Yeclano Depor.-Atlético Malagueño

Un filial de bronce (1-1)

  • El Atlético Malagueño vuelve a la Segunda División B tras 11 años en Tercera

  • El gol de rabona de Abeledo vale un ascenso

  • Los canteranos mostraron madurez en la recta final

Alberto López presiona a un jugador del Yeclano ante la mirad de Abeledo. Alberto López presiona a un jugador del Yeclano ante la mirad de Abeledo.

Alberto López presiona a un jugador del Yeclano ante la mirad de Abeledo. / málaga cf

Han sido 11 años, 11 duros años en Tercera División. Desde aquella temporada 2006/07 con los Manolo Reina, Nauzet, Alcalá, Manu Torres, Dopico, Gerrit, Popo o Ador. Eran otros tiempos, otra década y el fútbol ha evolucionado mucho desde entonces. El Atlético Malagueño consumó ayer lo que viene mucho tiempo persiguiendo, buscando con tesón temporada tras temporada, pero que siempre se le negaba por algún u otro motivo. En la retina aparece el Castellón, el Adarve o la Segoviana, como recuerdos recientes a la vez que dolorosos.

El filial del Málaga es de bronce. Así lo ha merecido en esta eliminatoria con otro gran campeón de grupo como el Yeclano que, con sus armas, plantó cara al cuadro de Dely Valdés en estos más de 90 minutos, tras el 0-0 que se fijó en la Federación.

El Malagueño mostró personalidad en estos dos últimos domingos. Los primeros 45 minutos fueron de dominio blanquiazul de cabo a rabo. No es fácil jugar en La Constitución, un campo pequeño que tiene a la afición muy encima -y ayer toda Yecla estaba en el estadio-. Pero los cachorros de Dely -y también de Manel Ruano- mostraron sus dientes. Buena circulación y buscando disparo con facilidad en los primeros compases. El único cambio que hizo el panameño con respecto al partido de ida fue el de Deco, recuperado de su lesión, por Maty. Se notó la participación del extremeño, que insufla un plus de garra al grupo, más allá de su juego -dio un par de pases que acabaron en acciones clarísimas de gol-.

Entre Jaime Moreno, Chica y Harper llegaron las primeras ocasiones, los uys en boca de gol. A venezolano se le adelantó el central y a los otros dos el guardameta. El filial merecía premio y llegó tras un error de bulto de la zaga local. No se entendieron uno de los defensores y el meta, dejando un balón muerto con la portería vacía a Abeledo. Al onubense no se le ocurrió otra manera de decidir el ascenso que con una rabona que pasaba por encima de todo el Yeclano (0-1).

Pudo sentenciar el Malagueño poco después si Jaime Moreno hubiera afinado un buen servicio de Deco, pero serían los locales, en el primer tiro a puerta, los que cantarían gol. Iker Torre se alzaba por encima de toda la defensa blanquiazul para batir a Kellyan.

La segunda parte tuvo de todo, pero sobre todo nervios. El partido se igualó y las ocasiones no llegaban con facilidad. La expulsión de Iván complicó las cosas, aunque Álex Vaquero igualó la diferencia tras diez minutos en desigualdad. Al Malagueño le valía el 1-1, y dejó que la iniciativa fuera del Yeclano. Se notó la falta de calidad y fue el filial el que tuvo la opción de hacer el 1-2, pero Deco y Hicham no decidieron. Daba igual, el partido era de ellos, suyo es el ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios