Málaga C.F.

Operaciones que se evaporaron

  • Al Málaga llegaron ofrecimientos de jugadores interesantes a los que no se pudo llegar

Gabigol, en La Luz con la camiseta del Benfica.

Gabigol, en La Luz con la camiseta del Benfica. / @benficasl

Cuando se abre una ventana de fichajes llegan múltiples ofrecimientos a los clubes. La gran mayoría no cristaliza y sólo se ejecutan positivamente una pequeña parte. Ha sido un mercado extraño por las disfunciones aireadas entre la propiedad, la dirección deportiva y el entrenador.

El caso paradigmático de ese desencuentro fue Javi García. Uno de la premisas que Míchel insistía a la hora de reforzarse era que los jugadores tuvieran conocimiento de la competición española. Por ahí fueron los tiros con Roberto, Adrián o Borja Bastón. El caso de Baysse se veía como una opción interesante desde un país cercano y ya con experiencia. Pero de ahí se derivó a otra política más audaz, según los designios de Al-Thani, que prefirió invertir una parte del dinero recibida en jugadores sin calar como Cecchini y Rolón. El primero fue una respuesta súbita a la marcha de Pablo Fornals, que enojó bastante a Al-Thani y que molestó a Míchel. Y la de Rolón fue la opción escogida por el presidente después de que el entrenador insistiera en Javi García. Se dijo desde el club que era imposible, pero Al-Thani no vio claro invertir en un traspaso y un contrato de cuatro años un jugador de 30. Y acabó en el Betis. También se recuerda la espantada de Meré, que, tras varios días en Málaga, se marchó al Colonia. Diego González vino por él.

Gabigol, delantero del Inter, también estuvo en el radar pero el Benfica, un equipo de Champions, le hizo más tilín. Fue la opción anterior a Rolan. 25 millones es la opción de compra del conjunto portugués tras la cesión. El ofrecimiento de Munir, que bajo ningún concepto quería seguir en el Barcelona, también llegó pero se fue al Alavés junto a Bojan, otro hombre recurrentemente en el radar malaguista. Fue un mercado con un final tranquilo, pero por el medio hubo mucha agitación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios