Málaga C.F.

El Málaga, sin operaciones cerradas 36 días después

  • La negativa a aceptar las condiciones de Muñiz vuelve a golpear la planificación con vistas al mercado veraniego

  • El viaje de Joaquín Jofre a Catar no sirvió para desbloquear ningún asunto

Joaquín Jofre y Mario Husillos dialogan en un entrenamiento de esta temporada pasada. Joaquín Jofre y Mario Husillos dialogan en un entrenamiento de esta temporada pasada.

Joaquín Jofre y Mario Husillos dialogan en un entrenamiento de esta temporada pasada. / javier albiñana

El Málaga bajó oficialmente a Segunda División el pasado 19 de abril después de perder con el Levante. Aunque era algo que se veía venir desde meses atrás, hasta que no se consuma sólo escuece. Así que aquella luna de Valencia sirve como punto de inflexión con vistas a preparar a la entidad en todos sus ámbitos para el cambio de realidad. Sin embargo, un mes y casi una semana más tarde, no se ha ejecutado ninguna operación, habiendo tres temas especialmente sensibles y otros cuantos que vienen de camino.

Días que ya no volverán para un Málaga que sigue en la línea de salida. Mario Husillos sigue siendo el director deportivo, no tiene sustituto todavía y no hay entrenador. Un escenario que estuvo cerca de resolverse pero que, una vez más, el presidente Abdullah Al-Thani dinamitó a última hora. Ni siquiera el viaje de Joaquín Jofre a Doha sirvió para que se cerrasen los frentes abiertos, al contrario. El abogado del club, una especie de director general en la sombra y uno de los hombres que tiene vías abiertas con el dueño, no ha logrado que prospere el plan para fichar a Juan Ramón Muñiz.

Muñiz, recomendado por Antonio Benítez y Abdallah Ben Barek, tenía que cumplir una misión compleja pero que le seducía: liberar y aligerar una plantilla excesiva en número y sueldos a la vez que construir un bloque a su medida para intentar pelear el ascenso a Primera División en esta próxima temporada 2018/19. Parecía una buena salida y había acuerdo en años de compromiso, salario y funciones. Lo único que exigía el asturiano era evitar ciertas injerencias del propietario en las parcelas de su competencia. Al-Thani consideró que el club no debía tener al mismo hombre al frente de las dos parcelas y comunicó que su intención es la de contratar un nuevo director deportivo.

Lo que no se ha podido confirmar es si Al-Thani contará con un director deportivo con poderes para taer al entrenador que desee o si finalmente será el propio presidente quien contrate unilateralmente al nuevo técnico. Mientras se resuelven estas cuestiones, el Málaga está fuera del mercado, con diversas operaciones congeladas y con una plantilla en la que nadie sabe cuál es su situación.

Paralelamente, los otros dos clubes que han descendido a Segunda División (Las Palmas y Dépor) parecen haber tomado la delantera al Málaga en diversos aspectos. No es mucha ventaja, pero tienen las ideas más claras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios