Málaga C.F.

El vestuario señala al árbitro: "Nos vamos perjudicados"

  • Luis Hernández apuntó que "es fácil pitar a los de abajo" tras la actuación de Trujillo Suárez

Brown Ideye recrimina al colegiado una decisión durante el partido de ayer. Brown Ideye recrimina al colegiado una decisión durante el partido de ayer.

Brown Ideye recrimina al colegiado una decisión durante el partido de ayer. / marilú báez

Es incuestionable la incidencia del colegiado Trujillo Suárez en el resultado final del encuentro ante el Valencia. La acción que hace decantar para un lado u otra la balanza del partido la decanta el colegiado. En un momento determinante del choque, con el 1-0 de Ideye en el marcador y con el Málaga aguantando bien al Valencia, Trujillo Suárez anuló incomprensiblemente el 2-0 a Diego González.

En un balón parado, Recio colgaba un buen servicio para el salto de En-Nesyri e Ideye. El nigeriano lograba conectar con el esférico que iba directo a las botas de Diego, que lo empujaba a la red. El colegiado pitaba una presunta falta del marroquí por derribo de un defensor ché. Una de esas acciones que ocurren en cada salto en el área, pero parece que depende de quién sea el ejecutor, es infracción o no. Al Málaga se le pitó y se le despojó del premio al esfuerzo y al acierto en su planteamiento.

"No hay falta de ningún jugador del Málaga. Es inexplicable, no sé qué ha visto porque no ha habido nada. Esto es lo de siempre, no tendrá repercusión porque es fácil pitar a los de abajo. Una vez más nos vemos perjudicados", decía en zona mixta Luis Hernández, molesto con las decisiones del colegiado por su repercusión: "Después de plantear un partido muy serio, ponernos por delante... El equipo ha hecho muy buen partido. Inexplicablemente no ha querido conceder el segundo gol. Nos vamos de vacío tras defender mal una jugada a balón parado".

Mucho más comedido se mostró Diego González: "No lo he visto y mis compañeros no han visto que ha sido falta. Una acción un poco rigurosa del árbitro, pero son personas y también se equivocan". "Me da coraje, es un 2-0 que nos daba tranquilidad para cerrar el partido y con él se ven las cosas de otra forma", añadía.

No fue la única acción por la que clamaron los blanquiazules ayer. En la acción en la que recae Recio de sus problemas en la cadera es Carlos Soler el causante con una dura entrada sobre el paleño. El valencianista no fue amonestado. Minutos más tarde, entrada agresiva sobre Iturra que le supone su primera amarilla, que pudo ser la segunda. Ideye y En-Nesyri también reclamaron un par de agarrones en el área que el colegiado ignoró.

La experiencia de ayer se suma a otras con el colegiado como protagonista. En la retina blanquiazul reciente: el gol de Halilovic en Las Palmas que no debió subir al marcador con Calleri en fuera de juego obstruyendo a Roberto. Una de tantas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios