Málaga C.F.

Ni el juego directo funciona

Ni el juego directo funciona Ni el juego directo funciona

Ni el juego directo funciona

Creo que todos los aficionados malaguistas tenemos claro que este equipo disputará el año que viene la Segunda División. No sólo puede sonar a milagro lo contrario, sino que estamos ya en un momento que parece una heroicidad hasta ganar un partido. El Málaga en este momento no es mejor que ningún equipo de Primera y así es un mundo. Si miramos los dos últimos partidos, la plantilla no tiene entre sus filas ningún Banega, N'zonzi, Nolito, Eraso, Beuveau ni alguien como El Zhar o Amrabat. La calidad gana partidos.

El sábado se plantaba en Leganés el Málaga, los locales cómodos por la situación en la tabla que viven. Los visitantes sumergidos en una crisis grave de resultados, los jugadores pelean, luchan y por momentos compiten bien pero, al final, siempre se encuentran un resultado negativo en el marcador.

En el primer tramo, el Leganés llevaba el mando y el Málaga fiel a su estilo no entra en la disputa sino que se repliega a esperar su momento. Solo hubo una ocasión y la tuvo El Zhar, que cruzó demasiado ante Roberto. En el último tramo el Málaga tuvo sus ocasiones. La primera, una triangulación perfecta que puso a Rolan solo ante el portero a pase de Bueno. La siguiente, el uruguayo no superó a un bien colocado Cuéllar.

En el segundo tiempo, la cosa empezó muy diferente. Los madrileños metieron una marcha más y los de Jose González se vieron superados. El medio campo notó el desgaste de jugar solo con dos centrocampistas.

El primer gol llegó en posición ilegal aunque el centro y posterior remate de Eraso no habla muy bien del aspecto defensivo visitante. Ideye tuvo la suya renglón seguido pero el punta todavía no estaba metido en el partido. Para colmo de males, un bote tras disparo de Amrabat se colaba como puñal definitivo en un partido donde el Málaga se vuelve a ir de vacío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios