Málaga C.F.

Los senderos de Dani Pacheco

  • "Creértelo, creer que se puede lograr, es fundamental para subir", dijo el pizarreño en Málaga DxT

  • "El equipo se ha adaptado bien a Segunda"

Dani Pacheco, en el partido entre Las Palmas y Málaga. Dani Pacheco, en el partido entre Las Palmas y Málaga.

Dani Pacheco, en el partido entre Las Palmas y Málaga. / la otra foto

Si hay un futbolista que sabe de ascensos a Primera División, es Dani Pacheco. El pizarreño, que anoche fue el protagonista del programa Málaga DxT en Canal Málaga. "Ojalá eso fuera suficiente para ascender, pero al final se necesitan muchas cosas, el míster conoce la categoría, yo tengo la suerte de haber conseguido tres ascenso en España pero necesitamos de todos, la mejor versión de cada uno tanto dentro como fuera. Queda mucho y tenemos que hacer las cosas como hasta ahora. No me gusta hablar mucho porque estamos en el camino y queda bastante", dijo valorando su experiencia y la de Muñiz, otro experto en recuperar el sitio en la élite.

A Pacheco, después de tantos años, hasta se le ha hecho raro estar por Málaga: "Cuando llegué parece que iba a estar unos días como de costumbre cuando venía de vacaciones, ahora ya me voy dando cuenta que estoy aquí, asimilándolo. Es raro tener a la familia tan cerca ahora pero es lo que he querido siempre".

El futbolista es consciente de la importancia de su fichaje en un contexto complejo: "Sabía que venía en una situación delicada para el club, última jornada de liga con el descenso más que hecho ya y la afición ese día reflejó todo lo sentido durante el año, estaba en su derecho y los jugadores tuvieron un papel complicado, tuvieron que aguantar. A partir de ahí tocó desconectar y empezar otro proyecto".

Admite Pacheco que en la recta final del mercado hubo cierta incertidumbre: "Uno piensa que va a acabar bien pero quiere que lo haga. Sabes que pasará pero quieres que pase, por suerte para los que estábamos sin inscribir pudimos entrar todos y por desgracia se tuvo que marchar Recio, que era un jugador importante, además amigo y compañero mío desde pequeño, una lástima que se haya tenido que ir".

Su relación con Recio se remonta a los primeros años en que ambos daban patadas a un balón: "Estuve tres años en el club y los tres fui compañero de Recio, además por cercanía con su familia había fines de semanas que me quedaba en su casa para el partido porque me venía mejor y por la amistad que teníamos. Cuando llegué (este verano) estuvo muy cerca de mí intentando hacérmelo todo más fácil".

Siguiendo con los malagueños, Pacheco luce un dorsal que en el Málaga siempre lleva irremediablemente a Isco: "No había muchos más, cuando me tocó elegir quedaban el 2, el 24... que ya lo tuve en una etapa. Pero elegí el 22 sabiendo que tiene su peso pero no pasa nada".

Sabe que todavía queda mucho por andar con respecto a su estado de forma. "Poco a poco estoy mejor. Fue un verano complicado donde no pude entrenar con el grupo, tuve una pequeña lesión y tuve que parar pero ya estoy mejor y deseando ayudar al equipo, e intentar estar a mi nivel máximo lo antes posible", explica Pacheco, que cuenta algo de cómo funciona el vestuario con Muñiz: "Lo hace bien, siempre refuerza el grupo y el trabajo de todos. Es vital porque es una temporada muy larga donde todos vamos a tener momentos mejores, momentos peores y donde vamos a necesitar de todos. Se está viendo, un jugador que llega de no participar la semana anterior entra y lo hace bien".

Regresando a sus experiencias en equipos que ascendieron, Pacheco describe los parecidos y apunta hacia lo mental: "Creértelo, creer que se puede lograr es fundamental. En el Betis teníamos una plantilla quizás la más diferencial de la categoría. No es fácil encontrar una plantilla tan potente como esa. No era fácil, venía de descender y hacer las cosas muy mal pero cambió la dinámica. En el Alavés era un grupo al que nadie veía favorito, pero creía mucho. Estuvimos todo el año arriba sin estrellas ni nadie que marcará más de 15 goles. En el Getafe se empezó muy mal, hubo un cambio de entrenador y el equipo se dio cuenta que había que cambiar el chip y darse cuenta de la categoría en la que estábamos. ¿En este Málaga? Lo rápido que la gente que estaba ha cambiado la dinámica y la mente, se ha adaptado a la categoría sabe que hay que trabajar mucho, encajar muy poco, pelear cada balón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios