Málaga C.F.

Ni el escaparate sirve para dar algo más

  • Ni siquiera el plus que da jugar contra un grande sirvió

  • Ya no sorprenden las lagunas habituales

Ni el escaparate sirve para dar algo más Ni el escaparate sirve para dar algo más

Ni el escaparate sirve para dar algo más

El escaparate de jugar contra los grandes, en esta ocasión contra el Barcelona, suele servir para que los futbolistas den un plus a su habitual aportación. Pero el Málaga está como está y no es por casualidad. Los jugadores blanquiazules no distinguen de rivales. Naufragan los que suelen hacerlo y apenas llegan a la orilla los que siempre lo hacen jornada tras jornada.

Roberto, el portero, fue el mejor de la defensa. Anduvo muy acertado salvando el 0-1 ante Luis Suárez. Lástima que poco después el acordeón malaguista desafinó para facilitar la revancha del delantero uruguayo. La línea de cuatro zagueros fue un verdadero desastre.

Y eso no significa que los demás estuviesen mucho mejor. Nada más lejos de la realidad. Iturra y En-Nesyri se salvan de la quema. Samu se borró con una expulsión fuera de toda duda y Chory Castro sigue dando lo que tiene, que ya no es mucho. Lacen no está para mucho a día de hoy, pero sí demuestra profesionalidad.

Diego Rolan fue una vez más un jugador artificial. En el minuto 2 de partido, cuando el equipo montaba un contragolpe, se embolicó con el balón y acabó perdiéndolo y facilitando una ocasión para el Barcelona.

Los cambios fueron tres de los refuerzos invernales. Ideye mejora lo que hay y había, los otros (a pesar de algún detalle) son más de lo mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios