Málaga CF | Entrevista

Héctor Hernández: “Somos líderes porque el Málaga es igual de intenso todos los días”

  • "Antes no era tan trabajador en el campo, ahora me voy mentalizando", confiesa el punta en una entrevista a Málaga Hoy

  • "La clasificación hay que mirarla, los demás aprietan", dice

Héctor Hernández, jugador del Málaga CF, posa para Málaga Hoy en La Rosaleda. Héctor Hernández, jugador del Málaga CF, posa para Málaga Hoy en La Rosaleda.

Héctor Hernández, jugador del Málaga CF, posa para Málaga Hoy en La Rosaleda. / Javier Albiñana (Málaga)

Héctor Hernández (Las Palmas, 1995) busca su lugar en el mundo del fútbol. Pese a su juventud le ha dado sorbitos a la gloria, pero es algo que anhela en mayores cantidades. Se toma esta aventura en el Málaga como un máster para seguir creciendo como futbolista. Abierto, muestra simpatía en cada respuesta, pero no regala oídos de manera gratuita. En su cabeza está ser titular y marcar muchos goles. No sabe cuándo, sí que llegará.

–¿Esperaba ser titular ante el Numancia?

–A ver, con la baja de Harper, tanto Koné como yo o hasta Juanpi, que lo estuvieron probando, teníamos posibilidades. Yo tenía pensando jugar como cualquiera de ellos. Al final fue Koné, que hizo un gran partido. Yo entré en los últimos minutos. Lo de la titularidad fue decisión del míster, yo tengo que seguir trabajando y aprovechar los minutos que tenga y seguir mejorando.

–Cuando uno trabaja tanto como cualquier otro pero no llegan los minutos deseados, ¿cómo se afronta?

–Es una etapa en la que tienes que ser fuerte mentalmente. En este mundo nunca puedes bajar los brazos. En el Albacete me pasó que un año fue el pichichi del equipo y al siguiente, no jugué por diversas circunstancias. Este año vine con muchas ganas e ilusión, sabiendo que puedo ser importante para el equipo y no estoy teniendo muchos minutos. Pero estoy contento por el hecho de que me siento bien conmigo mismo, estoy trabajando como el que más, como me decía, intento seguir mejorando y cuando tenga la oportunidad, tratar de aprovecharlo lo mejor posible marcando goles. Al míster no tengo nada que reprocharle, estoy contento con él, habla muchas veces conmigo y me dice que estoy trabajando bien. Cuando me dé más minutos trataré de demostrarle que puedo ser titular.

–¿Tiene el Málaga la mejor delantera de Segunda?

–Yo creo que sí. Tenemos mucha competencia arriba y cualquiera que juegue lo puede hacer fenomenal.

–¿Qué tal es la convivencia en ese vestuario?

–De los mejores en los que he estado en mi carrera profesional. A pesar de haber mucha competencia también hay mucho respeto y profesionalidad y eso se traslada al campo de fútbol.

–¿Quién le ha sorprendido más en lo personal?

–Es que me llevo muy bien con todo el mundo, no tengo predilección por ninguno. Con algunos hablo más, pero estoy muy contento con este equipo. Y también por cómo me tratan a mí.

–¿Nota el salto de un club como el Albacete al Málaga?

–No es por menospreciar al Albacete porque pasé un año muy bueno y me trataron fenomenal, pero yo creo que el Málaga es un equipo de Primera de toda la vida. Se nota en la afición, en todo.

–Ya ha visto rugir a La Rosaleda hasta después de encajar un gol. ¿Tiene pensado lo que va a hacer cuando usted sea el causante de esos rugidos?

–Es una esperanza que tengo, contar con más minutos, darle alegrías a este club y esta afición. Si puede ser con goles y ganando partidos...

"¿La mejor delantera de Segunda? Yo creo que sí, tenemos mucha competencia arriba", asegura

–Manu Sánchez dice que usted va a meter 14 ó 15 goles. ¿Exagera o hay tiempo?

–Esto es muy largo y nunca se sabe. Un delantero cuando está en racha... nunca se sabe. Yo nunca me pongo cifras porque en un partido puedes meter dos o tres goles. Cuando coges una racha te puedes poner en esas cifras goleadoras y queda mucha Liga por delante, más de 30 partidos.

–¿Es el gol su mejor cualidad?

–Yo creo que sí. A pesar de no estar teniendo mucha continuidad, yo me he caracterizado por ser un delantero goleador aparte de otros aspectos y cualidades. pero sí.

–¿En qué ha ganado su juego desde que llegó?

–Antiguamente era un jugador no tan trabajador y ahora me voy mentalizando porque cómo está la competencia... hay que currar como el que más y el míster lo pide. Aquí no se puede bajar los brazos nunca. En ese aspecto creo que he mejorado, en el tema de trabajar para el equipo.

–En el Málaga los 10 ó 12 kilómetros no se los quita nadie...

–[Risas] No, eso no te lo quita nadie. Eso seguro.

–11 jornadas, 25 puntos. Están marcando un ritmo histórico. ¿Se puede prolongar esta racha en el tiempo?

–La Segunda División, como todos sabemos, es una competición muy igualada en la que no te puedes relajar ni un momento. Si es cierto que estamos en una dinámica muy buena y se nota que somos un equipo que muchos equipos temen. Como dice el míster, somos un bloque. Atacamos bien, defendemos bien. Eso en Segunda es difícil. También está el grupo de jugadores, ya ha visto que da igual quién juegue, va a hacerlo bien. Eso en la categoría se va a notar a largo plazo.

–Es curioso, el equipo asimila los cambios en el once con mucha naturalidad.

–Claro, es lo que vengo diciendo. Como grupo somos muy buenos, pero también profesionales. Aquí día a día... aparte del nivel de calidad técnica del equipo, que es muy alto. Cuando falta un jugador y entra otro... Un ejemplo muy claro es el de Cifu. Estaba a un nivel increíble, lástima su lesión, pero entró Iván y también ha puesto el listón muy alto.

–¿Todos los días es así de intenso el Málaga?

–Sí, todos los días. Por eso estamos así, por eso en la clasificación vamos primeros. Y tenemos que seguir así día a día, esto es un camino largo y no podemos aflojar en ningún momento. Además que tampoco el míster lo permite.

–Aún quedan siete u ocho meses de competición, ¿pueden aguantar ese trajín?

–Sí, yo creo que sí. Cuando estás en buena dinámica, si sigues con el trabajo bien hecho, el karma te lo devuelve. Si seguimos en este camino le vamos a dar muchas alegrías a nuestra afición.

"Creo que el equipo puede mantener este ritmo todo el año; si trabajas, el karma te lo devuelve", afirma el delantero

–¿Es usted de los que mira la clasificación?

–Hay que mirarla, hay que mirarla porque los demás equipos también están apretando.

–Usted ya conoce la Segunda y las ventajas y desventajas son relativas, ¿cree que hay algún tapado?

–El Alcorcón. Es un equipo que me ha sorprendido y que está arriba y demostrando que es un buen conjunto. Es de esos tapados que a lo mejor no tienen tanto nombre como Deportivo, Las Palmas, Osasuna.

–Hablemos un poco de usted. ¿Quién le descubre?

–A mí me metió en el fútbol la madre de un amigo mío del barrio con siete años. A mis padres no les dio nunca por apuntarme al fútbol. Una tarde la madre de este amigo nos llevó a ambos al Huracán, que es un club pequeño de Las Palmas, que es donde empecé. Yo llegué a casa emocionado, no recordaba ni cómo se llamaba el equipo. Le dije a mi padre:“Papá, que me han apuntado al fútbol”. Me preguntó por el nombre y le respondí que empezara a decirme equipos. Me sonó uno y le dije “sí, ese”. No recuerdo si acerté o no. Así empecé poquito a poco a destacar en esas categorías. Me entrenaba Manolo El Pollo. Le preguntaba a mi madre si yo había jugado alguna vez al fútbol. Se quedó asombrada porque fue a los pocos días de apuntarme.

–¿Era abusón de pequeño?

–Era bastante chupón de balón. No sé cuántos goles metía... Un año llegué a meter 103 goles, creo que en infantiles, estando ya en Las Palmas. 70 u 80 de media. Me pasaron al Juvenil A siendo yo de primer año. Hice una buena temporada, creo que metí 24 goles. Me llamó la selección canaria, donde hice un buen papel. De ahí, después de jugar la Copa Atlántico con España, México y Portugal, me llamó la selección española. Ahí fue cuando el Atlético de Madrid se fijó en mí.

–¿Cómo fue el cambio de pasar de un ambiente familiar en la isla a plantarse en la capital?

–Estaba nervioso pero por las ganas de ir. Me daba cierta pena dejar a familia y amigos atrás, pero yo de pequeño tenía el sueño de ir a la península a un gran club. La verdad es que fui con muchas ganas y me adapté bastante bien a Madrid. Sí es cierto que el primer año en la residencia no tan controlado, pero me adapté bien.

–¿No le resultó duro?

–Es verdad que ese año tuve las lesiones de clavícula y tal que me pararon bastante, pero también fue un buen año porque debuté con el primer equipo, hice muchos goles con el filial...

–¿Cómo fue el momento en el que le comunicaban que le tocaba jugar con el primer equipo del Atlético?

–Uf, como el sueño de cualquier niño. Además en el campo en que debuté, en el Vicente Calderón, encima el primer balón que toco acaba en gol... imagínese. Es una sensación increíble. Que el Fondo encima cantase mi nombre... Son muchas sensaciones las que te pasan por la cabeza.

–¿Cuánto le duró la nube?

–El año siguiente hice la pretemporada con el primer equipo y el Cholo contaba conmigo. Tuve ofertas y el Atlético las rechazó porque me querían ahí. Y bueno, ese año empiezo con ellos. Pero con el filial cuando bajaba no tenía la continuidad que deseaba. Después me lesioné del isquio, de un dedo del pie en el que me salió una especie de quiste y estuve todo el año fastidiado.

–¿Eso terminó de cortarle las alas allí?

–Por así decirlo.

–¿Se ve con posibilidades reales de volver o eso es algo que ya no está en sus planes?

–Tengo contrato con ellos. Tengo la esperanza todavía de llegar y asentarme allí. Es un club al que tengo mucho cariño. Lo siento como una segunda casa.

–¿Con quién conectó más en aquel Atlético con tanta figura?

–Con Mario Suárez tuve buen feeling. Gabi, Juanfran... Allí también te tratan muy bien. A los que suben los tratan con mucho respeto. Ese año estaba con Lucas (Hernández), que éramos los que subíamos, pasábamos mucho tiempo juntos.

–¿Sus mejores amistades son de dentro o de fuera del fútbol?

–De fuera, de fuera. Mi mejor amigo está en Las Palmas. No puedo ni imaginarme lo importante que ha sido en mi vida. También su familia. Él dejó el tema del fútbol para centrarse en los estudios y le está yendo bastante bien. Se llama Pablo y es como si fuera mi hermano. 

"Esto es un camino largo y no podemos aflojar en ningún momento. Tampoco el míster lo permite", confiesa

–¿Le dice a veces aquello que no quiere oír?

–Bueno [ríe], estamos siempre de cachondeo, todo el día de risas. Hablamos cada dos días y nos pueden dar las tantas. Siempre hemos sido sinceros los dos y las cosas que no nos gustan, nos las decimos. Con muchas risas, pero nos las soltamos.

–¿Qué le habría gustado estudiar?

–Me estaba sacando el bachillerato y cuando llegué a Madrid, pues tenía pensado seguir estudiando, para eso fui a la residencia. Pero entre unas cosas y otras, te planteas centrarte más en el fútbol que en los estudios, cosa que a lo mejor no está bien. Ahora me estoy especializando en idiomas. A veces te arrepientes porque si estudias tienes algo aparte del fútbol. Estoy en una academia de inglés en Málaga. Estoy contento porque en esto del fútbol no sabes dónde vas a estar mañana. Un día estás en Inglaterra y el otro en Italia. Y mejor estar preparado que irte para allá sin nada.

–Y cuando no está hablando con su amigo o estudiando inglés, ¿qué suele hacer?

–Tengo a mi novia, María, que lo es todo para mí. Ella viene conmigo a donde yo vaya. Es una vida un poco complicada porque ella también está estudiando, se está sacando Derecho. Lo normal es entrenar y luego pasar el día con ella. También estar con mi perro, hacer vida social con los compañeros. No suelo estar mucho en casa. Siempre tengo cosas que hacer. Aprovecho bien el día.

–¿Qué rincón de Málaga es el que más le gusta ahora mismo?

–El Centro, la zona de Alcazaba, calle Larios, Muelle Uno... No he ido mucho para la zona de Marbella y eso. Casi todo lo hago en plan turístico, cuando viene mi familia o la de mi novia. A ratos estoy como un turista en Málaga. En días de descanso que no tenga nada que hacer me gusta. He ido a Ronda. Me gustaría ir a las Cuevas de Nerja. Y más cosas que se pueden ver por aquí.

–¿Tiene cosas Málaga de Canarias?

–Ahora está haciendo un frío que en Canarias no se conoce [Risas]. El clima, sobre todo, la playa, el ambiente, también es parecido. Te trae recuerdos de Las Palmas

–¿Le pega a los videojuegos?

–Sí, en algún ratillo que tengo. Ahora estoy con el Call of Duty. Antes era el Fortnite.

–¿Y en el FIFA se coge a sí mismo?

–Pues es que soy más de NBA que de FIFA.

–No son pocos los aficionados a la NBA de ese vestuario...

–No soy tan aficionado, pero me gusta seguirlo. Es un deporte que te hace también evadirte de toda la presión del fútbol. No puede ser siempre fútbol, fútbol, fútbol, fútbol... Que me encanta verlo también. También me gusta leer.

–¿Cuál es su jugador favorito de la NBA?

–LeBron.

–¿Ha hecho bien firmando por los Lakers?

–Ha hecho bien, pero tienen que mejorar el equipo un poco.

–Difícil medirse con los Warriors...

–Es que esos... uf. Te pones a mirar el equipo y te da miedo.

–Por la cantidad de estrellas y la manera de ganar avasallando, ¿cree que hay o ha habido algún equipo de fútbol que se pueda comparar a lo que son estos Warriors?

–Yo creo que el Barcelona del primer año de Guardiola. Ganaban todos los partidos por goleada. Con Henry, Etoo y Messi en la delantera... Avasallaban.

–Dijo antes que le gusta leer.

–En los ratos que tengo libres, sí. Las biografías no tanto, pero las historias reales, cosas que han pasado. Me atrae un poco. ¿Música? Reguetón. Y un poco de house.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios