Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga C.F. "Sabemos que hay riesgo alto de lesión"

  • El vestuario malaguista asume las peculiaridades de la situación

  • "Vamos a intentar llegar en las mejores condicionesç", dice Juankar

Juankar y Kellyan García

El Málaga prosigue con el trabajo de grupo. Ya hay grupos más amplios esta semana y se está a expensas de un nuevo protocolo que se puede aprobar este fin de semana para que todos los clubes profesionales puedan acometer ya sesiones más adecuadas a la normalidad, en vista de que en tres semanas puede regresar la competición.

Eso sí, en el vestuario se asume que las peculiaridades de la situación puede provocar coyunturas, como problemas físicos, no esperadas. Así lo avisaba Juankar, uno de los jugadores más experimentados del plantel de Pellicer. "Los conceptos del míster los tenemos mecanizados desde que llegó y la idea es eso, coger la forma física cuanto antes para estar preparados a la hora de competir. Sabemos que hay riesgo alto de lesión por el corto plazo de preparación física, pero vamos a intentar llegar en las mejores condiciones y a seguir peleando”, decía el de Boadilla.

"Además del contacto con los compañeros, las dinámicas cambian. Es diferente entrenar de forma individual a hacerlo de forma colectiva en grupos pequeños porque ya hay contacto, goles, tiros a puerta, centros. Es más parecido a lo que solemos hacer. Esperamos cambiar ya pronto de fase y que pueda empezar el grupo entero”, proseguía el zurdo, que aplaude el comportamiento de sus compañeros: “Creo que siempre hemos sido profesionales y, por mucho que nos hayamos cuidado, hemos estado dos meses parados en casa. No es lo mismo trabajar en tu casa con la bicicleta que venir aquí a entrenar. Somos responsables y nos cuidamos e intentamos coger la forma física cuanto antes y poder rendir al cien por cien como cuando antes de que pasara todo esto”.

En la misma línea se expresaba Kellyan García. El meta canterano ya jugó minutos oficiales cuando Munir fu con su selección. "Teníamos muchas ganas. Era una alegría poder volver a entrenar, pero no me esperaba que la satisfacción fuese tan grande a la hora de ver a los compañeros, interactuar con ellos. El simple hecho de gastar una broma, mirar sabiendo cómo te entiendes en el campo, estar bajo palos y que sean los compañeros los que prueban, que por cierto están todos muy finos, eso para mí es una satisfacción increíble”, decía el valenciano.

“Se nota también porque los compañeros tienen muchas ganas. No es lo mismo estar entrenando solo porque ves que el entrenador te mete caña. Al final es lo que digo, ves que un compañero está dando todo lo que tiene y el hecho de ver eso nos impide bajar los brazos”, proseguía el cancerbero, que habla de cómo adaptarse al fútbol sin público: “Para nosotros la afición es la clave de todo. Siempre han estado ahí y lo mínimo es poder estar a tope, volver reforzados mentalmente. Hemos sentido el cariño a través de las redes sociales y eso para nosotros tiene que ser un índice más para apretar todavía más y para cuando vuelva la competición, aunque sea sin afición, se les pueda dar una alegría y poder conseguir un objetivo”.

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios