OCIO Éste es el mejor hotel de España y el número 9 del mundo

Málaga CF Pellicer avisa: "Este partido es diferente; tenemos que ser más verticales"

Málaga

La receta de sanitarios de Málaga contra la sexta ola

  • Sanitarios instan a vacunarse y protegerse para evitar que el contacto social de las próximas semanas pase factura como hace un año, cuando tras las navidades se produjo el pico de Covid

Un hombre con mascarilla pasa delante de un escaparate.

Un hombre con mascarilla pasa delante de un escaparate. / Javier Albiñana

Diciembre de 2020: comidas de empresa, cenas navideñas, celebración de Nochevieja, encuentros familiares y mucho contacto social. Finales de enero y principios de febrero de 2021: pico de la pandemia en hospitalizados, ingresados en UCI y fallecidos.

Sanitarios que están en primera línea de lucha contra el Covid advierten que el comportamiento social en estas semanas es clave para que no haya que lamentar luego un repunte de hospitalizaciones y muertes. Por eso dan la receta frente a la sexta ola: vacunación y cumplimiento “a rajatabla” de las medidas para contener el Covid, entre ellas mascarilla, ventilación de espacios cerrados, distancia social e higiene de manos.

“Está en manos de la población que esta sexta ola se quede en una olita, que sea menos grave y que no nos pase lo de enero y febrero como consecuencia de las reuniones navideñas”. Es la apelación a la “responsabilidad” que hace el jefe del Servicio Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional, José María Reguera. Este área es el epicentro de la atención a los enfermos con coronavirus y desde la que se coordina esa asistencia.

Jefe del Servicio Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional, José María Reguera. Jefe del Servicio Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional, José María Reguera.

Jefe del Servicio Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional, José María Reguera. / M. H.

Después de cientos de pacientes atendidos, de haberse puesto muchas veces el EPI, de haber visto morir a personas con el virus, de haber curado a muchísimas más e incluso tras pasar el Covid, es una voz más que cualificada para lanzar una advertencia: “Lo hemos dicho por activa y por pasiva; la pandemia no ha acabado. Estamos entrando en la sexta ola y no sabemos hasta dónde llegará con la nueva variante, la ómicron. La población debe vacunarse y respetar a rajatabla las medidas de protección. Hay que usar mascarillas, mantener la distancia, ventilar los espacios cerrados y evitar las reuniones multitudinarias porque a mayor número de personas reunidas, mayor posibilidad de contagio”.

Reguera pasó el Covid antes de que se declarara la pandemia y el estado de alarma en España. Cuando no había vacuna. Es de los afortunados. Lo superó sin hospitalización y sin secuelas. Por eso apela a los que todavía no se han dado el pinchazo anticovid: “El riesgo de padecer coronavirus grave no estando vacunado es muy superior al de aquellos que están inmunizados”.

José Luis Velasco es el jefe de Neumología del Hospital Clínico, el Servicio sobre el que pivota la asistencia del Covid en ese centro sanitario. Explica que la mayoría de los que ingresan son personas no vacunadas, pero aclara que también hay pacientes vacunados. “Ahora hay menos ingresos por esa inmunización, pero si aumenta la tasa, habrá más ingresos”, advierte.

Y la tasa no para de crecer. Lleva tres semanas subiendo sin parar y casi se ha triplicado en la provincia de Málaga. Una tendencia ascendente en la que la provincia no es una excepción. También aumenta la incidencia en la comunidad autónoma y en España. Repite la misma receta que los demás sanitarios consultados y señala que no hay excusas para no ponerse la mascarilla. “Yo hago toda mi jornada de trabajo con mascarilla y me pongo el EPI para ver a los pacientes con Covid”, comenta.

José Luis Velasco, jefe de Neumología del Hospital Clínico José Luis Velasco, jefe de Neumología del Hospital Clínico

José Luis Velasco, jefe de Neumología del Hospital Clínico / M. H.

Insta en estas semanas en las que las personas se prodigan en reuniones y contacto social a no relajarse pese a estar vacunados. Y recuerda:“Los vacunados también se infectan”. Aconseja que si se participa en una celebración, no debe ser en “una mesa de 50 y sin mascarilla”, sino en mesas separadas de pocos comensales. “Y si luego brindo con los de la otra mesa, con mascarilla”, insiste.Dice que lo que hace falta en esas semanas de fiestas navideñas es “sentido común y responsabilidad”, que pasa por minimizar el número de personas en las reuniones, reducir el contacto social y si hay acercamiento, que sea con protección. “La vacuna da un porcentaje de seguridad, pero nadie está exento de contagiarse. Nosotros, en el hospital, atenderemos todo lo que venga, pero lo mejor es prevenir”, remarca.

A comienzos de este mes de diciembre, el Ministerio de Sanidad recomendó limitar el número de participantes en los “eventos públicos y sociales” de cara a atajar la propagación del virus. Incluso, sanitarios alertaron de los brotes de casos de Covid que se registran al bajar la guardia en reuniones de familia, amigos o trabajo.

Eva Fragero dirige las Urgencias del Hospital Regional. También pasó el Covid en la primera ola. “Cuando no había nada; ni vacunas, ni tratamientos”, afirma. Ahora ya tiene puesta la tercera dosis. El virus le provocó una neumonía y aunque no fue ingresada, sí tuvo que acudir un par de veces al hospital debido a un empeoramiento de su cuadro clínico. Conoce el Covid desde todas sus perspectivas. Como médico de Urgencias en sus guardias; como paciente por aquel contagio; como responsable de gestión, participando en la reorganización del Hospital Regional para dar respuesta a la pandemia; e incluso como familiar, porque tuvo a un ser querido en la UCI.

Eva Fragero Eva Fragero

Eva Fragero / M. H.

Reitera la receta de vacunación, mascarilla, ventilación, distancia y lavado de manos. “El Covid sigue y durará, no podemos bajar la guardia”, señala. Como el resto de sanitarios, pone el énfasis en la inmunización. “Vacunarse no evita el contagio, pero hace que los cuadros sean más leves”, remarca. Hace hincapié además en que lo malo de este virus no son sólo los cuadros agudos derivados de la infección. Matiza que hay pacientes relativamente jóvenes –de 30 a 50 años– que han pasado un Covid moderado, que no han precisado hospitalización porque no estaban graves, pero a los que sin embargo les quedan secuelas importantes.

Sobre las recomendaciones de cara a estas semanas de mayor contacto social que se avecinan con las fiestas navideñas argumenta:“Todos tenemos ganas de volver a la normalidad. Somos sociales, gregarios. Pero hay que ser prudentes. Vacunarse no es sólo una decisión personal, sino de ayudar a los demás. Si nos vacunamos todos, estamos más protegidos todos. Es una cuestión de responsabilidad social”.

Reconoce que las navidades de 2020 –las primeras en pandemia– fueron muy duras. “Podemos estar juntos, pero con responsabilidad. No hay que perder esa responsabilidad. Si todos ponemos nuestro granito de arena, podremos disfrutar y evitar otra ola como la que tuvimos en enero y febrero. Ahora es el momento de evitar que eso se repita”, advierte. Yañade:“Lo que hagamos ahora va a marcar enero, febrero y marzo. Evitar la sexta ola está en nuestras manos”.

Recuerda que el personal de los centros sanitarios lleva “casi dos años con un nivel de compromiso y trabajo importante” y que “lo único que pedimos es responsabilidad para que las olas no se repitan”. Pone en valor el esfuerzo de los profesionales “amoldándonos cada hora para acoplarnos y adaptarnos a algo desconocido; entre todos, haciendo equipo” para ofrecer a los pacientes lo mejor de sí mismos. Por eso insiste en la receta de evitar las grandes reuniones, de hacer grupos burbuja y reducidos, de usar la mascarilla, de ventilar los espacios cerrados. Precauciones que insiste no sólo vendrán bien contra el Covid sino contra todos los demás virus invernales que aumentan en cuanto aprieta el frío.

Blanca Sanz trabaja como enfermera de Cuidados Intensivos del Clínico. Allá por marzo de 2020 le tocó hacer el ingreso del primer paciente que entró en la UCI de hospital de la provincia de Málaga con Covid. Era un compañero del Clínico, tenía otras patologías previas y finalmente falleció. Fue un mazazo. Desde entonces, se ha puesto muchísimas veces el EPI.

Blanca Sanz, enfermera de la UCI del Hospital Clínico. Blanca Sanz, enfermera de la UCI del Hospital Clínico.

Blanca Sanz, enfermera de la UCI del Hospital Clínico. / M. H.

Cuenta que el 75% de los enfermos que entran en la UCI infectados con el virus son personas no vacunadas. “Tengo 51 años y ahora veo muchos pacientes más jóvenes que yo”, comenta. Aunque la mayoría de los enfermos hospitalizados salen adelante, admite que “es difícil” asumir el fallecimiento de pacientes jóvenes.

Luego relata que ahora que ya tienen experiencia, el ingreso en la UCI de un enfermo con Covid no muy complicado puede suponerles casi tres horas de trabajo. Tiempo en el que todas las maniobras deben realizarlas embutidos en sus EPI para no contagiarse. Recuerda que antes de la ampliación de la UCI, el hospital tuvo que habilitar camas de Cuidados Intensivos en el área de partos, en la recuperación posquirúrgica y allí donde había respiradores.

Para que no se repita el pico que hubo tras las pasadas navidades, pide responsabilidad, vacunación, distancia, ventilación y mascarilla. Luego alude al brote de Covid en el que se han infectado 96 profesionales de la UCI del Hospital Regional. “No hay nadie hospitalizado, todos son casos leves porque están vacunados; es un hecho. La vacunación es imprescindible; es lo que está frenando los ingresos y las complicaciones”, argumenta.

Hasta ahora el récord de hospitalizados, ingresos en UCI y muertes de esta pandemia está entre finales de enero y principios de febrero de 2021 como consecuencia de las relajaciones navideñas. Por eso, los sanitarios insisten en que son semanas en las que no se debe bajar la guardia. Es la receta contra la sexta ola, la mejor receta para tantas comidas navideñas...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios