Málaga Costa

Los atascos del PGOU de Rincón

  • Cuatro corporaciones diferentes han tratado de aprobar el nuevo documento urbanístico, que tampoco será posible durante este mandato

Vista panorámica de Rincón de la Victoria. Vista panorámica de Rincón de la Victoria.

Vista panorámica de Rincón de la Victoria. / m. h.

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria tampoco podrá en este mandato aprobar el Plan General de Ordenación Urbano (PGOU), en cuyo documento trabajan desde al menos quince años cuatro corporaciones diferentes. El alcalde, Francisco Salado (PP), reconoció que será imposible tenerlo antes de las elecciones municipales de mayo de 2019. Actualmente están en fase de respuesta de alegaciones y tienen previsto realizar una nueva aprobación provisional con participación ciudadana.

"Veo complicado poder aprobar el documento en estos meses. Entre que éste se concluye, se llega al consenso con los demás grupos municipales y se pasa a Pleno, pude pasar perfectamente un año", manifestó el regidor quien también indicó que están pendientes los informes sectoriales tanto de la Junta de Andalucía como del Estado.

También se están elaborando estudios de sostenibilidad económica, de infraestructuras, de riesgos por inundación, erosión e incendio, de sensibilidad acústica, protección lumínica y de dominio público hidráulico.

El PGOU vigente data de 1992, desde entonces han sido muchos los intentos por sacar adelante el planeamiento que debería de marcar las pautas urbanísticas del municipio para el futuro. Lo más cerca que han estado fue en 2003 durante el gobierno de PP- PSOE en el que Francisco Salado (PP) y José Jesús Domínguez Palma (PSOE) se intercambiaron la Alcaldía y el área de Urbanismo durante dos años. Entonces se publicó el avance que conseguiría la aprobación inicial en 2005. Sumó más de 800 alegaciones. La publicación del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) daba al traste con el texto. Si bien habían hecho reserva de suelo del 30 por ciento para vivienda de protección oficial como exigía la norma, condicionaba la construcción de un nuevo campo de golf, entre otras variaciones.

En 2009 con el gobierno compartido de Encarnación Anaya (PSOE) y José Miguel Fernández Carloni (PSIRV) hubo otro intento que tampoco llegó a puerto. Las alegaciones llegaron a las 400. En las pretensiones municipales siempre estuvo la reserva de espacio para una segunda autovía, otro campo de golf y una marina para la cual se han encargado diferentes estudios de impacto ambiental y ubicación.

Entre las grandes carencias a resolver constan la ampliación de avenidas, sumar aparcamientos y más zonas verdes. Sobre la mesa también está dar solución a las más de 600 viviendas localizadas en suelo no urbanizable.

También pretende recuperar zonas para espacios públicos "que posibilite a los ciudadanos efectuar obras de rehabilitación en aquellos edificios que quedaron fuera de ordenación por estar construidos con una legislación antigua", expuso el alcalde quien también es consciente de la necesidad de aprobar un nuevo PGOU para "dotar de mayor seguridad jurídica y urbanística el municipio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios