes de los grupos de Homicidios de Málaga y Sevilla, además de los GOES. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios