Málaga C.F.

La reventa toma el protagonismo con el papel casi agotado

  • Anoche apenas quedaban unas 50 entradas para el partido ante el Barcelona de pasado mañana

El Málaga, tras ganar al Barcelona el curso pasado en La Rosaleda. El Málaga, tras ganar al Barcelona el curso pasado en La Rosaleda.

El Málaga, tras ganar al Barcelona el curso pasado en La Rosaleda. / efe

Guste más o menos, cuando algunos de los dos mastodontes de La Liga se asoma, se dispara el interés en acudir al estadio de turno. Al Málaga le toca este sábado, pasado mañana, con la llegada del Barcelona a la capital de la Costa del Sol. Y el ritmo de venta de localidades para dicho encuentro ha sido altísimo. Según fuentes del propio club de Martiricos, apenas queda medio centenar de entradas a disposición del público. El cartel de No hay billetes se colgará una vez más en las taquillas de La Rosaleda y las opciones para presenciar en directo el duelo se reducen.

Ahí entra un factor que es casi tan antiguo como el fútbol, la reventa de entradas. No son pocos los abonados del Málaga que llevan tiempo utilizando las redes sociales y cualquier tipo de escaparate (esencialmente en internet) para encontrar interesados en sus propios abonos. Esta práctica, en teoría, no está permitida, pero siempre se encuentran maneras de burlar la norma.

Es clásico que se ofrezca la venta de un bolígrafo a un precio disparatado. Pero claro, dicho elemento lleva como regalo una entrada o el mismo carné para poder entrar en el estadio.

Esto, decíamos, no es algo nuevo. Y además volverá a repetirse en no tantos días, cuando el Real Madrid sea el que visite el feudo malacitano. Algunos seguidores sostienen que con esta fórmula amortizan el gasto total (algunos incluso más) de su abono anual. Otros aficionados, en cambio, creen que ceder un asiento de un malaguista a alguien que acude en esencia a animar al contrario, no debería producirse jamás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios