Málaga Costa

Rincón de la Victoria trabaja en tres frentes para abrir el centro del municipio al mar

  • El más avanzado es el proyecto de la plaza Al Andalus, que está en fase de licitación

Plaza Al-Ándalus de Rincón de la Victoria. Plaza Al-Ándalus de Rincón de la Victoria.

Plaza Al-Ándalus de Rincón de la Victoria.

Rincón de la Victoria quiere abrirse al mar. Como muchas otras ciudades de la costa malagueña éstas se configuraron en torno a la antigua N-340. Viviendas en primera línea de playa que dan la espalda a su entramado urbano. El Ayuntamiento de esta localidad axárquica ha encontrado una salida para conseguir al menos, que algunos de los lugares más emblemáticos, estén de cara al mar.

El proceso parte de la eliminación de edificaciones existentes a lo largo de la avenida del Mediterráneo, ya sea mediante la compra a sus propietarios porque quieren deshacerse de ellas tras una herencia o mediante expropiación a cambio del justiprecio que permite el texto refundido del Plan General de Urbanización Urbana ante viviendas que quedaron abandonadas sin herederos desde hace décadas.

El Ayuntamiento quiere adquirir viviendas deshabitadas en la acera sur de la N-340

De momento, el Consistorio tiene abiertos tres frentes, siendo el más avanzado el de la plaza Al-Ándalus, donde se encuentra el Ayuntamiento. También está tratando de adquirir los terrenos que hay frente a la Casa Fuerte Bezmiliana y junto al hotel Elimar. El objetivo es dar una mayor vistosidad al centro urbano del municipio, generando según el alcalde, Francisco Salado (PP), espacios más habitables y atractivos.

En este sentido, el regidor indicó que están completando las gestiones para la adquisición de dos inmuebles, uno frente a la Casa Fuerte Bezmiliana que permitirá conectar este histórico edificio del siglo XVIII, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con el paseo marítimo; y otro junto al hotel Elimar sumando en este caso los terrenos de la parcela que ocupaba la agrupación de Protección Civil y una vivienda contigua.

El proyecto más avanzado es el de la plaza Al-Andalus delante del Ayuntamiento, que ya está redactado y en fase de licitación. Este nuevo espacio abierto consta de 450 metros cuadrados y 30 lineales hacia el mar. “Esto va a permitir darle una fisonomía nueva y más amable para los ciudadanos. Con este proyecto se pretende hacerla más diáfana, elevar la cota de la vía rodada de la avenida del Mediterráneo y la creación de un jardín vertical para que la gente tenga sombra y frescura”, adelantó Salado, quien definió este entorno como “un lugar emblemático del municipio” por lo que a su criterio precisa “aprovechar al máximo sus posibilidades de uso”. “Queremos una ciudad sostenible y moderna, con más zonas verdes y peatonales”, comentó el alcalde, quien defendió que esto además favorece al comercio local.

Esta obra, que se podrá iniciar a principios de año, cuenta con un presupuesto de unos 400.000 euros, según indicó. La primera actuación pasa por la demolición de las tres viviendas desocupadas de la acera sur de la avenida del Mediterráneo. Posteriormente comenzarán los trabajos de ampliación de la plaza, que se realizará con los mismos materiales que la actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios