málaga cf

Diego, a toda máquina

  • Muñiz cuenta con el central, al que se enfrentó en su etapa en el Sevilla Atlético y que tiene experiencia en Segunda

  • El jugador se prepara en verano para una temporada importante

Diego González, durante un entrenamiento de la pasada temporada. Diego González, durante un entrenamiento de la pasada temporada.

Diego González, durante un entrenamiento de la pasada temporada. / javier albiñana

El Málaga y Diego González tienen claro que, pese al descenso de categoría, están mejor unidos que separados en la coyuntura actual. El central gaditano continuará, salvo que el mercado se altere de manera inesperada, la próxima temporada en el club blanquiazul. Muñiz le ve apto para ayudar, tiene experiencia en la categoría y los informes que ha recabado del club son bastante buenos en cuanto a implicación y a nivel grupal. Sus lágrimas tras la derrota ante el Espanyol denotaban compromiso. Es esencial para el técnico crear un bloque que reme en la misma dirección. Diego conoce la Segunda División, jugó 34 partidos con el Sevilla Atlético (también cinco con el primer equipo) en la temporada 2016/17, en la que el filial nervionense hizo un temporadón en la categoría con el ahora malaguista como mariscal defensivo. Muñiz conocía bien a ese filial, de hecho pescó de él a Ivi para jugar en Primera cuando ascendió con el Levante.

A sus 23 años, Diego González está ante una temporada importante en su carrera. No tuvo apenas vacaciones en los dos veranos anteriores, enlazó prácticamente tres temporadas sin descanso por la fase de ascenso a Segunda A que vivió con el Sevilla Atlético en 2015/16 y el Europeo sub 21 de 2017, en el que salió subcampéon con España y tras el que fichó por el Málaga. Ello repercutió en que sus rodillas se cargaron y le avisaron durante esta temporada pasada. Evitó pasar por el quirófano con un tratamiento conservador, pero fue a trancas y barrancas durante el año. Se sacrificó, algo también valorado por el club, jugando como lateral izquierdo y acabó jugando la mitad de la temporada (18 partidos) a las órdenes de Míchel y José González.

El jugador ha fortalecido sus rodillas trabajando durante la postemporada

En la postemporada, Diego González ha seguido una rutina de trabajo desde que acabó la campaña para llegar a punto para la siguiente. Se quedó algunas semanas en Málaga para hacer trabajo de acondicionamiento con el personal del club. Ahora pasa el tramo final de las vacaciones en su Chiclana de la Frontera natal. Hace yoga, pilates y estiramientos para llegar con la carrocería a punto para el duro trabajo de pretemporada.

Diego González fue fichado la temporada pasada desde el Sevilla y firmó por cuatro temporadas, aunque tras las tres primeras el club de la capital andaluza tiene opción de recompra, que no va a ejecutar en éste. En el centro de la defensa ahora mismo están con contrato, además de Diego, Ignasi Miquel y Luis Hernández más Koné, Mikel Villanueva y Luis Muñoz, que regresan tras sus cesiones al Estrasburgo, Cádiz y Lugo. El central catalán, que llegó el invierno pasado justamente desde el equipo gallego, tiene novias en Primera y su salida es posible. Eibar, Getafe y Espanyol se han interesado por sus servicios. Luis Hernández tiene peor cartel después de su deficiente año anterior, unido a su elevado sueldo. Con Koné no se cuenta, la salida de Villanueva también se intentará y la situación de Luis Muñoz, que aún podría tener ficha con el filial y alternar, hay que decidirla en las próximas semanas. También puede jugar ahí Miguel Torres, con el que también hay dudas de su continuidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios