málaga cf

Es hora de deshojar margaritas

  • Con el cuerpo técnico encarrilado, Muñiz y Caminero dan prioridad a 'síes' y 'noes' con la larga plantilla

Juan Ramón López Muñiz escucha atentamente a un periodista durante la rueda de prensa de su presentación en la Sala de Prensa Juan Cortés. Juan Ramón López Muñiz escucha atentamente a un periodista durante la rueda de prensa de su presentación en la Sala de Prensa Juan Cortés.

Juan Ramón López Muñiz escucha atentamente a un periodista durante la rueda de prensa de su presentación en la Sala de Prensa Juan Cortés. / javier albiñana

Están siendo días de mucha carga de trabajo para las dos caras nuevas que abanderan el Málaga. Arribaron en Martiricos en este últimos mes José Luis Pérez Caminero y Juan Ramón López Muñiz, director deportivo y entrenador del primer equipo. Desde el momento en que se hizo oficial las contrataciones de ambos, pasaron a ser las caras más visibles del nuevo proyecto del conjunto blanquiazul, toda una ciudad encomendada a ellos.

Desde que se pusieron el mono de trabajo -Caminero lleva un par de semanas en el cargo-, ambos han estado centrados en cuerpo y alma, 24 horas, en la planificación de la próxima temporada y todo lo que la rodea. Los primeros pasos ya están dados. El nuevo director deportivo eligió a Juan Rodríguez, malagueño y exmalaguista, para que sea su mano derecho; y al propio Muñiz para que lidere el banquillo. El gijonés plasmó el arranque de la pretemporada y lleva desde el martes cuadrando el que será su equipo de trabajo, una serie de puestos de máxima importancia que no verán oficialidad, problablemente, hasta el próximo lunes.

El Leganés de Mauricio Pellegrino tantea a Adrián pero el Málaga no facilitará su salida

Sí está clara la continuidad de hombres de peso como Josemi, como delegado, y de Enrique Ruiz, preparador físico. La continuidad de Martín Demichelis está prácticamente descartada, y está por determinar la ubicación de Sergio Pellicer tras el aterrizaje de Muñiz. Los ya mencionados Álvaro Reina, segundo entrenador, y Toni Mengual, entrenador de porteros, estarán junto al técnico. Falta aún por concretar un par de piezas que están ralentizando la oficialidad.

Superado este escollo. Muñiz y, sobre todo, Caminero podrán centrarse en la planificacón de la plantilla para el próximo curso. Actualmente, el Málaga cuenta con un altísimo número de jugadores con contrato en sus filas. Tras la oficialidad de la cesión de Jony con destino a Vitoria para defender la camiseta del Alavés, y con el acuerdo cerrado existente para que Emanuel Cecchini vuelva a Banfield, son 26 los jugadores con contrato en vigor por los que Muñiz y Caminero tendrá que deshojar la margarita y ver qué jugador sirve para el nuevo proyecto -y encaja económicamente- y cuál no.

Se espera que puedan ser más de la mitad las bajas que se den este verano. Hay nombres muy obvios entre ellos. Los casos de Cifu, Koné, Tighadouni o Mikel Villanueva, con poca evolución durante sus préstamos, están prácticamente en el disparadero de salida. Pueden ser los casos más claros aunque su salida no tiene por qué ser sencilla. La idea es gestionar sin prisas cada caso, buscando la posibilidad más ventajosa para todas las partes.

Por otro lado, hay una serie de jugadores con cierto cartel en el mercado y que están siendo tanteados por otros equipos. Ya se deslizó el interés del Eibar de Ignasi Miquel y As apuntó ayer que el Leganés de Mauricio Pellegrino tantea a Adrián. Por ambos, el Málaga no pondrá nada fácil su salida. Otros jugadores como Luis Hernández, Torres o Santos también gozan de buen caché.

Muñiz entra de lleno con una serie de jugadores a los que tendrá que analizar y dilucidar la capacidad de recuperación que tienen muchos de ellos, tras el pésimo curso que realizaron algunos de ellos. Véase el caso de Keko, Diego González, Luis Muñoz, Juanpi o Fede Ricca. Este sí, este no. La margarita tiene muchos pétalos y esto no ha hecho nada más que empezar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios