málaga cf

"Mi visión del Málaga es de futuro, no para este año"

  • Muñiz hace un extenso repaso a la actualidad del Málaga

  • "Estoy contento, pero no se puede espera nada de Segunda", avisa

  • "¿Juanpi? Recuperarlo es mi obligación", sostiene el técnico

Juan Ramón Muñiz, durante el último partido disputado en La Rosaleda contra el Rayo Majadahonda. Juan Ramón Muñiz, durante el último partido disputado en La Rosaleda contra el Rayo Majadahonda.

Juan Ramón Muñiz, durante el último partido disputado en La Rosaleda contra el Rayo Majadahonda. / marilú báez

Juan Ramón Muñiz estuvo ayer en La Jugada Málaga de Canal Sur Radio. El entrenador del Málaga hizo un análisis extenso de la actualidad del conjunto blanquiazul pero también tocó temas más personales. El asturiano es más de reflexiones a largo plazo que de titulares fugaces. Lo demuestra una vez más.

"Estoy contento, creo que es para estarlo. Hay buena situación deportiva, personal y se puede ver el futuro con más tranquilidad que en verano, queda mucho es muy largo pero hay estabilidad", comenzó el técnico, que añadió: "No se puede esperar nada de Segunda, hay que ponerse a funcionar desde el primer minuto. Los encuentros son parejos e igualados, hay que afrontarlos según vienen. Hasta marzo o abril no podemos saber a que vamos a aspirar".

Ahora, con algo más de pausa, puede hablar de cómo se produjo su llegada: "Hay un verano largo, más que el verano ya que hubo contacto desde hacía meses. Había personas trabajando en el club, la Liga estaba en transcurso y era momento de tener calma para ver cómo planificar todo. En el momento que acaba la Liga, se ve que hay que preparar la temporada en una nueva categoría y es momento de ver que reestructuración tenemos que hacer. Es fundamental que exista una estructura y un bloque dentro y fuera. Que todos tengamos la misma idea, hay que sentarse a hablar y comentar. A partir de ahí es que las dos partes lleguen al acuerdo y trabajar".

Durante un tiempo se estuvo tratando la posibilidad de que Muñiz ejerciese de entrenador y de director deportivo simultáneamente. Explica cómo sucedió aquello: "No era lo que quería, quería que hubiera responsables de cada parcela. El problema es que no estuviera la dirección deportiva organizada y tenemos que estar todos unidos. Todos tenemos que saber qué hacer y las posibilidades que tenemos".

Antes de aquello, ya negoció con el anterior director deportivo del Málaga: "Cuando hablé con Husillos era en marzo y aún quedaban meses por delante y situaciones que plantearse. Saber qué planificación iba a haber, una organización y estabilidad. A Mario le estoy muy agradecido ya que hablamos muchas veces por teléfono y me insistió mucho. Después pasó la situación de Mario, llegó Caminero y pudimos cerrarlo. Caminero también hablaría con más entrenadores y yo no quería que se encontrara con una situación heredada".

Y finalmente llegó, cerca de una década más tarde. "Se ven cambios ocho años después. La situación económica que había antes era complicada. Ahora se ve que las instalaciones han mejorado, que hubo un momento en el que había más medios económicos que los que teníamos nosotros. Es muy importante la estabilidad y es muy importante que el equipo tenga medios y recursos pero sobre todo que los sepa aprovechar. Tener un visión de futuro, no sólo la 2018/19, el Málaga tiene que tener futuro".

De su relación con el dueño y presidente del club, se muestra comedido: "No me molestó que Al-Thani no contara conmigo (en 2010), cada propietario dirige su empresa como mejor cree. Yo me fui satisfecho porque el objetivo se cumplió y la conciencia muy tranquila. No he hablado con Al-Thani, mi relación es con Caminero que es con quien hablo todos los días. Con la propiedad anterior el contacto era casi diario porque vivían en Málaga y había unas dificultades importantes. Ahora cuando entras en las oficinas hay mucha gente y departamentos, antes éramos cuatro y no echábamos una mano cuando hacía falta".

Si el Málaga como club ha cambiado, el fútbol en sí también. Así lo ve Muñiz con sus propios ojos: "El fútbol ha cambiado muchísimo. Ahora hay más velocidad, fuerza y trabajo. Ahora en el gimnasio casi no hay pesas, ahora es malo lo que antes era bueno. Es como el aceite de oliva, que ahora hablan muy bien. Se ha profesionalizado todo y tenemos expertos en todas las materias. Cuando empecé como jugador el preparador físico empezaba, antes era el entrenador. La dieta es un aspecto fundamental, nuestra máquina es el cuerpo y tenemos que tenerla preparada. Cuando era futbolista sabía lo que podía y no hacer, me preparaba para lo que era bueno y que no se me viera tanto lo malo".

Uno de los momentos de mayor tensión en el club llegó en verano, con la venta obligada de Recio el último día de mercado. "La salida de Recio fue una necesidad del club en ese momento, había jugadores que no podían inscribirse y al recibir la oferta de Recio no teníamos posibilidad de no aceptarla. No me preocupé en el verano sobre que los jugadores son podían llegar. Caminero es el hombre tranquilo, transmite mucha tranquilidad y te va explicando cómo solucionar cada situación. Sabía que era un verano exigente y de mucha paciencia, no podíamos desanimarnos. Me gusta tener al lado a gente positiva", relató Muñiz, que añadió del madrileño al hilo de una pregunta sobre la renovación de Harper: "Caminero lo bueno que tiene es que hace cosas y no se saben. Él no te dice qué pasa al minuto pero te dice a la semana este jugador ya lo tenemos. La tranquilidad te deja trabajar con un margen de maniobra".

Muñiz tiene fama de ser un gran recuperador de jugadores que parecen algo perdidos. Él se quita mérito: "¿Juanpi? Es mi obligación recuperarlo, mi responsabilidad es que los jugadores estén al máximo rendimiento. Se vieron las dos situaciones. Empezó difícil sin saber si estaba o no. Nosotros siempre hablamos de parar la caída. El club y el equipo estaban cayendo y eso había que pararlo, había que darle estabilidad para empezar a crecer. Hemos conseguido pararlo y ahora hay que empezar a crecer, a sumar y a tirar para arriba".

Y de Juanpi, a Ontiveros, otro de los milagros de este arranque de curso: "Ontiveros es un caso de que tiene que ver que esta es la línea para crecer en lo futbolístico, nuestra obligación es centrarnos en que vean que pueden ayudar. Estamos hablando de dos chicos que empezaron a jugar a nivel profesional muy jóvenes. Tienen que ir aprendiendo cosas e ir madurando. Nuestra obligación es aconsejarles todo lo que podamos y que ellos se pongan en funcionamiento. Cuanto antes se pongan, antes empiezan a ayudar al grupo de la manera que nosotros queremos".

Para cerrar, toco el tema del Virus FIFA: "Pienso que cuando es mejor pensar en la solución al problema, no hace faltar contar el problema. Del virus FIFA no quise protestar en una sala de prensa, quería hacer llegar mi idea al otro sitio. Segunda ha cambiado muchísimo, se le ha dado un vuelco, pero nos falta amoldarnos a saber que en Segunda hay buenos futbolistas y tenemos internacionales. Hay que adaptarse a la situación. Es una pena que los equipos pierdan jugadores en parón de selecciones, pierde calidad la categoría e interés por parte de los aficionados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios