Málaga

Los últimos estudios confirman la escasez de hidrocarburos en Repsol

  • Jiménez dice que los restos son de poca entidad y que podrían tratarse con un método natural

Infografía del parque proyectado en los antiguos suelos de Repsol. Infografía del parque proyectado en los antiguos suelos de Repsol.

Infografía del parque proyectado en los antiguos suelos de Repsol.

Los primeros avances de los dos estudios encargados a principios de año por el Ayuntamiento de Málaga para profundizar en el estado real de los antiguos suelos de Repsol y su grado de contaminación parecen arrojar resultados favorables para los intereses municipales. Según confirmó a este periódico el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, que la pasada semana se reunió con los responsables de las consultoras, lo que han encontrado es "poco volumen de restos con presencia de hidrocarburos, que además se encuentran en estado de irisación". Ello implica, precisó, que no se trata de crudo sino de un material "en un estado inferior al hidrocarburo".

De confirmarse estos extremos una vez esté finalizada la redacción del trabajo de campo, el equipo de gobierno del PP tendrá mucho ganado en su aspiración a impulsar cuanto antes la redacción y aprobación del proyecto de urbanización del sector, sobre el que se quiere desarrollar un parque de unos 130.000 metros cuadrados de superficie. Una zona verde en la que tendrá cabida un gran zócalo comercial, en la franja de terreno más próxima al soterramiento de las vías del tren, sobre el que se levantarán cuatro torres de uso residencial y terciario (tres de ellas de titularidad municipal; una de la Sareb).

Conforme a estas mediciones provisionales, que contrastan con las primeras estimaciones realizadas en su momento por la Sareb (como copropietaria del sector) y con las mediciones dadas a conocer recientemente por el grupo municipal Málaga Ahora, la envergadura de la recuperación ambiental a la que ha de ser sometida la parcela será mucho menor. Y ello tendrá, necesariamente, repercusiones no solo sobre los plazos de materialización de las fases previas a la construcción del parque, sino también sobre el coste final de estas actuaciones.

Según las aportaciones realizadas por las dos empresas contratadas, Ramboll y Smarting, no se descarta incluso la posibilidad de que dada la escasa concentración del material y el escaso volumen del mismo, no sea necesario retirarlo para su tratamiento en un vertedero especializado en residuos peligrosos. Como alternativa a perfilar se encontraría la posibilidad de emplear tratamientos naturales, tipo bacterias, para el saneamiento del espacio afectado.

Las dos firmas iniciaron sus trabajos en la parcela a mediados del pasado mes de enero. En aquel momento, desde el Ayuntamiento informaron de que los datos servirán para llevar a cabo un procedimiento de actuación voluntaria con el objetivo de proceder a la remediación del suelo, dentro de la normativa ambiental vigente, acorde con los riesgos que se detecten y en función de los futuros usos de la parcela. Con esta actuación se buscaba ahondar en la labor previamente encargada por la Sareb a Inerco, que realizó 140 catas, de las que sólo seis presentaban indicios de contaminación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios