Málaga C.F.

BlueBay pasa al ataque

  • La cadena hotelera vuelve a la escena con un comunicado en el que tiende la mano a las instituciones y arremete contra Al Thani

  • "Su prioridad no es ni ha sido nunca el club", dicen

Jamal Satli Iglesias (segundo por la derecha), presidente de BlueBay, junto a algunos ex futbolistas del CD Málaga y su abogado, Gonzalo Hervás. Jamal Satli Iglesias (segundo por la derecha), presidente de BlueBay, junto a algunos ex futbolistas del CD Málaga y su abogado, Gonzalo Hervás.

Jamal Satli Iglesias (segundo por la derecha), presidente de BlueBay, junto a algunos ex futbolistas del CD Málaga y su abogado, Gonzalo Hervás. / javier albiñana

"Ante los últimos acontecimientos que se están viviendo respecto del presente y futuro del Málaga Club de Fútbol, BlueBay Hotels desea hacer los siguientes comentarios y afirmaciones". Así comenzaba el comunicado oficial de la hotelera, en pleno litigio con el presidente del Málaga, Abdullah Al Thani. BlueBay ha olido la sangre y se lanza a por su presa. La figura del actual dueño de la entidad pasa por sus horas más bajas desde que llegó. Se junta la deriva institucional, el descenso a Segunda, sus encontronazos con De la Torre y Bendodo y el fin de la vía penal y el paso a la civil. El tablero se le ha quedado perfecto y no ha perdido la oportunidad para situarse de nuevo en el centro de la escena.

"En la actualidad, BlueBay Hotels está centrado en resolver el litigio abierto con el señor Al-Thani por su incumplimiento de los acuerdos firmados en 2013. Estos acuerdos contemplaban la copropiedad del 97% de las acciones del club y su gestión por parte de BlueBay Hotels para sacar adelante un proyecto viable y sostenible de futuro. El intento del Sr. Al Thani de abrir la vía Penal para dilatar el litigio se ha agotado tras el último fallo que archiva la causa (el cuarto en su contra en vía Penal). Ahora, BlueBay Hotels confía en que, en los próximos meses, en vía Civil, se terminará de dilucidar este asunto", arremetió en el primero de los puntos de su comunicado.

En el siguiente, la empresa de Jamal Satli Iglesias aprovecha para lanzar un guante a las instituciones, cuya relación con Al Thani en las últimas fechas es más que tensa: "BlueBay Hotels manifiesta su total respeto a las instituciones, tanto de la ciudad de Málaga, como provinciales y autonómicas, por su incuestionable involucración, respaldo y apoyo al Málaga Club de Fútbol durante toda la historia de la institución y durante los diferentes devenires que la misma ha sufrido en su vida deportiva. Nuestra experiencia con las instituciones durante la gestión de la crisis en el Málaga Club de Fútbol ha sido siempre positiva y de absoluto compromiso".

En el tercer y último punto, BlueBay da a conocer sus intenciones. Asegura que la empresa no quiere vender y que pretende hacerse con los mandos del club y gestionar la entidad: "BlueBay Hotels es ajeno a cualquier maniobra, negociación o acuerdo con terceras partes respecto del accionariado o control del Málaga Club de Fútbol. De hecho, los tribunales han prohibido al Sr. Al Thani la venta de las acciones del Club como medida cautelar, mientras no se dilucide el caso en sede Civil. La apuesta de BlueBay Hotels ha sido y sigue siendo la gestión de un proyecto deportivo de futuro, que incluía el proyecto de un nuevo estadio y de las zonas comerciales anexas. Lamentablemente, tras el incumplimiento de los acuerdos por parte del Sr. Al Thani hemos podido presenciar como la prioridad de su proyecto, en definitiva, ni era ni ha sido el club".

En estas últimas líneas arremete duramente contra el propietario del Málaga y recuerda parte del proyecto de la cadena hotelera. Allá por abril de 2016, Jamal Satli Iglesias y el abogado Gonzalo Hervás se pusieron delante de las cámaras para presentarse ante los medios y, por tanto, ante el malaguismo. Entre otras muchas cuestiones, se vino a decir que no habría desembolso económico y se pidió a los dueños del estadio (Ayuntamiento, Diputación y Junta de Andalucía) la propiedad de La Rosaleda para convertirla en un estadio de cerca de 50.000 espectadores, mezclado con un hotel de lujo y unos bajos comerciales de primera. Eso además de embovedar el Guadalmedina para hacer aparcamientos, un parque ecológico y zonas verdes. Todo con un coste aproximado de entre 40 y 50 millones de euros. Fueron algunas de sus líneas maestras y estuvieron escoltados por ex jugadores del extinto Club Deportivo Málaga como Santi Llorente, Muñoz Pérez, Burgueña o Astorga.

Alrededor de las 21:00 llegó la reacción del jeque, respondiendo en inglés y vía Twitter a la información publicada por Málaga Hoy al respecto. "Many dreams. God willing soon will appear the right", que viene a ser algo así como "Muchos sueños. Dios quiera que pronto salga la verdad". Aunque la cantidad de traducciones posibles del término right, junto al nivel de inglés del jeque (y lo enigmático que suele ser expresándose), dejan abierta la vía de que se refiera al proceso judicial que pronto decidirá quién lleva la razón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios