Málaga

El sector residencial aguanta el tirón en Málaga y mantiene sus precios de venta

  • El OMAU constata un aumento cercano al 20% de los valores en el Litoral Oeste de la capital 

  • Los mayores descensos, de apenas el 2,6% y del 2,45%, en el Litoral Este y Centro

Varias promociones de viviendas en construcción en la zona d Teatinos. Varias promociones de viviendas en construcción en la zona d Teatinos.

Varias promociones de viviendas en construcción en la zona d Teatinos. / Javier Albiñana

El modelo residencial resiste en Málaga capital. No sólo por el impulso de nuevas promociones, manteniendo el pulso de ejercicios anteriores a pesar del Covid, sino también en el plano de los precios. El último informe elaborado por el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), dependiente del Ayuntamiento, confirma que los valores del residencial libre se mantienen más o menos estables, con ligeros descensos en el último cuatrimestre, pero con territorios en los que se registran importantes incrementos interanuales.

Es el caso del Litoral Oeste, donde hay una subida del 19,38%. Un parámetro que muy ligado al repunte que la construcción en esta zona, con la puesta en marcha de proyectos como Torre del Río, entre otros. En términos absolutos, el metro cuadrado alcanzó a finales de año los 3.706 euros. No es el único distrito en el que suben los precios respecto a 2019. Otro es Rosaleda, donde se aprecia un aumento del 6,14%, quedando el valor del metro cuadrado en 2.192 euros, y Campanillas, con una variación de apenas el 1,63%, hasta situarse en 2.150 euros el metro.Salvo estos dos espacios, en el resto los precios se mantienen intactos, caso de Puerto de la Torre, o bajan ligeramente. El mayor descenso se localiza en el Litoral Este con un 2,6%, seguido de Centro, con un 2,45%. Justamente las dos zonas donde los precios siguen siendo más elevados. Esta variación a la baja deja el metro cuadrado en la zona Este en 4.696 euros, 125 euros menos que hace un año; mientras que en el casco urbano es de 4.277 euros, 107 euros menos.

Diseño de las tres torres proyectadas en el litoral oeste de Málaga. Diseño de las tres torres proyectadas en el litoral oeste de Málaga.

Diseño de las tres torres proyectadas en el litoral oeste de Málaga.

En su particular análisis sobre el mercado inmobiliario de Málaga, el OMAU apunta que debido al Covid se observa un cierto retroceso de la oferta de vivienda de obra nueva, si bien "los precios se han estabilizado sin tener los descensos que en otras ciudades se han empezado ha manifestar". "La tendencia a nivel estatal es hacia una contención de precios o incluso descensos de pocos puntos, situación que no ha alcanzado todavía a Málaga capital, ni a lo ámbitos residenciales de mayor standing de la Costa del Sol", señala.

"Más que una huida hacia el exterior de los centros urbanos lo que ha producido el confinamiento y el aumento del teletrabajo, es la necesidad de mejorar la calidad habitacional de las viviendas actuales"

Los autores coinciden en que recuperar la actividad anterior a marzo de 2020 "no será seguramente posible hasta 2022 o 2023, y desde luego habrá que hacerlo aprendiendo lecciones a veces difíciles de asumir". En el caso del residencial, señala que hasta septiembre la oferta de viviendas que a nivel provincial descendió un 38%, con 3.958 viviendas frente a las 5.850 de los primeros nueve meses. Pero tanto la capital de la Costa del Sol como Marbella escapan a esta tendencia.

Respecto a la apuesta de los nuevos compradores por unifamiliares en las periferias, el OMAU entiende que aún no hay tendencias para afirmar o verificar esa posible demanda, y añade que "más que una huida hacia el exterior de los centros urbanos lo que ha producido el confinamiento y el aumento del teletrabajo, es la necesidad de mejorar la calidad habitacional de las viviendas actuales, hacerlas más cómodas y confortables".

“Se ha puesto de manifiesto la existencia de un número considerable de viviendas que carecen de condiciones mínimas de habitabilidad; la pandemia ha revalorizado las actividades de proximidad, el comercio y los servicios de barrio”, defiende.

Al tiempo, insiste en la carencia que padece la capital de una oferta de vivienda para personas y familias de medio y bajo poder adquisitivo, entre los que los jóvenes tienen gran presencia. Sobre ello, recuerda que la tasa de emancipación de los jóvenes hasta los 29 años es solo del 15,9%, casi dos puntos por debajo de la media nacional, y la tasa de paro en ese nivel de población ha supuesto un aumento con la pandemia del 52,2% en octubre de 2020 respecto a 2019, muy superior a otras zonas menos vinculadas a los servicios turísticos (Madrid 35,3%, Barcelona 34,4%, Valencia 36,0% o Sevilla 30,75).

"Ciertamente es interesante que la ciudad sea atractiva para grupos de inversión, lo que muestra el dinamismo económico y urbano de una parte de la sociedad, pero también es necesario equilibrar las necesidades de vivienda de una parte sustancial de la población con políticas publicas de vivienda que prácticamente son inexistentes, con la excepción de las que ha venido y sigue realizando el propio Ayuntamiento de Málaga”, apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios