Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Muñiz, tras el Málaga CF - Extremadura Muñiz llama a la unidad

  • El asturiano intenta lanzar un mensaje optimista tras la derrota: "Hoy vemos nubarrones, pero mañana siempre sale el sol"

  • No valora su situación en el banquillo y protege al grupo: "Ahora es cuando más juntos tenemos que estar"

Muñiz gesticula durante el partido. Muñiz gesticula durante el partido.

Muñiz gesticula durante el partido. / Marilú Báez

El Málaga atraviesa su peor momento de toda la temporada y La Rosaleda ya pide responsabilidades. Juan Ramón Muñiz compareció tras el fiasco ante el Extremadura con semblante serio y visiblemente tocado, aunque quiso convertir su rueda de prensa en un alegato por sus futbolistas. Intenta resistir el asturiano cuando está más cuestionado por el público.

"Ha sido un golpe. Era un momento bueno para sumar tres puntos y engancharnos a una situación positiva. Es un momento duro, difícil, de los que tienes que vivir y superar. La vida te pone en esas dificultades y tienes que superarlas, tienes que poner trabajo, ilusión, ambición y seguir para adelante", comentaba el preparador blanquiazul.

Muñiz intenta así mostrarse fuerte en el banquillo de La Rosaleda, cuestionado por si teme una posible destitución: "El entrenador nunca puede temer, tienes que hacer lo que crees y sobre todo cuando lo haces con la máxima ilusión, con dedicación, y tienes que superar los momentos difíciles. Este lo es y hay que superarlo". "Yo no valoro esas situaciones. Vengo, trabajo y entreno, no tengo otra", continuaba, preguntado de nuevo por esta circunstancia. Minutos después, Al-Thani ponía en cuestión la continuidad del asturiano con un mensaje a través de redes sociales.

Habla también el asturiano de una cuestión de momentos. "A lo largo de una trayectoria de ocho o nueve meses hay momentos de todo tipo. Si valoramos en pretemporada, no era un momento fácil. Al inicio de temporada, fue muy bueno. Y ahora cuando estás en el momento difícil tienes que intentar salir de él. No me gusta quejarme ni excusarme, hay que trabajar con la máxima dedicación", repite Muñiz, que insiste en poner en alza el camino del Málaga a lo largo de la temporada: "Después de una derrota en casa ante un rival que se estaba jugando una situación muy diferente a la nuestra es difícil ser optimista, pero la vida te tiene que llevar a su sitio. Hay que ver la trayectoria del club y dónde está".

"No hay que ser pesimista y pensar que no se puede conseguir, pero son situaciones que hay que superarlas. No se puede decir que es el mejor momento. En cuanto a esfuerzo, juego y situaciones no veo muchas diferencias, pero en resultados no salen las cosas. Eso cuesta asimilarlo, cuesta salir de estas situaciones, pero creo que el equipo ha dado muestra durante muchos meses de que puede ser optimista. ¿Cómo? Con victorias que te permitan ver las cosas mejor. Ahora vemos nubarrones, pero mañana sale el sol, siempre", continuaba el preparador malaguista, intentando sacar adelante un discurso positivo.

En cuanto a la derrota, el análisis lo tira Muñiz por una dinámica en la que se repiten los guiones: "El equipo no empieza mal, pero empieza por detrás. Una situación, una falta, creo que es la primera vez que llegan, y hacen gol. Luego vas contra el marcador y no es lo mismo. Los minutos del partido dependen de muchas situaciones y tienes delante un rival. La diferencia del principio al minuto 20 es que vas por detrás, el partido se abre, entra el nerviosismo y todo va a mucho más ritmo o con mucho más riesgo. Y en los últimos partidos este se asume desde el minuto 8 o 15 que vas por detrás, pero el equipo se tiene que adaptar a las situaciones y a los momentos de juego".

De entre todo, el técnico asegura que su principal preocupación son "los puntos y la clasificación". "Sé cómo entrenan, cómo compiten. De nuestras posibilidades siempre preocupan puntos y clasificación. Ahora y al principio de temporada. Justo o injusto, es así como se valora nuestro trabajo y es lo que más me preocupa", dice el asturiano, que defiende también los esfuerzos de su cuerpo técnico: "Nosotros trabajamos con honradez y profesionalidad, y luego en el fútbol los resultados acompañan o no. Confiamos en nuestro trabajo y confío mucho en la plantilla".

Rehúye hablar de bajones particulares. "No es el momento, el lugar ni la forma. Hay que mantener la tranquilidad y el primero que tiene que hacerlo soy yo", dice, y trata de hacer un último alegato de unión cara al tramo final del curso: "Son jornadas, son puntos y son situaciones de juego, de moral, de estado anímico y hay muchas que pueden afectar en este momento. Ahora es cuando más juntos tenemos que estar, confío plenamente en la plantilla y en los jugadores y me voy a aferrar a eso hasta final de temporada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios