Málaga C.F.

"Me tuve que ir del Málaga porque el club me lo pidió"

  • Manuel Pellegrini habla en '101tv' de su marcha y analiza la situación que atraviesa el equipo

Pellegrini, con Cazorla. Pellegrini, con Cazorla.

Pellegrini, con Cazorla. / Javier Albiñana

Se está convirtiendo en tradición que Manuel Pellegrini regrese a Málaga en invierno. El técnico lleva varias semanas en la provincia de pretemporada con su equipo, el Hebei Fortune chino. Suma varios amistosos y tiene tiempo también para atender a los medios. Habló en 101tv, donde dejó varios titulares sobre su paso por el cuadro costasoleño y la complicada actualidad que este vive.

La ciudad tocó suelo y fue consciente del fin del Málaga de Champions en buena parte tras la salida del preparador chileno. Un capítulo al que, asegura Pellegrini, se vio forzado por la nueva realidad en la que entraba la entidad: "Yo me tuve que ir del Málaga porque el club me lo pidió porque no podía seguir con esos contratos. Si hubiera tenido un proyecto ordenado yo habría seguido y no me habría movido nunca más de Málaga, estaba feliz. Creo que ha habido un desorden que no puedo analizar estos últimos años, pero el último que yo estuve fue caótico".

El chileno pasa su segunda pretemporada en Marbella con el Hebei Fortune chino

Pellegrini dice recordar su paso por Málaga "con mucho cariño" y destaca que su firma por el club, tras salir del Real Madrid, fue valiente. "Tomé una decisión muy difícil en su momento porque la primera vez que me lo ofrecieron dije no. Después supe que el Málaga estaba en un proyecto nuevo, pero era la primera vez que cogía un equipo a mitad de temporada", señala, analizando después el ascenso y caída del EuroMálaga: "Es un club donde hubo una persona que quiso poner dinero que partió equivocadamente trayendo jugadores que no correspondían. Luego hubo un año con un proyecto fuerte donde aunamos Gubn, el jeque, que estaba aquí, y yo. Se trajeron los jugadores que queríamos y conseguimos jugar una previa de Champions. Pero llegamos a cuartos en condiciones paupérrimas, donde la mitad de los jugadores se habían ido, donde no había el pago, era un desamparado, sin cabeza visible y donde tuvimos que trabajar mucho. Fue de mucha valía lo que hicimos. Teníamos que jugar con Olinga, un chico de 16 años. La moral del equipo estaba baja porque no recibían el pago, fue una hazaña".

Sobre el hoy de la entidad, describe una situación "bastante difícil" y diferente a la que él encontró: "Cuando tomé el equipo cuando iba abajo todavía estábamos en la primera vuelta. Málaga no estaba acostumbrada a las campañas que hicimos y cuando uno le agarra el gusto de estar jugando en Europa, después volver a un realidad cuesta más. Además, el nivel del equipo es distinto al que teníamos. Aún tengo fe en que el equipo reaccione y siga en Primera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios