Málaga

El sedentarismo impera en las aulas, según un estudio de la UMA

  • La investigadora Adriana Nielsen aboga por cambiar el modelo actual implantado en los colegios, que ve el escenario ideal para aumentar la actividad física

Niños juegan en el patio de un colegio.

Niños juegan en el patio de un colegio. / M. H.

La Educación Infantil, que va desde los cero a los seis años, es un periodo crucial para el desarrollo físico, social, afectivo, psíquico y emocional de los menores. La investigadora del Laboratorio de Motricidad Humana de la Universidad de Málaga (UMA) Adriana Nielsen lidera un estudio en el que ha analizado la cantidad e intensidad de movimiento realizado por más de 150 niños mediante acelerometría, constatando que estos pasan la mayor parte del tiempo de la jornada escolar de forma sedentaria.

Esta profesora del Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte, tras el estudio de nueve clases de cuatro centros escolares de Educación Infantil de Málaga, ha evidenciado que los menores tan solo realizan 60 minutos de actividad física durante la mañana -20 minutos realizando actividad física ligera y 40 minutos en actividad física moderada vigorosa- de los 300 minutos que ocupan la jornada escolar, frente a los 180 de actividad física diaria -de los que 60 deberían ser moderada vigorosa- que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según señala la experta, los niños por la tarde deberían realizar 120 minutos de actividad física en los que se incluyeran 20 minutos de moderada a vigorosa, han precisado desde la Universidad de Málaga en un comunicado.

A pesar de que es en la Educación Infantil cuando se debe enfatizar el desarrollo de habilidades motrices básicas, ya que en esta etapa de crecimiento comienza a construirse una fuerte conexión entre la acción y la cognición, la mayoría de las investigaciones realizadas hasta el momento se centran en lograr una buena forma física y un peso corporal saludable entre los menores, prestando escasa atención al rendimiento cognitivo, ha explicado Nielsen.

Beneficios sobre la cognición

La investigadora, no obstante, señala los efectos beneficiosos del ejercicio sobre ciertos aspectos de la función cerebral importantes no sólo para la educación, sino para el desarrollo integral de los menores. Por ejemplo, el incremento del flujo sanguíneo cerebral que conlleva un aumento de la oxigenación y del suministro de glucosa a ciertas áreas neurales encargadas del procesamiento superior o el razonamiento.

Nielsen asegura que después de la actividad física se regulan y se incrementan los niveles de neurotrofinas, que se han asociado con la mejora en el aprendizaje a corto y largo plazo. Además, los niños que realizan movimientos corporales kinestésicos fortalecen las conexiones neuronales de su cerebro.

Más actividad física en los colegios

En su investigación, la profesora de la Facultad de Ciencias de la Educación cree necesario cambiar el modelo metodológico actual implantado en los colegios que, según destaca, son el escenario ideal para aumentar la cantidad de actividad física que realizan los menores.

Su propuesta es incrementar, mediante el juego, la práctica de ejercicio físico regular; integrar el movimiento en los programas curriculares, incluir sesiones de actividad física con una demanda cognitiva concreta y optimizar las oportunidades de movimiento en los recreos, que es donde el ejercicio físico se intensifica, tal y como han constatado en este estudio.

"Este tipo de planificación tendrá una gran repercusión sobre aspectos como el rendimiento cognitivo y académico, la velocidad de respuesta, la motivación o la atención", asegura Nielsen, que en este trabajo ha contado con la colaboración de los profesores de la UMA Ramón Romance y Juan Carlos Dobado.

Emplear metodologías activas, configurar espacios de aprendizaje que induzcan al desarrollo de la actividad física, integrar esta, mediante el juego activo, en las actividades propuestas para abordar los contenidos o dedicar de 40 a 60 minutos diarios a la psicomotricidad son algunas de las acciones concretas que plantea introducir en la jornada escolar esta investigadora de la UMA.

Los resultados de este estudio han sido publicados en la revista científica International Journal of Environmental Research and Public Health. Para su desarrollo se ha contado con la participación de los colegios Maruja Mallo (Alhaurín de la Torre) y María Zambrano (Mijas), además de Gamarra y El Divino Pastor, ambos en la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios