Málaga

La tibieza de De la Torre con Invader

  • Preguntado por si hay que actuar contra el artista callejero por intervenir en 15 edificios del Centro, el alcalde pide conocer "qué ha pasado" en las otras ciudades donde ya ha actuado

Uno de los mosaicos de Invader en el Palacio Episcopal. Uno de los mosaicos de Invader en el Palacio Episcopal.

Uno de los mosaicos de Invader en el Palacio Episcopal.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, volvió a dar ayer una nueva muestra de tibieza con la invasión que hace ahora más de un año protagonizó Invader sobre una quincena de edificios del Centro histórico, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC). La intervención del artista callejero lejos de merecer la censura y crítica del regidor malagueño ha venido siendo objeto de justificación. Y ello a pesar de que, conforme a la querella emitida el pasado 29 de enero por la Fiscalía de Ordenación Territorial y Medio Ambiente, el creador de los conocidos mosaicos puede ser directamente responsable de un delito contra el Patrimonio Histórico.

Incluso ayer, después de que Málaga Hoy desvelase un paso significativo en la investigación que desde hace meses viene realizando la Guardia Civil, primero por encargo de la Junta de Andalucía y posteriormente por insistencia del Juzgado de instrucción número 6 de Málaga. En concreto, al haber identificado a la persona que está detrás del seudónimo de Invader, de localizarlo en París y de precisar incluso su edad.

El regidor insiste en poder exponer los mosaicos fuera del Centro histórico

Ante la posibilidad de que Invader acabe siendo citado por el juzgado encargado del asunto para que preste declaración en calidad de investigado, este periódico interpeló al mandatario local acerca de la idoneidad o no de actuar contra el artista francés. La respuesta del alcalde vino a incidir en la comprensión con la que parece asumir su actuación, realizada sin disponer de los permisos necesarios ni de los propietarios de los edificios del casco antiguo ni de la Consejería de Cultura, indispensable para una intervención de este calado.

"No tengo datos para ello", contestó de inicio, para agregar: "Para poder contestar a esa pregunta tendría que saber, y no lo sé, en cuántas ciudades hay producción de Invader y qué ha pasado en esas ciudades; a partir de ahí estaría en condiciones de responderle". Con ello, De la Torre vino a apuntar la necesidad de si, como ha ocurrido en la capital de la Costa del Sol, donde la Junta instó a la retirada de los mosaicos, en el resto de ciudades ha ocurrido lo mismo, "para ver en paralelo qué ha pasado en esos casos". Según la página web vinculada a Invader, se cuentan 3.676 obras repartidas en un total de 76 ciudades de todo el mundo. Y, por lo que se sabe, en la mayoría de ellas han podido mantenerse, sin que existiese la demanda por parte de la Administración para proceder a su retirada.

Un argumento en el que se viene apoyando el alcalde desde el momento en que se materializó la invasión, a finales de mayo del año pasado. Son numerosas las ocasiones en las que De la Torre ha aludido a la necesidad de estudiar lo que viene sucediendo desde hace años en otras comunidades y ciudades en las que el artistas francés ha materializado actuaciones semejantes. "Debiera preguntar en otras comunidades donde se haya producido caso parecido, como Cataluña o País Vasco; donde puede haber edificios de posible interés que pueden tener algún tipo de protección", dijo hace justo un año. Todo ello en un contexto en el que ha sido instado en reiteradas ocasiones por la Administración regional a proceder a retirar los mosaicos.

Ayer mismo volvió a insistir en la idoneidad de analizar un espacio alternativo al Centro en el que poder trasladar los invader, de manera que no sea necesaria la autorización del Gobierno regional. "Lo que quiero plantear es que esas piezas y mosaicos, que tienen una cierta fama a nivel universal en otras ciudades, pueden ser un activo si se sabe manejar bien esta digamos crisis", expuso. Tras muchos meses de insistencia, el Ayuntamiento acabó por reclamar a los propietarios de los edificios que intervengan sobre los mismos para reponer el estado original, es decir, que retiren los mosaicos. Dos de ellos ya lo hicieron. Aunque ahora se abre el Consistorio a asumir los costes de la intervención a cambio de quedarse con las obras.

Una manera de afrontar la situación que, al menos en el plano teórico, contrasta con la decisión del juzgado y de la Fiscalía. Muestra de ello es que a la querella contra el artista galo, se suma la presentada también contra el director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga, Fernando Francés. Sobre el gestor, la Fiscalía tiene claro que, todas las pruebas conocidas, apuntarían a su implicación en la actuación de Invader. "Si bien la colocación material de los azulejos fue llevada a cabo, bien por sí mismo, bien con la ayuda de terceras personas, por el artista urbano conocido como Invader, de las investigaciones policiales efectuadas (…) se deduce con claridad la intervención en los hechos del también querellado Fernando Francés", se precisa en el escrito. Ayer, preguntado por el papel del Ayuntamiento o del CAC, De la Torre negó vinculación alguna con los hechos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios