Málaga C.F.

Mucho trabajo por delante

  • El Málaga cae con contundencia ante el Nottingham Forest tras una digna primera mitad y una sonrojante segunda

  • Muñiz alternó a 'mayores' y canteranos en dos onces muy diferentes

El canterano Juan Cruz intenta marcharse por velocidad de un rival, ayer en el Marbella Football Center. El canterano Juan Cruz intenta marcharse por velocidad de un rival, ayer en el Marbella Football Center.

El canterano Juan Cruz intenta marcharse por velocidad de un rival, ayer en el Marbella Football Center. / málaga CF

El Málaga 2018/19 se presentó ayer al respetable, al menos a los 500 espectadores que se acercaron al recóndito Marbella Football Center de San Pedro de Alcántara. Fue una primera prueba de contacto de lo que puede ser el equipo. Se vieron maneras, ideas y un planteamiento en la cabeza de Juan Ramón López Muñiz, pero también muchas dudas y una sonrojante falta de intensidad en un segundo tiempo que cabreó al técnico gijonés. En esas pocas palabras se resumen un encuentro que debe servir para mejorar en primer y último término.

El primer once de la tercera era de Muñiz lo formaron un cóctel de canteranos y jugadores del primer equipo. En portería estuvo Andrés Prieto; la zaga la formaron Juan Carlos, Miquel, Abqar y Rosales; el centro del campo Recio, Lacen, Ontiveros y Keko; y como referencias se dispusieron Juan Cruz y Jack Harper. No dudó en darle oportunidades a chicos de La Academia el nuevo técnico blanquiazul y estos la aprovecharon, cada uno a su manera.

El técnico recriminó la falta de intensidad a sus jugadores en la segunda parte

Los primeros 45 minutos dejaron varios detalles destacables, aunque todos ellos a nivel individual más que por el colectivo. Aún hay mucho que ensanblar, más cuando el once titular se conoce tan poco entre sí. El que tiró del equipo durante el primer periodo fue Javier Ontiveros. Al marbellí parece haberle sentado bien la cesión invernal en Valladolid. Se mostró muy intenso en cada acción defensiva, llegando a cometer falta en varias ocasiones -Muñiz estuvo muy encima de él en todo momento-. Ofensivamente fue el faro del equipo por el perfil izquierdo, donde se entendió con cierta naturalidad con un Juan Carlos que tiene completamente superada su lesión del pasado curso. Aunque la primera ocasión de los blanquiazules llegó por el otro costado. Otro buen entendimiento entre Rosales y Keko permitió al madrileño llegar a línea de fondo y poner un balón atrás para Juan Cruz, que aparecía y golpeaba forzado con su zurda. El meta Smith se adornó para mandar el balón a córner.

Cruz, aún juvenil de tercer año, fue otra de las caras positivas de esta primera toma de contacto. Al rinconero se le aprecian maneras, pero sobre todo ganas por aparecer y por resolver. Gozó de protagonismo en la punta de ataque, al menos más del que tuvo Harper, algo más desdibujado.

El Nottingham Forest fue una buena primera piedra para el Málaga. Exigió físico, justo lo que más ha trabajado el Málaga en la última semana, pero se notó que los ingleses llevan tres semanas haciéndolo. El gol inicial de Gil Dias, pasada la primera media hora, fue una muestra de ello. El centrocampista cogió el balón en tres cuartos y zigzagueó hasta plantarse delante de Andrés Prieto para batirle por bajo al palo largo. Pareció sencillo pero fue un claro error defensivo de los blanquiazules, faltos de contundencia. De hecho, en la jugada siguiente, el conjunto que entrena Aitor Karanka, pudo hacer el 0-2 si Abqar, el tercero de los canteranos en liza, no saca el balón con el pecho en línea de gol.

En la segunda mitad se esperaba una reacción del Málaga. Muñiz optó por cambiar el once al completo y saltaron Kellyan, Cifu, Luis, Diego, Ricca, Mula, Iturra, Adrián, Juanpi, Deco y Joan Grasa para relevar a la primera avanzadilla. Fue en estos 45 minutos cuando se notaron mayores diferencias con los ingleses y un nulo patrón de juego. Juanpi intentó echarse el equipo a su espalda, pidiendo mucho la pelota e intentado generar juego, pero solo acumuló pérdidas. De hecho fue sustituido a falta de siete minutos para el final por Hicham.

Antes del cambio, el equipo mostró grandes deficiencias que el rival aprovechó. Osborn se valió de la falta de intensidad en el carril derecho de Cifu y Juanpi para caracolear por la frontal y encontrar zona de disparo. El inglés se sacó un misil a la escuadra de Kellyan para el 0-2. En la jugada siguiente, sin tiempo para reaccionar, Soudani aprovechó otro error de la zaga, en este caso de Diego, para hacer el 0-3.

Es tiempo de pruebas, más tras una semana de entrenamientos, pero quedó patente en San Pedro que Muñiz no quedó satisfecho con los suyos, sobre todo en el segundo periodo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios