Padres de Benagalbón denuncian el estado del arroyo para ir al campo de fútbol

Pasados por agua para ir a entrenar

  • El único acceso al campo de fútbol de Benagalbón es cruzando el arroyo, por lo que cuando llueve se tienen que suspender los entrenamientos por seguridad

Arroyo de Benagalbón junto al acceso del campo de fútbol de este núcleo de Rincón de la Victoria. Arroyo de Benagalbón junto al acceso del campo de fútbol de este núcleo de Rincón de la Victoria.

Arroyo de Benagalbón junto al acceso del campo de fútbol de este núcleo de Rincón de la Victoria.

Los vecinos de Benagalbón y muchos futbolistas de la comarca saben desde hace 30 años la ubicación del campo de fútbol y que su único acceso es atravesando el arroyo. Para ellos, no resulta nada extraordinario que los días de lluvia se suspendan los entrenamientos por seguridad y que la única forma de llegar sea cruzando el cauce.

Pero ahora ha llegado una nueva generación que reivindica una pasarela para poder acceder al campo Cañada Chaqueta en el que juegan una decena de equipos federados. Un grupo de padres estuvo la semana pasada difundiendo un vídeo en el que una persona mayor con botas de agua cruzaba a los niños sobre sus espaldas.

“El acceso es intransitable cuando llueve y los días siguientes como ha pasado estas dos última semanas”, explica el padre de un niño de 5 años que juega en el equipo baby. “Los coches no pasan porque tendrían que recorrer 150 metros por el cauce, hay que dejarlos en el pueblo y bajar andando hasta el arroyo. Las condiciones son pésimas. Son ya muchos los entrenamientos que ya hemos anulado, por eso estamos haciendo un esfuerzo máximo para que puedan ir”, añade al tiempo que asegura que “los equipos visitantes se quedan bastantes sorprendidos al ver que no pueden llegar con el coche y no hay ni un puente ni ningún tipo de paso. El campo de fútbol queda inutilizado cada vez que llueve y está echando por tierra la ilusión de los chiquillos que van con muchas ganas a jugar al fútbol”, insiste.

Las quejas de este padre están avaladas por Adrián Santiago, entrenador del equipo baby en el que juegan niños de 4 y 5años. “En el último mes hemos tenido que anular el entrenamiento siete veces. Alegan que llueve poco pero es que cuando lo hace se queda luego cuatro o cinco días con agua”, expresa este joven, para quien además del problema de acceso al campo para los jugadores está el de los servicios de emergencia.

"Menos mal que hasta ahora no ha pasado nada, pero si un niño se da un golpe, la ambulancia no puede acceder. Tendrían que acercarlo con la camilla cruzando el arroyo. Es también una cuestión de seguridad”, reivindica Santiago, quien junto a un grupo de padres está pidiendo al Ayuntamiento que encargue a los técnicos un informe en el que se estudie la propuesta más viable para mejorar el acceso, ya sea a través de una pasarela, un puente o un vial.

“Hay que agradecer mucho a los padres que traigan los niños a este club porque es una odisea llegar. Es lamentable la imagen que damos”, denuncia el entrenador, quien va a iniciar una recogida de firmas y no descarta llevar a cabo movilizaciones.

“Ese campo lleva con los mismos accesos más de 30 años y nunca ha pasado nada y todos hemos jugado en él”, reacciona el alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado (PP), quien niega que no se pueda llegar en el coche hasta la entrada del campo de fútbol. “Cada vez que llueve, pasamos una máquina para que sea transitable”, señala Salado quien no contempla ninguna otra actuación.

“Si no se ha mejorado es porque es inviable hacer un vial y porque el coste de una pasarela sería elevadísimo”, responde el regidor quien asegura conocer situación del campo, no sólo como alcalde, “sino como vecino de Benagalbón, directivo y padre”.

“En marzo de 2015 invertimos 800.000 euros en un césped de última generación y en mejoras que lo han dejado en unas condiciones estupendas dado como estaba”, defiende Salado recordando que también dieron “estabilidad al talud” sobre el que está construido y que ya en 2011 tuvo un deslizamiento de tierras cuando se remodeló después de unas fuertes lluvias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios