Málaga Costa

El turista árabe pone rumbo a Marbella tras el Ramadán

  • Tras el final del mes de ayuno llegan las primeras reservas a los hoteles de gran lujo de la ciudad

Turistas árabes paseando por Puerto Banús. Turistas árabes paseando por Puerto Banús.

Turistas árabes paseando por Puerto Banús. / javier flores

La finalización del Ramadán marca el arranque de la llegada de turistas de alto poder adquisitivo procedentes de países como Arabia Saudí, Catar o Emiratos Árabes a Marbella. Es uno de los segmentos más deseados cada verano en la localidad por los hoteles de lujo y los comercios de Puerto Banús ya que gasta más que ningún otro y las expectativas para los próximos meses superan las de años anteriores. Y se debe, principalmente, a que este año la finalización del mes de ayuno, que varía cada anualidad, ha coincidido con el inicio de la temporada de verano, el 15 de junio, con lo que se espera que los primeros visitantes comiencen a llegar a partir de esta semana. Y, por otro, a la puesta en marcha de nuevas conexiones directas de Málaga con países del Golfo por parte de las aerolíneas Qatar Airlines y Saudia Airlines, facilitando las comunicaciones con países procedentes del medio oriente. "Tenemos grandes expectativas porque la línea que acaba de empezar a operar de Doha a Málaga debería colocarnos como un destino preferente porque ahora es más fácil llegar a Málaga y, por ende, a Marbella", explica el director de Marketing y Ventas del hotel Marbella Club, Eduardo Seisdedos. "Estamos recibiendo un buen volumen de peticiones, pero realmente las reservas no empiezan a materializarse hasta unos días después de terminar el Ramadán", asegura.

"Está muy bien porque nos van a acercar no solo a la gente de Qatar o Singapur, también lo tendrán más fácil para visitarnos los procedentes de la India y otros países", comenta el empresario Miguel Gómez, propietario de la joyería Gómez y Molina, uno de los que mejor conoce a estos turistas y que ha ejercido de cicerón en uno de los recientes viajes institucionales de la provincia al país árabe para acercar el perfil de este cliente a la costa. "Cuantas menos barreras se le ponga al turista de estas latitudes y más facilidades les pongamos más vendrán aquí", apunta.

Es un cliente que no escatima en precios, con un gasto tres veces superior a la media

En los listados de reservas de los diferentes hoteles de lujo ya figuran los nombres de clientes árabes habituales que llevan viniendo muchos años de forma constante y consolidada eligiendo Marbella como lugar de vacaciones. Y es que desde que el ya fallecido Rey Fahd eligiera el municipio para pasar la temporada estival no es baladí la predilección de dinastías como la saudí por pasar el verano en la costa. Por lo general, es un cliente con un gasto tres veces superior a la media, aunque es difícil establecer un gasto medio ya que no escatiman en precios y en ocasiones sus compras suelen romper todas las estadísticas. Desde estancias que superan los mil euros las noche hasta compras de 12.000 euros en tiendas de lujo. En los hoteles, suelen reservar las mejores villas y suites con las tarifas más caras, además de hacer gasto en los diferentes servicios del hotel, como restaurante o spa. El año pasado, por ejemplo, en el Marbella Club, una familia árabe reservó diez habitaciones durante un mes.

"Es un cliente que hay que cuidar precisamente porque repite todos los años y viene siempre acompañado de un gran número de familiares que vienen a disfrutar de todos los servicios que le ofrece la ciudad, lo que se traduce en estancias más largas y en un mayor gasto", comentan desde otro de los hoteles de lujo de la ciudad costasoleña.

Fuera de estos establecimientos, su llegada supone una inyección de economía a los diferentes establecimientos, ya sea en restauración o compras de joyas, ropa o complementos. "Su presencia es muy positiva y cada vez vienen más por el casco antiguo, donde compran y cenan con sus familiares. Pueden llegar a gastarse 12.000 euros en un día", asegura. "Es un turismo que interesa porque invierte mucho. Antes había una juguetería en el centro de Marbella en la que había días que la vaciaban, lo compraban todo", recuerda.

Pero donde sin duda más dinero dispensan es en las tiendas de lujo de Puerto Banús, donde pueden encontrarse firmas internacionales como Dolce & Gabanna, Carolina Herrena, Louis Vuitton o Bvlgary, entre otras. "Ya comienzan a verse los primeros árabes paseando por Marbella, creo que vamos a tener un excelente verano con la llegada de turistas de alto poder adquisitivo", vaticina Gómez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios