Málaga C.F.

Velocidad y vértigo

  • Las contrataciones y salidas dejan un mapa de plantilla bastante distinto

  • Abundante presencia ofensiva y más escasez en la zaga

Lestienne y Rolan corren, ayer, en el Ciudad de Málaga. Lestienne y Rolan corren, ayer, en el Ciudad de Málaga.

Lestienne y Rolan corren, ayer, en el Ciudad de Málaga. / javier albiñana

Un vistazo a la plantilla del Málaga que queda tras el terremoto invernal en la composición de la misma revela más presencia de jugadores ofensivos que defensivos, en proporción. Se ha buscado vértigo y velocidad arriba con los cinco fichajes de jugadores eminentemente atacantes. De los 23 jugadores de campo en el plantel (queda una ficha libre, como se explica en la información adjunta, y están los porteros Roberto y Andrés Prieto más En-Nesyri, con ficha con el Malagueño), hay más jugadores de tendencia ofensiva.

Así, los zagueros son seis: Rosales, Luis Hernández, Miguel Torres, Ignasi Miquel, Diego González y Federico Ricca. Los cuatro puestos de la defensa se los reparten ellos. La baja de Baysse no se ha repuesto, de ahí la insistencia hasta última hora en cerrar una operación que no salió con el turco Calik. Los canteranos Ian Soler y Álex Robles han jugado algún partido oficial esta temporada, pero de momento sin continuidad. Como centrocampistas están Iturra, Rolón, Kuzmanovic, Recio y Adrián como capaces de jugar en la zona central del mediocampo, digamos que para dos puestos en el 4-4-2 que propone José González. Adrián, de hecho, ha jugado más adelantado en los dos partidos que ha dirigido el técnico gaditano.

11 jugadores para seis puestos más defensivos y 12 para los más atacantes

Haciendo una división rudimentaria, son 11 jugadores para los seis puestos de defensa y zona central del medio y, viene la avalancha, otros 12 para los cuatro puestos más ofensivos, las dos bandas y los dos puntas (o punta y mediapunta). Suele referir Mario Husillos, director deportivo, que para detectar carencias en una plantilla hay que apuntar los jugadores que actúan en cada posición y ver en cuáles no se repiten jugadores. En el lateral derecho, por ejemplo, sólo está Rosales. Con la fragilidad física que en los últimos meses está mostrando Miguel Torres se hace difícil contar con él para ello.

Para los cuatro puestos de ataque quedan Samu García, Keko, Chory Castro (alguna vez fue empleado por Míchel por el centro), Juanpi (acompañó también al mediocentro en eras anteriores), Success, Bueno, Peñaranda, Borja Bastón, Ideye, Rolan, Lestienne y En-Nesyri. Rolan y Peñaranda aún están en proceso de recuperación de sus lesiones, pero no les queda demasiado para volver.

Si la manta antes quedaba corta por los pies, ahora queda por la cabeza. Hablábamos de vértigo y velocidad y ello se ha pretentido contratar con Ideye, Success, Lestienne más la calidad de Samu García. Las últimas incorporaciones han ido encaminadas en esa dirección. La ausencia de una cualidad diferencial en ataque se ha rellenado con rapidez y potencia. Las primeras alineaciones de José González han permitido vislumbrar que pretende proteger al equipo y no encajar goles como base para construir. También lo ha admitido en sala de prensa, que es más fácil de partida mejorar defensivamente que en ataque, crear mecanismos. Echando un vistazo al calendario, la idea de ceder metros al rival puede ponerse en práctica casi siempre. Vienen a La Rosaleda los equipos de la zona europea. Es más comprensible para la afición que el equipo se guarezca y salga. Borja Bastón no ha dado esa salida,ni para ganar balones aéreos ni para aguantar la bola. Los partidos a domicilio también permiten jugar más atrás. No todos los equipos suben la línea como el Eibar de Mendilíbar, pero puede ser un buen ejemplo.

En cualquier caso, la revolución ha traído una reconfiguración de una plantilla con múltiples carencias que se han intentado limitar. Jugadores con cierta chispa y desborde, también con una estabilidad mental dudosa en varios casos. De cómo surja la mezcla dependerá que se prolongue la vida del Málaga o que el equipo se vea abocado de manera irremisible a un descenso que nadie quiere asumir aún. Para ello se han hecho siete fichajes y se marcharon siete jugadores. El acelerador se ha pisado para salir del incendio. A ver dónde acaba el coche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios