turismo

Un dulce agasajo para los turistas

  • La tenencia de Alcaldía de Torre del Mar repartió ayer 4.00 raciones

Tarta elaborada por el chef Roberto Soler. Tarta elaborada por el chef Roberto Soler.

Tarta elaborada por el chef Roberto Soler. / m. h.

Algunos se acercaban arreglados para el paseo de la tarde, otros corrían desde la arena aprovechando los últimos rayos de sol, y los más pacientes ya estaban apostados en el paseo marítimo haciendo cola para degustar una de las 4.000 raciones de tarta a la que invitaba la tenencia de Alcaldía de Torre del Mar gracias al trabajo del chef Roberto Soler. Ellos ponían la merienda como agasajo a los turistas que eligen este núcleo costero para pasar sus vacaciones.

"Después de doscientas horas de trabajo es muy satisfactorio ver las caras de disfruten que ponen cuando la están probando. Hoy [por ayer] ha sido un día muy duro pero también es muy bonito cuando empiezas a elaborarla y a plasmar el diseño que has estado trabajando durante un tiempo", manifestó Soler quien es el tercer año que se atreve en hacer una tarta de estas dimensiones. En su estreno la hizo de dos metros, el siguiente fue de 7,5 metros y la de ayer era de ocho metros cuadrados (3,60 por 1,40 metros).

El cocinero le ha dedicado 200 horas a esta elaboración de foundant y nata

Además de a los turistas, el chef ha querido homenajear en esta edición a los pescadores de la zona. Así, se podía contemplar una estructura de fondant que simulaba un barco -de 1,70 metros- y desde cuya perspectiva había que divisar el pastel: en la orilla había otra estructura similar que representaba la caseta de los pescadores. También se podían ver detalles tan mágicos como las redes, boyas, cuerdas e incluso los espetos de sardinas.

"La he hecho de fondant, nata, chocolate y bizcocho de vainilla porque es lo que más le gusta a la gente", comentó Soler quien estuvo desde las ocho y media de la mañana en uno de los salones de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía elaborando 200 kilos de crema de avellana, el chocolate, la nata y el bizcocho. Por la tarde, a su llegada a la zona de El Faro de Torre del Mar, sólo tuvo que echar la tierra comestible que simulaba la arena y colocar las estructuras de temática marinera. "Esta actividad es una de las muchas que tenemos durante todo el año en Torre del Mar. Hemos querido homenajear a la figura del turista porque son muy importantes para nosotros y porque es una propuesta más del amplio abanico que llevamos a cabo desde la tenencia de Alcaldía de Torre del Mar para el verano en nuestro pueblo", manifesgó el teniente alcalde del núcleo costero, Jesús Atencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios