Inundación en El Trapiche Una balsa de agua sin caer una gota

  • Los vecinos de El Trapiche vieron sus vivienda anegadas tras la rotura de la tubería del pantano

El remolque de un camión se quedó hundido en el socavón producido por la rotura de la tubería. El remolque de un camión se quedó hundido en el socavón producido por la rotura de la tubería.

El remolque de un camión se quedó hundido en el socavón producido por la rotura de la tubería. / M. C.

Sin que existiese alerta roja ni temor a un frente lluvioso, los vecinos de El Trapiche se vieron sorprendidos durante la noche del lunes por más de un metro de agua en sus casas y la avenida principal anegada con el consiguiente perjuicio para los vehículos que había aparcados en la vía. No cayó ni una sola gota del cielo pero la riada que bajaba por la rotura de la tubería que desciende desde el pantano de La Viñuela tuvo los mismos resultados. Basto menos de media hora para que media docena de viviendas se llenaran de agua, y hasta incluso se temiera por la seguridad de algunos de sus inquilinos. Por la mañana, entre el barro, ninguno podía olvidar el susto, y todos coincidían en que si hubiese sido más tarde, las consecuencias hubiesen sido mucho peores.

“Un susto bastante grande. Ha sido un tsunami. El agua ha superado el metro de altura, y el barro que nos ha dejado”, relató el presidente de la Asociación de Vecinos El Trapiche, Antonio Gil. “Una mujer incapacitada la tuvieron que sacar los bomberos en brazos. Si llega a ser más tarde, hubiese sido una tragedia, pero a las diez estaba todo el mundo despierto”, comentó recordando que escucharon “una explosión” y tras ella “una pared de agua que venía hasta que cortaron el pantano”. “Fue muy rápido. Las alcantarillas tampoco daban abasto y el mismo barro las taponaba. Un desastre. Vamos a ver cómo se evalúan los daños y salvamos esto”, añadió Gil.

La tubería tiene un diámetro de 120 centímetros y una longitud de 10 kilómetros. Se rompió justo a la entrada de la Estación de Tratamiento de Agua Potable que se encuentra en esa misma avenida. En ese punto hay una nave para el estacionamiento de camiones en la que se produjo un socavón con el resultado de que uno de los remolques de estos vehículos quedó atrapado en el mismo.

El presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía y de Axaragua, Gregorio Campos, explicó que en ese momento estaba aportando 2.000 litros por segundo y ante la incidencia, tuvo lugar un corte automático, “pero la cantidad de agua que había en los diez kilómetros de tubería entre el pantano y el punto de la rotura ocasionó la inundación de El Trapiche”.

En media hora se vació el agua que llevaban los diez kilómetros de tubería

Todavía estoy temblando. Sigo con el mal rato. No es para contarlo, sino para vivirlo”, recordaba María Isabel Molina, una de las vecinas afectadas. “Fue mi marido quien vino a avisarme de que se había roto la tubería y cuando vine a darme cuenta ya tenía la riada en la carretera y entrando agua en la casa. Eso fueron minutos. No se podía parar. El agua cuando dice aquí voy yo, entra por donde pilla. Nos llegó el agua a la cintura”, explicó esta mujer que tuvo que refugiarse en la habitación superior. “Los electrodomésticos los he perdido todos. Los muebles de la cocina para tirarlos que están nuevos. La hornilla también porque eso no va a funcionar. La lavadora, la secadora, el lavavajillas, el congelador, la nevera y otra industrial que tengo roto porque el agua llegó al último cajón de la cocina”, citó.

Ángeles Rosa, también pasó mucho miedo y de la misma forma se refugió en la primera planta. “Subió el agua demasiado deprisa. Llegaron los bomberos y nos dijeron que pusiésemos algo sobre las puertas pero ya teníamos ocho o diez sacos de cemento. No fue suficiente. Las puertas estaban cediendo y entrando el agua hacia arriba. Llegó un momento en que mi marido, mi hija y yo sólo queríamos salvar la vida y nos subimos a la única habitación que tenemos arriba a esperar”, explicó nerviosa.

Uno de los lugares más afectados ha sido la iglesia, que se afanaban en limpiar durante esta mañana trabajadores de Alhenia, y los efectivos del Consorcio de Bomberos: “Ha sido un pequeño gran desastre, pero lo importante es que el archivo histórico se han salvado”, comentó el párroco, Eduardo Romero.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios