Málaga C.F.

Motivación, sudor y equilibrio

  • El Málaga trabaja sabiendo que quizás no sea posible realizar todas las salidas esperadas

  • En el grupo hay una buena actitud a pesar de que los jugadores saben su situación

  • Santos se refugia en el gimnasio

Juan Ramón Muñiz, atento a sus jugadores durante un entrenamiento en el Anexo. Juan Ramón Muñiz, atento a sus jugadores durante un entrenamiento en el Anexo.

Juan Ramón Muñiz, atento a sus jugadores durante un entrenamiento en el Anexo. / javier albiñana

En el Málaga se es consciente de que las cosas son como son y no como uno quiere que sean. Así que se acepta que es posible que no salgan todos los futbolistas que en principio no se cuenta. Unos quieren marcharse y otros se resisten a dejar Martiricos si no aparece una opción que les resulte lo suficientemente atractiva (ya sea por cuestiones deportivas, económicas o ambas).

Mientras se despejan o no ciertas incógnitas, hay que cumplir con las exigencias del día a día. A punto de concluir la primera semana de entrenamientos con vistas al curso 2018/19, hay satisfacción en líneas generales con lo que está haciendo el grupo. La cuestión es que los técnicos se han puesto como objetivo inicial sumar y sumar.

En el vestuario se habla poco o nada de futuro. Cada futbolista guarda con celo sus cartas y se dedica a entrenar a la espera de acontecimientos. Son días difíciles para todos. En el cuerpo técnico tratan de manejar con tacto la situación, a la espera de movimientos desde los despachos.

Aun así hay casos que llaman la atención. Michael Santos sigue en el gimnasio. Salvo el rato que saltó al césped en la tarde del jueves, está trabajando por su cuenta. De momento ha trascendido que le quiere el Leganés. Su caso es muy importante para la planificación. Tanto si se queda como si se marcha. Y si sale, el modo es otro hándicap, porque varía un mundo que sea cesión o venta.

Hay otros jugadores que también estuvieron en el gimnasio como Mikel Villanueva, Luis Muñoz y Bakary Koné. Estos tres tienen muchas papeletas para salir en los próximos días. Según publicó ayer El Desmarque, el venezolano tiene dos opciones en Segunda División, el Rayo Majadahonda y el Reus.

Por otro lado, se sigue pendiente del fichaje del guardameta Stole Dimitrievski. Hay negociaciones con el Nàstic de Tarragona, que pide una cantidad importante por el traspaso del macedonio (alrededor de un millón de euros). El club tiene en cartera otras alternativas como Munir, tal y como señaló La Opinión recientemente. Aunque la intención de la entidad era soltar lastre antes de acometer más fichajes y Caminero pidió "paciencia" en su última comparecencia pública, el Málaga no se puede dormir porque el tiempo se le echa encima y la mayoría de los clubes pelean por jugadores y perfiles similares.

Mientras, nueva sesión doble hoy en La Rosaleda (9:00 y 19:00), las dos últimas antes de que se juegue el primer partido de preparación de este verano. Será mañana a las 11:00 en el Marbella Football Center contra el Nottingham Forest.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios