Málaga CF | Estadísticas Compañeros de alegrías

  • El Numancia acompañó al Málaga CF a Primera División en sus dos únicos ascensos en la 1998/1999 y la 2007/08

  • Las aficiones de ambos clubes están hermanadas desde hace prácticamente dos décadas

Nagore y Jesús Gámez, en una acción del Málaga-Numancia de 2007.

Nagore y Jesús Gámez, en una acción del Málaga-Numancia de 2007. / Málaga Hoy (Málaga)

El Málaga actual, el que se acompaña de las siglas CF, es más un clásico de Primera que su predecesor, el mítico y extinto Club Deportivo Málaga, que se ganó a pulso el apodo de equipo ascensor. No han pisado mucho la categoría de plata los blanquiazules, con alguna generación que ni sabía lo que era ver a su equipo en Segunda.

La primera vez que lo hizo fue en la temporada 1998/99, recién salido del pozo del Grupo IV de Segunda B. Y además fue un año de paso hasta llegar a Primera por derecho, como campeón de Segunda. Aquella temporada ascendió directamente otro club humilde y que se estrenaba en la élite, el Numancia. Los sorianos, un par de años antes, se habían convertido en una especie de David de Segunda B (con Lotina al mando y Movilla en sus filas) que arrinconó en la Copa del Rey al Goliat Barcelona.

Ese curso se empezó a forjar una bonita amistad entre aficiones que todavía perdura dos décadas más tarde. Málaga y Soria, ciudades hermanadas a través del fútbol y de los sueños comunes. En la 98/99, con Peiró en el banquillo, los malacitanos sumaron 79 puntos, mientras que los numantinos quedaron en tercera posición con 73. Por aquel entonces el sistema consistía en que los dos primeros clasificados subían de manera directa y el tercero y cuarto disputaban la promoción de ascenso contra el 17º y 18º de Primera. Pero el segundo aquel año fue el filial del Atlético, por lo que el Numancia se ahorró el trámite de jugársela a doble partido.

El Málaga pasó siete temporadas consecutivas en la máxima categoría, bajando en la 2005/06 y sufriendo para mantenerse en la 2006/07. El curso siguiente el equipo fue cocinado por Juan Ramón Muñiz y puso las bases para recuperar el sitio perdido en la que era considerada la mejor liga del mundo (periodo que se estiró una década). Aunque tuvo un arranque fulgurante con aquel siete de siete y no abandonó en 42 jornadas los puestos de ascenso, el conjunto blanquiazul se tuvo que conformar con la segunda posición.

Esa temporada el título de campeón de Segunda se lo llevó el Numancia (77 puntos los sorianos y 72 los malagueños). Pero lo importante es que ambos cumplieron sobradamente sus objetivos y ambas aficiones siguieron estrechando lazos. Dicen que no hay dos sin tres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios