Para el Málaga CF-Extremadura Unidad, unidad y unidad

  • El vestuario cierra filas y trata de trasladar un mensaje optimista y de necesidad

El Málaga celebraba así un gol en La Rosaleda. El Málaga celebraba así un gol en La Rosaleda.

El Málaga celebraba así un gol en La Rosaleda. / Marilú Báez

En el Málaga se está intentando alejar el pesimismo. En el vestuario están procurando que cale la idea de la necesidad de unidad en todos los pilares para afrontar este tramo crucial de la temporada, donde se decidirá si el conjunto blanquiazul es digno de volver a la Primera División. No es casual el discurso de Luis Hernández, que actuó como capitán ante los medios, o que la entidad haga públicas imágenes de una comida entre futbolistas y cuerpo técnico.

Se entiende en Martiricos que es crucial contar con un ambiente favorable para poder acabar la temporada. Ya no sólo para seguir soñando con el complicado ascenso directo, además hay que cuidar y mucho lo que se tiene, puesto que el play off también es un objetivo complicado por cómo están apretando los perseguidores.

Los jugadores que están concediendo entrevistas esta semana apelan a la unidad y cierran filas alrededor del entrenador y de su idea de fútbol. El Málaga va a morir con su apuesta. Pero sabe que no podrá hacerlo solo y mucho menos si el clima que se vive en La Rosaleda no es el idóneo. Se sabe en las entrañas del vestuario que la afición está descontenta y preocupada. Cualquier traspié ante el Extremadura (sábado 13 de abril, 16:00 horas) puede desatar las iras de los malaguistas. Y eso es lo que se intenta evitar de cualquier manera.

El ambiente, de entrada, se espera festivo. El partido es a las 16:00 horas y eso provocará que puedan acudir muchos seguidores extras. El club puso en marcha una iniciativa para que los niños menores de 12 años pudiesen conseguir entradas al módico precio de 5 euros. Esta promoción también se extiende a los peñistas. Paralelamente, con la campaña de donación de sangre también se entregarán dos localidades a cada donante.

"Es el Málaga, un todo, entre todos juntos debemos devolver al equipo donde se merece", decía Luis Hernández ante los medios de comunicación ejerciendo de portavoz de la plantilla. Sí se ha echado en falta (y así lo reconocen desde dentro) mayor presencia pública de otros voces autorizadas de la entidad como el presidente Abdullah Al-Thani o el director deportivo, José Luis Pérez Caminero, para conseguir que el mensaje de unidad cale más hondo y tenga mayor fuerza. La ausencia de un director general oficial tampoco ayuda en este sentido. Al final, todo se reduce al césped. Y ahí, se diga lo que se diga, mandan los resultados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios