Málaga C.F.

Santos, riesgo y seguridad

  • El delantero uruguayo regresó a los entrenamientos ayer

  • Su futuro condiciona la planificación

Michael Santos, en un entrenamiento con el Málaga. Michael Santos, en un entrenamiento con el Málaga.

Michael Santos, en un entrenamiento con el Málaga. / javier albiñana

Michael Santos llegó ayer por la mañana a La Rosaleda. Hizo las pruebas pertinentes y se quedó en el gimnasio. Por la tarde también comenzó en el interior de La Rosaleda y a última hora pisó césped. Y es una buena noticia para el Málaga. Ahora mismo es uno más para Juan Ramón Muñiz. Hoy se espera verle apretar un poco más. A ver cómo llega al lunes, fecha del primer partido de pretemporada. El asturiano no tiene ahora mismo a otro delantero centro a pesar de la cantidad de futbolistas que hay en la disciplina blanquiazul.

No se le puede negar al uruguayo su buena predisposición. De momento, se comporta como un profesional más en un grupo que está asumiendo a las mil maravillas la exigente carga de trabajo de Muñiz y su cuerpo técnico. A día de hoy en el club se cuenta con el charrúa, cuya continuidad parece sinónimo de gol después de lo demostrado en el Sporting de Gijón la temporada pasada, también en Segunda.

El problema es que su presencia siempre estará marcada con un asterisco mientras el mercado esté abierto. En cualquier momento puede salir cedido a un Primera División que asuma su ficha completa (como en el caso de Jony Rodríguez) sin que el club pueda hacer nada por impedirlo. De cualquier otra forma, Santos sólo saldrá si al Málaga le compensa económicamente y si puede traer un relevo de garantías. En ese caso, la postura es la misma que con En-Nesyri, al que se ha tasado por encima de los cinco millones de euros.

No obstante, Caminero y su gente continúan trabajando en la búsqueda de otros delanteros para reforzar el equipo. Han sonado con fuerza este verano dos clásicos del gol y que saben lo que es subir de Segunda a Primera: Rubén Castro y Jorge Molina. Cualquiera de ellos encajaría en lo que busca el Málaga. Lo que sucede es que todos los equipos potentes de la categoría piensan en ellos. Conscientes los dos veteranos de su posición ventajosa a la hora de negociar, se desmarcan pidiendo cantidades que a día de hoy son prohibitivas.

Se queden o no Santos y En-Nesyri, el Málaga está obligado reforzar su delantera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios